Dieta para adelgazar, adelgazar y adelgazar

Bajar de peso: ¬ŅCu√°ndo preocuparse?


¬ŅQu√© significa bajar de peso?


La p√©rdida de peso, en el campo m√©dico, se refiere a una reducci√≥n de la masa corporal total; esto es causado por la reducci√≥n de: l√≠quidos, masa grasa (grasa corporal y / o tejido adiposo) y masa magra (es decir, dep√≥sitos minerales en huesos, m√ļsculos, tendones y otros tejidos conectivos).

La pérdida de peso puede ocurrir involuntariamente, debido a una enfermedad, o debido a un esfuerzo consciente dirigido a mejorar un estado de sobrepeso / obesidad real (o percibido).

La llamada "pérdida de peso inexplicable", que no es provocada por la reducción de la ingesta calórica en comparación con el gasto energético (voluntario o no), se denomina caquexia y puede ser un síntoma médico grave.

La p√©rdida de peso intencional se identifica com√ļnmente como p√©rdida de peso pero, de acuerdo con lo mencionado en la introducci√≥n, representa un proceso totalmente diferente a la caquexia.

¬ŅC√≥mo calcular la p√©rdida de peso en un entorno m√©dico?

La pérdida de peso involuntaria puede ser el resultado de una pérdida de peso real (agotamiento de la grasa), pérdida de fluidos corporales, desgaste muscular o incluso una combinación de estos elementos.

La p√©rdida de peso involuntaria se considera un problema m√©dico cuando ocurre: al menos el 10% de la masa total en seis meses, o al menos el 5% en el √ļltimo mes.


Otro criterio m√©dico utilizado para estimar la aptitud del peso total (en adultos normales, no en ni√Īos, mucho menos en deportistas) es el √≠ndice de masa corporal (IMC). Esto implica colocar al paciente en una de las siguientes categor√≠as (representantes de los rangos): bajo peso, peso normal y sobrepeso. De ello se deduce que, dentro de la misma categor√≠a, tambi√©n puede producirse una variaci√≥n bastante importante (por ejemplo, 10 kg). Por otro lado, en algunas personas mayores, fluctuaciones similares o incluso menores dentro del peso normal pueden ser mucho m√°s preocupantes de lo que puede interpretar el IMC.


¬ŅCu√°les son las caracter√≠sticas de la p√©rdida de peso involuntaria?

La pérdida de peso involuntaria puede ocurrir debido a una dieta insuficientemente nutritiva, como resultado de la desnutrición.

La pérdida de peso involuntaria también puede provocar: procesos patológicos, cambios en el metabolismo, cambios hormonales, fármacos u otros tratamientos, cambios patológicos y disminución del apetito.

La malabsorción intestinal puede llevar a una pérdida de peso involuntaria y puede ser causada por: fístulas, diarrea, interacciones medicamentosas-nutrientes, ausencia o insuficiencia enzimática y atrofia de las mucosas.

¬ŅQu√© es la caquexia?

Como era de esperar, la pérdida de peso involuntaria, progresiva y agotadora a veces se denomina caquexia. Esto también difiere de la pérdida de peso en presencia de una respuesta inflamatoria sistémica y, a menudo, se relaciona con resultados diagnósticos deficientes.

En las etapas avanzadas de una enfermedad progresiva, el metabolismo puede cambiar provocando pérdida de peso incluso a través de una dieta equilibrada, sin inducir un aumento de la sensación de hambre. Esta condición se llama: síndrome de anorexia caquexia (SCA), a menudo imposible de curar incluso mediante la integración.


Los síntomas de la pérdida de peso involuntaria por SCA incluyen: agotamiento muscular severo, pérdida de apetito y saciedad temprana, náuseas, anemia, debilidad y fatiga.

La pérdida de peso involuntaria es un criterio diagnóstico de cáncer, diabetes mellitus tipo 1, molestias tiroideas, etc.

¬ŅQu√© efectos puede tener la p√©rdida de peso involuntaria grave?

La pérdida de peso involuntaria y severa puede reducir la calidad de vida, comprometer la eficacia de una terapia o recuperación, empeorar las fases de la enfermedad y constituir un factor de riesgo para el aumento de la tasa de mortalidad.

La desnutrici√≥n resultante puede comprometer todas las funciones del cuerpo humano, desde las c√©lulas individuales hasta las funciones m√°s complejas del cuerpo: respuesta inmune, cicatrizaci√≥n de heridas, fuerza muscular (por ejemplo, m√ļsculos respiratorios), funci√≥n renal, termorregulaci√≥n, menstruaci√≥n, etc.

