Dieta para el herpes zóster

Fuoco di Sant'Antonio

El fuego de San Antonio es una infección causada por el virus del herpes zóster (al igual que la varicela), que afecta las terminaciones nerviosas y la piel circundante.
El fuego de San Antonio afecta a una zona muy concreta, ubicada en una mitad del cuerpo (no pasa de la línea media). Por ejemplo, ocurre debajo del omóplato izquierdo y no debajo del derecho.
El síntoma principal es el típico sarpullido con ampollas y doloroso, que se manifiesta por ampollas que pican y que contienen virus.
El fuego de San Antonio es una especie de "recaída" de la varicela: después de curarse de esta enfermedad exantemática, el virus del herpes zóster NO desaparece, sino que se esconde (silenciosamente) en los ganglios nerviosos. Durante el transcurso de la vida, cualquier reactivación del virus dará lugar al incendio de San Antonio.



Tratamiento: medicamentos y dieta

No existe cura para el fuego de San Antonio.
El tratamiento est√° dirigido √ļnicamente a aliviar los s√≠ntomas en espera de una resoluci√≥n espont√°nea.
Es aconsejable cubrir las erupciones con ropa larga, pero no ajustada. Esto evita que las ampollas se rompan, aumenten el dolor y propaguen virus.
Adem√°s, es posible:



  • Use medicamentos antiinflamatorios, como: acetaminof√©n, ibuprofeno o code√≠na, para controlar el dolor.
  • Use medicamentos antivirales para bloquear la replicaci√≥n del virus (no siempre es necesario).
  • Para m√°s informaci√≥n: Medicamentos para el tratamiento del herpes z√≥ster

El inicio del incendio de San Antonio no se puede prevenir. Una vacuna llamada Zostavax est√° disponible comercialmente; sin embargo, esto no siempre es efectivo.

dieta

Introducción

Se cree que estimulando el trofismo del sistema inmunológico es posible mantenerlo eficaz y eficiente en la lucha contra el herpes zoster.
Este "m√©todo preventivo" se basa en la nutrici√≥n y la actividad f√≠sica (esta √ļltima, solo preventiva).
El sistema no ofrece protección contra el contagio y no garantiza que se evitará una recaída. Sin embargo, su objetivo es lograr la mejor reacción posible del sistema inmunológico fisiológico.
Entre las diversas moléculas nutricionales que pueden estimular el sistema inmunológico, las más importantes son:

  • Vitaminas, idrosolubili y liposolubili
  • zinc
  • Isoflavoni
  • Partidarios de la flora bacteriana intestinal.

Moléculas de vitamina

La vitamina D soluble en grasa (calciferol) y la vitamina C soluble en agua (ácido ascórbico) son muy importantes en el apoyo dietético de la función inmunológica. En breve:



  • Vitamina C: el √°cido asc√≥rbico es la mol√©cula m√°s involucrada en la lucha contra las infecciones. Es un potente antioxidante que, en el mecanismo defensivo, act√ļa sobre todo en oposici√≥n a la proliferaci√≥n viral.
    Los alimentos ricos en vitamina C son de origen vegetal. Pertenecen al VII grupo fundamental de alimentos; se trata de verduras y frutas como: guindilla, pimiento, perejil, c√≠tricos, kiwi, manzanas, lechuga, br√≥coli, calabaza, etc. La vitamina C se da√Īa con la cocci√≥n; Por esta raz√≥n, la dieta del fuego de San Antonio se caracteriza por muchos verduras y frutas crudas.
  • Vitamina D: Se ha demostrado que el calciferol participa en el trofismo del sistema inmunol√≥gico. Los buenos niveles diet√©ticos de calciferol son preventivos contra muchas enfermedades infecciosas (incluidas las virales).
    La vitamina D se sintetiza en el organismo en la piel, gracias a la interacción con los rayos ultravioleta de la luz solar. Puede introducirse con la comida; los alimentos que más contienen son el pescado y la yema de huevo.

Se cree que la vitamina A (en forma de retinol y carotenoides) y la vitamina E (tocoferoles) ejercen un efecto positivo sobre la defensa inmunológica. Se trata de dos potentes antioxidantes que, junto con C, contrarrestan la acción de los radicales libres.

  • Los carotenoides (provitaminas A) son t√≠picos del grupo de alimentos VI; abundan en: zanahorias, pimientos, mel√≥n, albaricoques, etc. El retinol, por otro lado, est√° particularmente presente en el h√≠gado de los animales y en ciertos productos de la pesca.
  • La vitamina E est√° muy concentrada en aceitunas, semillas oleaginosas, germen de trigo y aceites de extracci√≥n relacionados.

