Dieta para prevenir el c√°ncer

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

" primera parte

Tumores del sistema digestivo

Como vimos en la primera parte del artículo, la mayoría de los cánceres influenciados por la dieta afectan el sistema digestivo; además, también están implicados cánceres de mama, próstata y endometrio.
A continuaci√≥n haremos algunas consideraciones √ļtiles sobre los c√°nceres del sistema digestivo, necesarias para comprender los aspectos FUNDAMENTALES de la dieta para prevenir estos c√°nceres.
Nos centraremos en los factores dietéticos y conductuales que predisponen a las enfermedades neoplásicas (dejando de lado los demás como las comorbilidades, la genética, etc.).
En la pr√°ctica, resumiremos todo lo que se debe EVITAR en la dieta para prevenir el c√°ncer.



Tumor de esófago

¬ŅQu√© hay que saber sobre el c√°ncer de es√≥fago? Factores de riesgo diet√©ticos y conductuales del c√°ncer de es√≥fago
Es insidioso porque es asintomático. En un 10-20% de los casos proporciona un síndrome neoplásico que no tiene nada que ver con la ubicación o el tipo de neoplasia. La prevención dietética es fundamental y en caso de sospecha es necesario realizar un muestreo histológico. Ingesta de nitrosaminas, deficiencia nutricional de hierro y magnesio, deficiencia de vitamina A, acalasia, infecciones desatendidas (VPH y Helicobacter pylori), abuso de alcohol, tabaquismo, esófago de Barret.
¡Importante! Para la aparición del cáncer de esófago, lo siguiente parece ser de particular importancia: la asociación del tabaquismo y el abuso de alcohol
Esófago de Barret; puede ser congénito, pero en la mayoría de los casos se desencadena por el descuido de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Véase también Dieta para el reflujo gastroesofágico.

Cáncer de estómago

¬ŅQu√© hay que saber sobre el c√°ncer de est√≥mago? Factores de riesgo diet√©ticos y conductuales del c√°ncer de est√≥mago
Es peligroso, porque muestra síntomas similares a otras enfermedades del estómago y se superpone con otras formas malignas. Es la segunda causa de muerte en su país y se manifiesta más en Emilia Romagna y Toscana. Exposición a contaminantes ambientales y en el lugar de trabajo (hidrocarburos, silicio, hierro, amianto, etc.), tabaquismo, exceso de grasa, alimentos salados y ahumados, ricos en nitritos y nitratos (por lo tanto nitrosaminas), abuso de alcohol, carne cocida a la parrilla (tostada) , dieta baja en frutas y verduras frescas ricas en vitaminas antioxidantes A, C y E, mal almacenamiento de alimentos refrigerados (presencia de microorganismos potencialmente tóxicos), infección desatendida por Helicobacter pylori, gastritis crónica, anemia perniciosa.
¬°Importante! Puede desencadenarse por el descuido de la gastritis; Por tanto, es necesario tener en cuenta que los factores de riesgo de esta patolog√≠a y de la √ļlcera tambi√©n pueden jugar un papel decisivo (como el abuso de f√°rmacos como los AINE y los antibi√≥ticos, especialmente en ayunas). Leer tambi√©n Dieta para la gastritis

C√°ncer de p√°ncreas

¬ŅQu√© hay que saber sobre el c√°ncer de p√°ncreas? Factores de riesgo diet√©ticos y conductuales del c√°ncer de p√°ncreas
Es la peor de las neoplasias, pero infrecuente. Ante los primeros síntomas, el diagnóstico casi siempre es demasiado tarde. Tabaquismo, pancreatitis crónica, dieta rica en proteínas y grasas animales, dieta baja en frutas y verduras frescas, abuso de alcohol, exceso de café, diabetes mellitus tipo 2, obesidad, colecistectomía y gastrectomía, contaminantes en el medio ambiente y en el lugar de trabajo (residuos de carbón procesamiento, metales (especialmente pesados), gases, disolventes, material radiactivo.
¡Importante! La fuerte correlación con diabetes, obesidad, colecistectomía y gastrectomía requiere que se tomen en consideración todos los factores de riesgo conductuales para estas patologías. Lea también Dieta para la diabetes, Dieta y cálculos para la vesícula biliar y Dieta para la gastritis.

