Dieta para insuficiencia hep√°tica

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

Insuficiencia hep√°tica

La insuficiencia hepática es una afección mórbida que afecta el funcionamiento del hígado.
Esta enfermedad afecta negativamente las funciones fisiológicas del órgano y, solo en algunos casos, también compromete su estructura tisular (fibrosis y cirrosis). Por ejemplo, en el caso de insuficiencia hepática faltan: síntesis de proteínas (proteínas sanguíneas), producción de bilis y lípidos, proteínas, carbohidratos, metabolismo farmacológico, etc.
La insuficiencia hep√°tica afecta la homeostasis del organismo y conduce a algunas complicaciones que en ocasiones son fatales. El peligro var√≠a seg√ļn el tipo, estadio y comorbilidades.
La insuficiencia hepática puede ser aguda o crónica.
El agudo tiene un desarrollo rápido y posiblemente reversible. La enfermedad crónica suele empeorar y puede convertirse en carcinoma (cáncer de hígado).
Las causas de la insuficiencia hepática son muchas y variadas; por ejemplo: infeccioso, farmacológico o tóxico, hereditario y autoinmune.
Los s√≠ntomas, signos cl√≠nicos y complicaciones var√≠an seg√ļn el caso espec√≠fico (causa, tipo, gravedad, etc.).
La terapia est√° ligada a la etiolog√≠a espec√≠fica y tambi√©n difiere seg√ļn las complicaciones (hipertensi√≥n portal, varices esof√°gicas, encefalopat√≠a, ascitis, nefropat√≠as, coagulopat√≠as, reducci√≥n del sistema inmunol√≥gico, etc.).
El hígado es responsable del metabolismo nutricional (ácidos grasos, colesterol, glucosa, etc.), de la presión oncótica de la sangre (proteínas circulantes) y de la producción de bilis. El factor "dieta" es de fundamental importancia en el tratamiento de cualquier patología que afecte al hígado.




dieta

La terapia diet√©tica para la insuficiencia hep√°tica var√≠a sustancialmente seg√ļn la forma (aguda o cr√≥nica), la gravedad y las complicaciones relacionadas.
Los principios cardinales que rigen el apoyo nutricional son:

  • NO fuerce el √≥rgano
  • Suministrar constantemente todos los nutrientes esenciales
  • Incrementar la ingesta de mol√©culas √ļtiles o terap√©uticas.

La nutrición para la insuficiencia hepática es del siguiente tipo:


  • Alimentos para formas cr√≥nicas
  • Enterale o parenterale por forma aguda.

La nutrición parenteral (por goteo) generalmente no se recomienda debido al mayor riesgo de infecciones.

No canses el organo

¡ADVERTENCIA! Lo que se menciona a continuación abarca todas las formas de insuficiencia hepática. Obviamente, el consejo dietético debe contextualizarse en función del tipo de nutrición (alimentaria, enteral y parenteral), la causa de la insuficiencia hepática y las complicaciones / comorbilidades relacionadas.
Para no forzar el hígado, la dieta para la insuficiencia hepática debe:

  • Elimina todas las mol√©culas da√Īinas de los alimentos:
    • Alcohol et√≠lico y drogas: su metabolismo lo realiza el h√≠gado. Deben eliminarse por completo.
    • Medicamentos: paracetamol, √°cido acetilsalic√≠lico, otros AINE, antibi√≥ticos y todos los f√°rmacos que pueden ser t√≥xicos (especialmente cuando no son necesarios).
    • Suplementos innecesarios: por ejemplo, productos utilizados con fines deportivos o de adelgazamiento.
    • Toxinas de carbonizaci√≥n: residuos de sobrecocci√≥n transportados por: prote√≠nas, carbohidratos y grasas. Estos son: hidrocarburos arom√°ticos polic√≠clicos, acrilamida, formaldeh√≠do, acrole√≠na, etc. Es posible eliminar casi por completo los residuos de carbonizaci√≥n adoptando cocciones dulces como: ebullici√≥n, cocci√≥n al vapor, ba√Īo mar√≠a, presi√≥n, vac√≠o y vasococci√≥n. Evite: fre√≠r, asar a la parrilla, asar a la parrilla y asar a la parrilla.
    • Aditivos alimentarios: es una categor√≠a muy amplia. Los m√°s problem√°ticos son los edulcorantes y colorantes. Es mejor consumir alimentos naturales, sin procesar o envasados.
    • Toxinas de hongos: todos los hongos producen toxinas, incluso aquellas que normalmente son inofensivas. Eliminarlos de la dieta (incluidos los mohos de queso) podr√≠a beneficiar al h√≠gado.
    • Venenos, medicamentos agr√≠colas y contaminantes: es recomendable eliminar todos los alimentos que provengan de granjas o cultivos en los que se utilicen grandes dosis de estos productos. Por el mismo motivo, es mejor evitar beber agua o comer los productos recogidos cerca de zonas contaminadas (carreteras, ferrocarriles, industrias, etc.).
    • Evitar el ayuno: esta condici√≥n obliga al h√≠gado a realizar muchos m√°s procesos de lo normal (especialmente la neoglucog√©nesis).
    • En caso de enfermedad cel√≠aca, evite absolutamente cualquier contaminaci√≥n con gluten; esto empeorar√≠a el estado inflamatorio general.
  • Evite el exceso nutricional:
    • Prote√≠nas: son cadenas basadas en amino√°cidos. El h√≠gado procesa los amino√°cidos para su uso en varios destinos metab√≥licos. Los que est√°n en exceso se transforman en carbohidratos o √°cidos grasos. Algunos, llamados arom√°ticos, dejan residuos nitrogenados (iones amonio) que el h√≠gado deber√≠a convertir en urea; Al estar comprometido, el √≥rgano no realiza su funci√≥n correctamente y permite que se acumule en la sangre, creando problemas neurol√≥gicos (encefalopat√≠a).
      Para evitar este problema, es posible favorecer la ingesta de aminoácidos ramificados a expensas de los aromáticos. Evidentemente, esto solo se puede hacer mediante el uso de complementos alimenticios, formulando la solución para nutrición enteral o la bolsa para nutrición parenteral. No se recomienda consumir menos de 60 g de proteína al día; las fuentes pueden ser de diversa índole y se recomienda alternar vegetales y animales (carnes magras y pescados, legumbres asociadas a cereales, huevos y derivados de la leche magra, tofu, etc.). El exceso de iones de amonio también se combate con la aplicación de enemas a base de lactulosa.
    • L√≠pidos: para evitar el exceso de colesterol y √°cidos grasos, especialmente saturados o hidrogenados. El h√≠gado produce bilis para la digesti√≥n de grasas pero, al funcionar mal, el √≥rgano no puede realizar esta funci√≥n (lo que dificulta la digesti√≥n y la absorci√≥n). Adem√°s, el h√≠gado produce lipoprote√≠nas que transportan el colesterol y otras grasas por todo el cuerpo; cualquier escasez de estos portadores podr√≠a provocar una descompensaci√≥n metab√≥lica grave.
      A veces, las grasas tienden a acumularse en el hígado (esteatosis).
      Es mejor preferir fuentes alimenticias de lípidos vegetales y naturales, como el aceite de oliva virgen extra; Evite las margarinas y los alimentos grasos de origen animal (mantequilla, manteca de cerdo, embutidos grasos, etc.).
    • Carbohidratos: El h√≠gado es un √≥rgano de reserva de carbohidratos pero, al estar comprometido, no los almacena adecuadamente. Una parte de los carbohidratos absorbidos se convierte en √°cidos grasos y permanece en circulaci√≥n durante mucho tiempo; eventualmente, se acumula en el tejido graso o en el propio h√≠gado (esteatosis).
      Recomendamos alimentos de bajo √≠ndice gluc√©mico, naturales, sin refinar y ricos en fibra; por ejemplo, peque√Īas porciones de cereales integrales y legumbres cocidas con poca grasa.
    • Hierro y cobre: ‚Äč‚Äčexisten enfermedades hereditarias que no permiten la eliminaci√≥n de estos minerales. Si es as√≠, ellos mismos son la causa etiol√≥gica de la insuficiencia hep√°tica.
    • Sodio y Potasio: La insuficiencia hep√°tica puede causar ascitis (acumulaci√≥n de l√≠quido en la cavidad abdominal). Esto debe tratarse con diur√©ticos y reducci√≥n de sodio en la dieta.
    • Agua: una condici√≥n de sobrehidrataci√≥n puede agravar el edema cerebral y la ascitis. Se acostumbra utilizar diur√©ticos y laxantes para combatirlo, procurando que los niveles de sales minerales en la circulaci√≥n no bajen demasiado.
    • Calor√≠as totales: Un exceso de calor√≠as, cualquiera que sea la fuente, promueve el h√≠gado graso y obliga al h√≠gado a aumentar muchos procesos. Es recomendable eliminar todos los alimentos ricos en calor√≠as, especialmente la comida chatarra.

