Dieta para la diabetes tipo 1

Diabetes mellitus tipo 1

La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad endocrino-metabólica que afecta negativamente a la secreción de insulina por parte del páncreas. En sujetos afectados por esta enfermedad, la cantidad de insulina producida por el páncreas es insuficiente para asegurar el correcto funcionamiento del organismo; en consecuencia, es necesario recurrir a inyecciones diarias de insulina sintética.
El páncreas, que realiza una función promiscua (endocrina y exocrina), puede sufrir una reducción de su funcionalidad general o específica por motivos: genéticos, autoinmunitarios, infecciosos, inflamatorios, etc.
La insulina es una hormona esencial para el cuerpo, ya que regula el az√ļcar en sangre al impulsar la entrada masiva de glucosa en ciertos tejidos espec√≠ficos (m√ļsculo, coraz√≥n y tejido adiposo).
En el caso de la diabetes mellitus tipo 1 NO existe una cura definitiva, sino una terapia con medicamentos de mantenimiento. Como se mencionó, el fármaco de referencia es a base de insulina sintética, inyectable por vía subcutánea o por vía intravenosa, en caso de emergencia.



La dosis y la duraci√≥n de acci√≥n de la insulina inyectada var√≠an seg√ļn las caracter√≠sticas subjetivas y el tipo de alimento consumido en la comida. Para m√°s informaci√≥n: Medicamentos para tratar la diabetes mellitus tipo 1

Dieta, insulina y diabetes 1

La dieta para la diabetes mellitus tipo 1 es un aspecto muy importante para la prevención de las complicaciones crónicas debidas a la hiperglucemia.
En sujetos sanos, el aumento de la glucemia es solo posprandial. Sin embargo, si la insulina est√° ausente o es insuficiente, esta condici√≥n hipergluc√©mica contin√ļa con el tiempo, causando diversos da√Īos a: ojos, ri√Īones, sistema nervioso, sistema cardiovascular y sistema aut√≥nomo.
La inyecci√≥n de insulina tiene como objetivo prevenir esta circunstancia reduciendo la glucemia posprandial. No obstante, la cantidad de f√°rmaco debe elegirse con cuidado, sin que se agote (por las razones mencionadas anteriormente) o exceda. De hecho, demasiada insulina puede reducir los niveles de az√ļcar en sangre (hipoglucemia), provocando reacciones graves como cetoacidosis y shock hipogluc√©mico (p√©rdida del conocimiento, coma y muerte).
Por tanto, es comprensible que los hábitos alimentarios del diabético tipo 1 deban estar más o menos estandarizados, para evitar complicaciones a corto y largo plazo.
Por otro lado, si se le instruye adecuadamente, el sujeto es capaz de manejar eficazmente su dieta cambiando los alimentos, las porciones y el nivel de actividad física.
Cuando los parámetros de glucemia y hemoglobina glucosilada vuelven a la normalidad, la dieta, la actividad física y las dosis farmacológicas pueden definirse como satisfactorias.



Principios dietéticos

La organización nutricional de un diabético debe tener en cuenta sobre todo el impacto glucémico de los alimentos. Cuanto mayor sea el conocimiento de esta variable, más fácil será la elección de alimentos y porciones.

Entremos en m√°s detalles:

¬ŅEs mejor comer prote√≠nas, grasas o carbohidratos?

El cuerpo puede mantener el az√ļcar en sangre a partir de los macronutrientes energ√©ticos presentes en los alimentos. Entre estos, los m√°s eficaces son sin duda los carbohidratos; sin embargo, la glucosa en sangre se puede mantener usando ciertas mol√©culas alternativas: amino√°cidos proteicos, triglic√©ridos de glicerol, √°cido l√°ctico y √°cido pir√ļvico (productos intermedios de la respiraci√≥n celular).
Cuanto mayor sea la glucosa en sangre, mayor debe ser la dosis de insulina del paciente.

Las comidas que requieren dosis m√°s altas de medicamentos son las ricas en carbohidratos. De estos, los carbohidratos y az√ļcares de f√°cil digesti√≥n que NO requieren ninguna transformaci√≥n metab√≥lica (por ejemplo, la conversi√≥n de fructosa o galactosa en glucosa) son responsables de un aumento gluc√©mico m√°s r√°pido.
Para la misma porci√≥n, existen factores que le permiten limitar el aumento de az√ļcar en sangre y la velocidad con la que sube (√≠ndice gluc√©mico); por ejemplo, la ingesta concomitante de:

  • prote√≠nas y l√≠pidos
  • fibra
  • mucha agua.