Epatocarcinoma

¬ŅQu√© hay que saber sobre el hepatocarcinoma? Factores de riesgo diet√©ticos y conductuales del c√°ncer hepatocelular
Las formas más comunes (90%) son las debidas a degeneración por infección viral y cirrosis. Infección por VHB y VHC, exposición a aflatoxinas de Aspergillus flavus (variedad B1), esquistosoma y parasitosis por Echinococcus, abuso de alcohol y esteatosis que evoluciona a cirrosis hepática alcohólica, abuso de alimentos (especialmente comida chatarra) y esteatosis, que evoluciona a cirrosis hepática dietética, rica en dieta. en nitrosaminas, tabaquismo, abuso de esteroides anabólicos (especialmente en deportes), en el pasado el uso de algunos anticonceptivos en dosis altas, cloruro de vinilo, dieta peligrosamente baja en proteínas y prolongada (pero la correlación no está clara).
¡Importante! Si bien las hepatitis B y C no son de etiología alimentaria, la intoxicación por aflatoxinas es causada por la ingesta de cereales y derivados mal almacenados. La infestación por esquistosoma y Echinococcus también puede deberse a una mala higiene de los alimentos y a la contaminación fecal-oral. Para el tratamiento de la esteatosis y la prevención de la cirrosis alcohólica y alimentaria, lea Dieta e hígado graso.

C√°ncer de colon

¬ŅQu√© hay que saber sobre el c√°ncer de colon? Factores de riesgo diet√©ticos y conductuales del c√°ncer de colon
Es muy popular. En el 82% de los casos se debe al estilo de vida, pero si existe una base congénita (también ligada a formas precancerosas como los pólipos) la herencia juega un papel sumamente importante. Dieta rica en proteínas y grasas animales como las que contienen todos los derivados de las grasas de la leche (a pesar de que el ácido butírico tiene un efecto teóricamente positivo en el intestino), huevos, cerdo, embutidos y embutidos, dieta alta en calorías, carencia de dieta en vegetales (bajos en fibra, con pocos antioxidantes y folatos), sedentarismo, abuso de alcohol, tabaquismo y exposición a ciertos contaminantes (especialmente pesticidas).
¬°Importante! El estre√Īimiento no est√° directamente relacionado con el c√°ncer de colon, pero la dieta que puede ser responsable s√≠ lo est√°. Lea Dieta y estre√Īimiento.

Leche, calcio y c√°ncer

Leche y tumores

En el pasado, se planteó la hipótesis de que la leche podría tener un efecto predisponente sobre el cáncer de intestino grueso. Tanto los estudios recientes como las revisiones científicas han refutado totalmente esta teoría.
A diferencia de los derivados grasos y / o ricos en sal, la leche no juega ning√ļn papel nocivo y por el contrario podr√≠a contener mol√©culas √ļtiles para la prevenci√≥n.
El ácido butírico, típico de la leche, se considera una molécula energética para las células del intestino.
Además, el calcio (que es abundante en la leche) se une a ciertos factores inflamatorios de los ácidos biliares (que luego se liberarían en la luz intestinal).
Las bacterias de las leches fermentadas frescas, como el yogur, pueden tener una función probiótica y proteger el colon.
Por otro lado, los datos sobre la correlaci√≥n entre la leche y el c√°ncer de pr√≥stata son menos alentadores. Parece que el v√≠nculo est√° realmente presente, no debido a la presencia de calcio (como se hipotetiz√≥), sino a la intervenci√≥n de compuestos bioactivos hipot√©ticos a√ļn desconocidos.
Con respecto al cáncer de mama, los datos sugieren precaución. Si bien la leche no parece estar relacionada de ninguna manera con la aparición de esta enfermedad, los derivados de las grasas pueden aumentar las posibilidades de recaída en mujeres que ya han sido operadas de cáncer de mama.
En resumen, se recomienda la ingesta de leche y derivados en la dieta en las siguientes dosis:



  • Leche y yogur 2-3 raciones al d√≠a de 125 ml / g.
  • Quesos 3 raciones semanales: 50 g para maduros y grasos, y hasta 100 g para frescos y magros.

Calcio y tumores

El discurso cambia con respecto al f√ļtbol.
Dada su importancia primordial en el desarrollo esquel√©tico y para la salud en general, es imperativo ce√Īirse a los niveles recomendados.
Por lo tanto, se niega la creencia generalizada de que "cuanto m√°s f√ļtbol se toma, mejor".
La ingesta m√°xima, que para los humanos se refiere a la prevenci√≥n de la osteoporosis en mujeres de edad avanzada, corresponde a 1500 mg / d√≠a. Se recomienda encarecidamente evitar excesos teniendo en cuenta que, adem√°s de la leche y derivados, este mineral tambi√©n est√° contenido en hortalizas como: repollo, achicoria, soja y derivados, semillas oleaginosas y algunos productos de la pesca (por ejemplo peces peque√Īos para comer enteros). .

Dieta antitumoral

¬ŅExiste una dieta eficaz para prevenir el c√°ncer?

Así como no hay un solo alimento involucrado en la génesis del cáncer, tampoco existe un alimento "mágico" capaz de proteger al cuerpo de estas enfermedades.
Sin embargo, el papel protector de ciertos nutrientes, típico de algunas categorías de alimentos, es ahora cierto, ya que está respaldado por una gran cantidad de estudios.