Adem√°s, la desnutrici√≥n asociada implica una falta de electrolitos, vitaminas, etc. La enfermedad que a menudo acompa√Īa a la p√©rdida de peso severa tambi√©n puede conducir a otras complicaciones, como √ļlceras por presi√≥n.


Seg√ļn datos del Reino Unido (Malnutrition Universal Screening Tool - MUST), hasta el 5% de la poblaci√≥n general tiene bajo peso y m√°s del 10% de los mayores de 65 a√Īos est√°n en riesgo de desnutrici√≥n.

Dietas populares, obesidad y salud


Hoy en día, las dietas, por así decirlo, "innovadoras" (o más bien que se alejan de los principios nutricionales del equilibrio científicamente fundamentado) se han convertido casi en una "moda"; de hecho, aunque parezca una paradoja, las dietas que están "de moda" son precisamente las que están "en contra de la tendencia".

¬ŅSer√°n realmente tan efectivos? ¬ŅQui√©n los sigue realmente va a perder peso?

La respuesta ciertamente no es simple; la √ļnica herramienta √ļtil para satisfacer tal curiosidad son las estad√≠sticas, aunque a veces este medio tiende a distorsionar la realidad.

Un estudio bastante anticuado, titulado "Dietas populares: correlación con la salud, la nutrición y la obesidad", intentó evaluar la efectividad real de la pérdida de peso atribuible a las dietas "de moda". Desafortunadamente, dado que este es un experimento no muy reciente (2001), desde un punto de vista científico es necesario tener en cuenta que sus resultados pueden NO corresponder al marco general contemporáneo.

Personalmente, creo que la popular "tendencia" dietética se ha mantenido bastante inalterada y se basa en unos principios muy diferentes (todavía un tema de debate): eliminación de carnes y pescados, reducción de carbohidratos, aumento de proteínas, etc.


NB. Estas indicaciones deben contextualizarse con referencia a las pautas para una dieta equilibrada, en la que las grasas representan alrededor del 25-30% de la energía total, las proteínas alrededor de 0,8-1,5 g / kg de peso fisiológico (el porcentaje varía mucho en función del total energía de la dieta) y los carbohidratos constituyen todas las calorías restantes (50-60%).

Sin embargo, aquellos que siguieron cierto tipo de dieta en ese momento podr√≠an haber perdido peso significativamente o ganado peso hoy; incluso si, seg√ļn las estad√≠sticas, la muestra de investigaci√≥n estuvo compuesta por sujetos que iniciaron terapia nutricional mucho o poco tiempo antes. En definitiva, el resultado de estas investigaciones debe considerarse una referencia general; ciertamente, no es un absolutismo sobre el que construir reglas diet√©ticas inalienables. Para hacer esto, se necesitan muchas m√°s estad√≠sticas, ensayos cl√≠nicos y aplicaciones experimentales en humanos; es decir, todo lo que se ha hecho para establecer las pautas de una alimentaci√≥n sana y correcta.

Volviendo a la publicación anterior, esta se ha fijado el objetivo de examinar la correlación entre un conjunto de indicadores nutricionales y el estado de salud, y el uso de las llamadas dietas populares.

El proyecto involucr√≥ la participaci√≥n de la "Encuesta Continua de Ingesta de Alimentos por Individuos (CSFII) 1994-1996" con el fin de examinar la correlaci√≥n entre "dietas de moda" y "calidad nutricional"; los par√°metros de evaluaci√≥n fueron: el √ćndice de Dieta Saludable (HEI), el √ćndice de Masa Corporal (IMC) y los patrones de consumo.

Las dietas "prototipo" analizadas fueron vegetarianas (eliminaci√≥n de carnes, aves y pescado) y NO vegetarianas. Estos √ļltimos se han dividido a su vez en: baja concentraci√≥n de carbohidratos (<30%), media (30-55%) y alta (> 55%). Luego, dentro del que tiene un alto contenido en carbohidratos, los sujetos se vuelven a dividir en los que siguen la pir√°mide alimenticia (Pir√°mide Gu√≠a Alimentaria del USDA) y los que NO la usan (obviamente, esta es la pir√°mide en uso en 2001, sin embargo no demasiado diferente de la oficial contempor√°nea). Quienes siguieron este principio deb√≠an respetar un porcentaje de l√≠pidos <30% y consumir alimentos de acuerdo con las recomendaciones. Finalmente, el grupo que no respet√≥ la pir√°mide fue diferenciado en: bajo en grasas (<15%) y moderado (15% -30%). Para completar, tambi√©n se realiz√≥ una revisi√≥n de la literatura cient√≠fica.