¬ŅC√≥mo se descomponen los nutrientes?

El criterio más sencillo a respetar es el de la dieta mediterránea: 10-15% de proteínas (nunca más del 20%), 25-30% de grasas y 55-65% de carbohidratos (10-16% simples). Para más información: Distribución de la Dieta.
Muchos optan por adoptar soluciones intermedias, en las que los carbohidratos totales se reducen hasta en un 50 o 40%, en beneficio de las grasas (30-35%) y las proteínas (15-20%).
Un ejemplo pr√°ctico es el siguiente:



ALMUERZO

Pastas y Frijoles: Pasta Integral 40g, Frijoles Secos 40g, Agua Total 500ml (hidratación y cocción), Parmesano 10g, Aceite de Oliva Virgen Extra 5g
Ensalada de Hinojo: Hinojo 150g, Aceite de Oliva Virgen Extra 5g
Pan Integral: 25g
Mela: 150g
Agua potable: 2 vasos

¬ŅD√≥nde se encuentran los carbohidratos? ¬ŅCuales? ¬ŅCuantos?

Los carbohidratos dietéticos pueden ser simples y complejos.
Los az√ļcares simples se encuentran en frutas, verduras, leche, miel, az√ļcar de mesa (fructosa y sacarosa), en los dulces que los contienen (incluidas las bebidas) y en algunos alimentos cocidos (cereales tostados, corteza de pan, etc.).
Los complejos (almidón) se encuentran en cambio en cereales, legumbres y algunos tubérculos.
Como se anticipó, la cantidad de carbohidratos debe equilibrarse con la cantidad correcta de insulina. Obviamente, esto requiere un recuento real de los carbohidratos totales en la comida.
Hay muchas herramientas de ayuda disponibles para realizar correctamente esta operación diaria, desde cursos de formación reales, hasta el uso de calculadoras automáticas.
NB. Las etiquetas de los alimentos son siempre un gran truco.

Otros consejos √ļtiles

Después de haber establecido la dosis de insulina relacionada con la carga glucémica y haber aprendido a manejar los alimentos, solo queda seguir una dieta equilibrada.
De hecho, las recomendaciones nutricionales para la dieta para la diabetes mellitus tipo 1 son las mismas que para un r√©gimen nutricional com√ļn.
Se recomienda:

  • Prefiere los alimentos frescos, en detrimento de los procesados ‚Äč‚Äčy especialmente la comida chatarra
  • Cuida tu ingesta de fibra, vitaminas y minerales
  • Destacar la ingesta de antioxidantes naturales, tanto vitaminas como salinos, y de otro tipo (p. Ej. Fen√≥licos). Estos se encuentran principalmente en verduras y frutas.
  • Reducir la cantidad y el porcentaje de grasas saturadas o hidrogenadas contenidas en la comida chatarra, los productos l√°cteos y las carnes grasas.
  • Reducir la cantidad de colesterol total, contenido principalmente en productos l√°cteos y carnes grasas.
  • Fomentar la ingesta de √°cidos grasos esenciales (AGE), especialmente omega 3 (m√°s dif√≠cil de introducir con la dieta). Los AGE se encuentran principalmente en aceites prensados ‚Äč‚Äčen fr√≠o, semillas oleaginosas, pescados grasos y algas.
  • Reducir la cantidad de sodio y aumentar la de yodo. El sodio ya puede estar presente en los alimentos en conserva (alimentos en lata, carne en conserva, etc.) o agregado (lo que se denomina discrecional). El yodo se introduce principalmente con alimentos enriquecidos y suplementos diet√©ticos.
  • Reducir la cantidad de mol√©culas t√≥xicas y alimentos que las contienen. Entre estos podr√≠amos mencionar todos los residuos de carbonizaci√≥n, nitratos y nitritos, alimentos con residuos farmacol√≥gicos o contaminantes, productos con muchos aditivos alimentarios, etc.
A√Īade un comentario de Dieta para la diabetes tipo 1
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.