Nutrientes vegetales contra los tumores

Una dieta rica en alimentos vegetales parece reducir el riesgo de muchos c√°nceres que afectan los sistemas digestivo y reproductivo.
La función sobre el aparato digestivo está ligada sobre todo a la capacidad antioxidante y que sobre el aparato reproductor también se beneficia de una acción denominada "anti-hormonal" (inactivan parcialmente los estrógenos endógenos).
Las moléculas directamente involucradas son:



  • Polifenoles
    • Fitoesteroles
    • Fitoestr√≥genos
    • √Ācidos fen√≥licos
    • Flavonoides
    • Catequina
  • Sulfuros y sobre todo
    • Compuestos organosulf√ļricos
      • Personaje
      • Isotiociati
  • Compuestos organofosforados
  • Clorofila
  • Monoterpeni y saponina
  • Otros.

Nota: La mayor√≠a de los principios nutricionales antioxidantes tambi√©n tienen un efecto protector sobre las enfermedades cardiovasculares. De hecho, son capaces de mejorar el colesterol, disminuir la agregaci√≥n plaquetaria, reducir la presi√≥n arterial y se supone que tienen un efecto positivo sobre el az√ļcar en sangre. Tambi√©n estimulan la funci√≥n inmunol√≥gica.

Polifenoles

El de los polifenoles es una amplia gama de moléculas con un fuerte poder antioxidante y potencialmente anticancerígeno. Las clases principales son:

  • Flavonoidi o catequina: son muy comunes; el apio, el repollo, el br√≥coli, la soja, los tomates, toda la fruta fresca, el vino tinto y el t√© contienen buenas cantidades
  • √Ācidos fen√≥licos: el ejemplo m√°s indicativo es el caf√©, no necesariamente concebido como el polvo de semillas tostadas, generalmente utilizado en su pa√≠s para producir la bebida del mismo nombre, sino m√°s generalmente como las semillas de la planta (ver tambi√©n caf√© verde crudo).
  • Fitoestr√≥genos: isoflavonas de soja y lignanos de semillas oleaginosas, as√≠ como de cereales integrales y legumbres; son sustancias naturales que parecen tener una acci√≥n protectora contra el c√°ncer de mama y de pr√≥stata.

Compuestos organofosforados

Los compuestos organofosforados presentes en las crucíferas (como el repollo, el brócoli, las hojas de nabo y las coles de Bruselas) han mostrado un efecto protector frente a determinados tipos de cáncer, estudiados in vitro y en modelos animales.



Sulfuros y compuestos organosulf√ļricos

Los compuestos organosulf√ļricos (subgrupo de sulfuros) presentes en las Lili√°ceas (como ajo, cebolla, chalote y puerro) han mostrado un efecto similar al grupo anterior; personaje e isotiociati tienen una funci√≥n antihormonal marcada

Clorofila

Clorofila contenida principalmente en vegetales de hojas verdes; tiene una notable acción antioxidante y, por tanto, probablemente anticancerígena.

Monoterpenos y saponinas

Los monoterpenos son sustancias aromáticas, presentes en los cítricos y determinadas especias, que interfieren en la proliferación celular; en el tumor, esta diferenciación suele ser acelerada y descontrolada.
Algunas saponinas, las que abundan en legumbres y cereales, favorecen la eliminación de determinadas sustancias cancerígenas del intestino

otro

Los antioxidantes de vitaminas y minerales, a saber: vitamina A, vitamina C, vitamina E, zinc y selenio reducen el estrés oxidativo, que es uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo del cáncer.

también puedes

La soja, el ajo, la cebolla, la chalota, el tomate y sus derivados, así como los alimentos o suplementos que contienen zinc, betacaroteno, vitamina C y calcio, parecen ayudar a prevenir el cáncer de próstata (ver también: licopeno).


Dieta mediterránea contra el cáncer de próstata, páncreas y endometrio

El 25% de los casos de cáncer colorrectal, el 15% de cáncer de mama y el 10% de cáncer de próstata, páncreas y endometrio podrían evitarse siguiendo las indicaciones de la dieta mediterránea [Trichopoulou et al, 2000].