Proporcionar todos los nutrientes esenciales

La insuficiencia hepática altera la digestión, la absorción y el metabolismo de determinadas sustancias. Además, también parece estar asociado a un estado de inflamación constante.



Esto significa que es conveniente aumentar:

  • Vitaminas: todas, ninguna excluida. La insuficiencia hep√°tica afecta las reservas de vitaminas en el √≥rgano. Debido a las coagulopat√≠as (complicaci√≥n metab√≥lica), el aumento nutricional de vitamina K es particularmente √ļtil.
  • Sales minerales: la insuficiencia hep√°tica suele asociarse a encefalopat√≠a provocada por edema cerebral y acumulaci√≥n de grupos nitrogenados. Esto puede empeorar a medida que bajan los niveles de sodio y potasio en sangre debido al tratamiento de la ascitis. El m√©dico deber√° determinar qu√© complicaci√≥n debe tener prioridad.
    Es razonable pensar que los valores salinos en sangre deben restablecerse y la ascitis compensada con drenaje; el sodio y el potasio están presentes de forma natural, especialmente en frutas y verduras. En ocasiones, también faltan calcio y fósforo (presentes en la leche, los productos lácteos y los quesos curados).
  • El aporte de √°cidos grasos esenciales: son omega 3 y omega 6. Realizan multitud de funciones, entre ellas la de regular el estado inflamatorio. La deficiencia es debilitante. Si la insuficiencia hep√°tica se asocia a una mala digesti√≥n, largos periodos de reposo en cama y alimentaci√≥n artificial, es necesario asegurar la ingesta suplementaria de estas mol√©culas esenciales.
    Los omega 6 son t√≠picos de las semillas oleaginosas y los aceites de extracci√≥n (nueces, pistachos, macadamia, nueces, etc.); Los omega 3 son propios de los productos de la pesca (sardina, at√ļn, bonito, caballa, etc.), algas, algunas semillas oleaginosas y aceites de extracci√≥n (lino, kiwi, etc.).

Aumentar el introito de mol√©culas √ļtiles

Las mol√©culas √ļtiles para la insuficiencia hep√°tica son de varios tipos:


  • Antioxidantes; combaten los radiales libres, contrarrestan la inflamaci√≥n, se oponen a la formaci√≥n de neopl√°sicos y apoyan el sistema inmunol√≥gico:
    • Vitaminas: vitamina y provitamina A (abundante en h√≠gado animal, crust√°ceos, verduras y frutos rojos o naranjas), vitamina C (abundante en c√≠tricos, guindilla, perejil, lechuga, manzanas, etc.) y vitamina E (abundante en aceitunas, aceite semillas, germen de trigo y aceites de extracci√≥n).
    • Salinas: zinc y selenio (en diversos grados, abundan en carnes, pescados y algunas semillas oleaginosas).
    • Otros tipos: polifenoles, taninos, clorofila, etc. Est√°n presentes principalmente en hortalizas, especialmente en frutas y hortalizas frescas.
  • Mol√©culas espec√≠ficas: son cinarina (contenida en alcachofas) y silimarina (contenida en cardo mariano); ejercen un efecto beneficioso sobre el metabolismo de los hepatocitos (c√©lulas del h√≠gado).
  • Probi√≥ticos: parece que la administraci√≥n de probi√≥ticos (Lactobacilli, Bifidobacteria y Eubacteria) mejora el estado general de insuficiencia hep√°tica; la raz√≥n no est√° clara. Estos est√°n contenidos en alimentos fermentados como: yogur, suero de leche, k√©fir, tempeh, tofu, etc.
Audio vídeo Dieta para insuficiencia hepática
A√Īade un comentario de Dieta para insuficiencia hep√°tica
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.