Otras moléculas

  • Zinc: en algunas infecciones virales, la ingesta de zinc es eficaz para reducir la gravedad y la duraci√≥n de la enfermedad. Algunos alimentos contienen m√°s que otros; los m√°s ricos son: ostras, h√≠gado, leche y carnes. Si bien las vitaminas y las isoflavonas (que leeremos a continuaci√≥n) se pueden introducir suficientemente con los alimentos, la concentraci√≥n √≥ptima de zinc puede requerir el uso de un suplemento diet√©tico.
  • Isoflavonas: son antioxidantes de origen vegetal contenidos en soja, verduras y frutas. Al igual que las vitaminas A, C, E y otros tipos de antioxidantes, dificultan la acci√≥n de los radicales libres.
  • Probi√≥ticos y prebi√≥ticos: los probi√≥ticos son las bacterias presentes de forma natural en el intestino; los prebi√≥ticos, en cambio, son las mol√©culas que los nutren. Dado que existe una correlaci√≥n positiva entre la flora intestinal y la eficiencia del sistema inmunol√≥gico, algunos creen que la dieta del fuego de San Antonio debe preservar la salud de estos microorganismos.
    Es posible aumentar la cuota dietética de probióticos consumiendo alimentos fermentados con: lactobacilos, bifidobacterias y eubacterias. Entre estos, los más conocidos son: yogur, kéfir, suero de leche, kimchi, miso, pepinillos y chucrut; el mercado también ofrece muchos alimentos dietéticos y suplementos / medicamentos que los contienen. Para "alimentar" a estas bacterias de la mejor manera posible, la dieta del fuego de San Antonio debe ser rica en fibras dietéticas solubles y carbohidratos, que realizan una excelente función prebiótica.
    Adem√°s, ser√≠a recomendable reducir los az√ļcares refinados, las grasas hidrogenadas (en cambio da√Īinas) y mantener una correcta descomposici√≥n de las prote√≠nas y l√≠pidos totales (para asegurar el correcto pH de las heces).

Amino√°cido arginina: ¬Ņes da√Īino?

El aminoácido arginina siempre se ha considerado un agente beneficioso para el sistema inmunológico.
Sin embargo, seg√ļn WholeHealth Chicago, los alimentos ricos en arginina tienden a promover el crecimiento del virus del herpes z√≥ster.
Los alimentos que, adem√°s de tener un alto contenido de arginina, tambi√©n tienen un bajo contenido de lisina, son a√ļn m√°s problem√°ticos. Este √ļltimo tambi√©n es un amino√°cido; en el cuerpo, realiza la funci√≥n de equilibrar el metabolismo de la arginina.
Durante el incendio de San Antonio, se podrían evitar los alimentos que contienen más arginina que el promedio; por ejemplo, no se recomiendan los siguientes:



  • Semillas oleaginosas, especialmente cacahuetes, avellanas y almendras.
  • Legumbres y derivados, especialmente soja, habas, lentejas y garbanzos.

Por el contrario, se deben preferir los alimentos con una proporción óptima de arginina / lisina; por ejemplo: pescado, aves, ternera y cordero. Sin embargo, las porciones de estos alimentos no deben ser excesivas.

Actividad física

La actividad física es otro elemento que puede afectar positivamente al sistema inmunológico.
Practicando la actividad motora con un compromiso medio-alto, es posible estimular las defensas naturales, empujándolas a funcionar de manera óptima.
Por otro lado, no debemos olvidar que la actividad deportiva realizada con diligencia y a muy alta intensidad podría tener un efecto diametralmente opuesto.
Se recomienda realizar un protocolo de actividad motora caracterizado por una frecuencia de 3-4 sesiones semanales, con una duraci√≥n de 40-60 'cada una. La intensidad debe ajustarse en relaci√≥n con el n√ļmero y la duraci√≥n de las sesiones.

Causas, incidencia y complicaciones

Normalmente, el sistema inmunológico puede mantener el herpes zóster bajo control y en forma silenciosa. Solo en ciertos casos, este virus se reactiva y evoluciona hacia el fuego de San Antonio.
En personas sanas, a√ļn no se conocen las causas del inicio del incendio de San Antonio.

Algunos argumentan que la reactivación viral es atribuible a una disminución de los escudos naturales, lo que puede ocurrir:

  • Con la vejez (especialmente> 70 a√Īos)
  • Para el estr√©s psicof√≠sico
  • Por tomar medicamentos inmunosupresores.
  • Debido a infecciones que debilitan el sistema inmunol√≥gico (VIH).

El contagio del fuego de San Antonio solo puede ocurrir cuando el organismo que entra en contacto con el virus NUNCA ha padecido varicela; en este caso, el organismo desarrollar√° varicela y, una vez resuelto, puede eventualmente desarrollar el fuego de San Antonio en el futuro.
El incendio de San Antonio casi siempre ocurre solo una vez en la vida, pero las recaídas no son raras.
El herpes z√≥ster afecta a una cuarta parte de la poblaci√≥n mundial, pero la incidencia de la varicela y el incendio de San Antonio son muy diferentes. Para este √ļltimo, las posibilidades de aparici√≥n aumentan con la edad, mientras que la varicela es t√≠pica de la infancia.

El fuego de San Antonio dura entre 2 y 4 semanas; 1/5 de los sujetos desarrollan una neuralgia postherpética dolorosa que dura más tiempo. En muy raras ocasiones, si la infección afecta a la cara, las funciones visuales y / o auditivas pueden permanecer afectadas.


Audio vídeo Dieta para el herpes zóster
A√Īade un comentario de Dieta para el herpes z√≥ster
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.