Algunos consejos

  • Evite el exceso de calor√≠as y realice actividad f√≠sica regular para mantener un peso saludable y no engordar demasiado (no m√°s de 5 kilos)
  • Reducir el porcentaje de grasas, limitando en particular el consumo de grasas saturadas, hidrogenadas y especialmente trans
  • Integrar la dieta diaria con alimentos ricos en antioxidantes (vitaminas A, C, E, polifenoles, etc.) y fibra.
  • Por ello es recomendable incluir en la dieta al menos 4 raciones al d√≠a de verduras o frutas (equivalentes a 600-800 gramos), aprovechando las variedades que ofrecen las estaciones.
  • Limite su consumo de bebidas alcoh√≥licas y azucaradas.
  • Limite su consumo de sal; mejor quedarse por debajo de 8 g / d√≠a prefiriendo hierbas arom√°ticas
  • Reducir significativamente el consumo de conservas, especialmente saladas (embutidos, embutidos, etc.) y ahumados.
  • Evite los alimentos fritos, preparados a altas temperaturas (ver: mejores aceites para fre√≠r) oa fuego alto (asar a la parrilla)
  • Es preferible consumir pescado como plato de la noche al menos tres veces por semana, queso una o dos veces, huevos una vez y carne fresca solo una o dos veces (una blanca y otra roja).
  • Es recomendable consumir legumbres al menos dos o tres veces por semana, como guarnici√≥n o como sustituto del primer o segundo plato, quiz√°s asociado a cereales (pasta y frijoles, arroz y guisantes, etc.).

Cocinar a la parrilla

Recomendaciones para asar a la parrilla

  • Como describimos extensamente en la primera parte, asar carne dudosamente saludable puede ser responsable del aumento de compuestos nocivos, t√≥xicos y generalmente cancer√≠genos. Por tanto, es necesario seguir algunas recomendaciones:
    • Elija carne de buena calidad y de origen garantizado; De esta forma es posible evitar, al menos parcialmente, los peligros de que los residuos t√≥xicos de la cocci√≥n tambi√©n est√©n asociados con residuos de hormonas u otras sustancias cancer√≠genas utilizadas en la ganader√≠a.
    • Evita los cortes de carne m√°s gordos, ya que es sobre todo la grasa la que sufre alteraciones nocivas con el calor.
    • Por la misma raz√≥n, limite el engrasado excesivo de los platos durante la cocci√≥n.
    • Evite consumir alimentos que est√©n claramente carbonizados o al menos raspe las partes demasiado asadas. Si la carne tiende a pegarse, utilice "una gota extra de aceite" (sin exagerar) pero es absolutamente necesario para evitar dejar rastros t√≥xicos peligrosos en la comida
    • Beba mucha agua para facilitar la eliminaci√≥n de toxinas; evitar la asociaci√≥n con el alcohol
    • Si es posible, con carne a la parrilla es mejor combinar una guarnici√≥n fresca y cruda, no cocida a la parrilla (por ejemplo, chuleta y ensalada a la parrilla). Preferir una guarnici√≥n cocida (as√≠ como pan tostado) aumenta a√ļn m√°s la cantidad de compuestos t√≥xicos.
    • En general, en la dieta asociar la carne con alimentos ricos en fibra y antioxidantes, como verduras y frutas que, para aprovechar al m√°ximo su poder antioxidante, conviene consumir preferentemente crudos (a excepci√≥n de los tomates).
    • Evite salar los platos en exceso.

Embutidos, nitritos y nitratos

Si aparece lo siguiente en la etiqueta:

  • Nitritos (E249 E250): es bueno evitar o al menos limitar su consumo
  • Nitratos (E251 E252): deben consumirse con moderaci√≥n, ya que son menos peligrosos que los anteriores pero no del todo seguros
  • Nitratos (E251 E252) en asociaci√≥n con √°cido asc√≥rbico (vit C) y / o √°cido c√≠trico: bastante seguro, gracias a las propiedades beneficiosas que ejerce la vitamina C (acci√≥n antibacteriana, acci√≥n inhibidora de la transformaci√≥n de nitratos en nitritos).

Evite recalentar alimentos que contengan nitratos, ya que el calor facilita su transformación en nitritos.

Los probióticos son prebióticos

  • Los datos disponibles hasta ahora se refieren a la reducci√≥n del c√°ncer de colon
  • Una posible explicaci√≥n viene dada por la capacidad de los lactobacilos para suprimir el crecimiento de especies bacterianas, que convierten los procarcin√≥genos en carcin√≥genos, reduciendo as√≠ la concentraci√≥n de carcin√≥genos en el intestino.
  • Adem√°s, los lactobacilos pueden secuestrar compuestos potencialmente mutag√©nicos en el intestino, evitando as√≠ su absorci√≥n.
  • Adem√°s de la fructosa, los principales productos que se forman por el proceso de fermentaci√≥n, por la microflora intestinal, de FOS (un tipo particular de prebi√≥ticos), son los √°cidos grasos de cadena corta como los √°cidos ac√©tico, propi√≥nico y but√≠rico (que parecen tener una acci√≥n preventiva en la etiolog√≠a del c√°ncer de colon).
Audio vídeo Dieta para prevenir el cáncer
A√Īade un comentario de Dieta para prevenir el c√°ncer
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.