La muestra de investigaci√≥n incluy√≥ a 10014 adultos, de 19 a√Īos o m√°s, que fueron analizados por CSFII (1994-1996).

Los resultados de CSFII indican que la calidad de la dieta (medida por HEI) apareció más alta en el grupo alto en carbohidratos con respecto a la pirámide (82,9) y más baja en el grupo bajo en carbohidratos (44,6).

La ingesta total de energía pareció menor para los vegetarianos (1606 kcal) y en el grupo alto en carbohidratos y bajo en grasas (1360 kcal).

En las mujeres, el IMC pareció más bajo en el grupo vegetariano (24.6) y en el grupo alto en carbohidratos y bajo en grasas (24,4). En los hombres, el IMC parecía más bajo para los vegetarianos (25.2) y en el grupo que se encontraba con la pirámide con una alta concentración de carbohidratos (25.2).

También se llevó a cabo una revisión extensa de la literatura, sugiriendo que la pérdida de peso es independiente de la composición de la dieta (porcentajes nutricionales). La moderación de la energía total es en cambio la variable "clave" asociada con la pérdida de peso a corto plazo.

NB. Esta √ļltima conclusi√≥n hay que tomarla con un grano de sal, ya que tanto el impacto metab√≥lico de los nutrientes, tanto la carga anab√≥lica de las comidas (gluc√©mico-insulina, tambi√©n ligada a las porciones), como el manejo temporal de la dieta, contribuyen al equilibrio. del peso corporal y la relaci√≥n entre la masa magra y la masa grasa

En √ļltima instancia, este estudio mostr√≥ que las dietas altas en carbohidratos con un contenido de grasa bajo o moderado tienden a ser menos cal√≥ricas que otras. Sin embargo, la menor ingesta de calor√≠as se atribuy√≥ a la dieta vegetariana. La calidad de la dieta, medida por HEI, fue m√°s alta en los grupos con alto contenido de carbohidratos y m√°s baja en los grupos con bajo contenido de carbohidratos. El IMC fue significativamente m√°s bajo en hombres y mujeres con una dieta alta en carbohidratos, mientras que se observaron IMC m√°s altos en sujetos con una dieta baja en carbohidratos.

Técnicas terapéuticas adelgazantes

Los métodos terapéuticos adelgazantes más recomendados son los menos intrusivos, a saber: el ajuste de los hábitos alimentarios y el aumento de la actividad física.

Al respecto, la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) sugiere una reducci√≥n en el consumo de alimentos procesados, ricos en grasas saturadas, az√ļcares y sal; adem√°s, recomienda moderar la ingesta cal√≥rica de la dieta y aumentar el nivel de actividad f√≠sica general. Tambi√©n es recomendable aumentar la ingesta de fibra diet√©tica para regular las deposiciones y modular la absorci√≥n nutricional.

Otros m√©todos de adelgazamiento incluyen el uso de ciertos medicamentos y suplementos que reducen el apetito, dificultan la absorci√≥n de ciertos nutrientes (grasas y az√ļcares) o reducen el volumen del est√≥mago.

Cirugía bariátrica

La cirug√≠a bari√°trica es una t√©cnica terap√©utica quir√ļrgica adelgazante y se utiliza exclusivamente en casos de obesidad severa. Se puede aplicar con dos procedimientos distintos: bypass g√°strico (bypass g√°strico) y banda g√°strica. Ambos son eficaces para moderar la ingesta de energ√≠a alimentaria al reducir el tama√Īo del est√≥mago; sin embargo, como no est√°n exentos de los riesgos de la cirug√≠a, su relevancia debe estimarse y examinarse previa consulta con un m√©dico.

Balón intragástrico

La inserción del balón intragástrico, también llamado BIB, es una técnica terapéutica adelgazante que utiliza el método endoscópico. En la práctica, a diferencia de la cirugía bariátrica, la instalación del BIB no requiere incisiones. Consiste en colocar una esfera de plástico, llena de solución fisiológica, en el interior del estómago para favorecer la sensación de saciedad. Al comer menos, los pacientes tienden a perder peso a corto o medio plazo.

Suplementos para adelgazar

Existe una amplia gama de productos de venta libre llamados "suplementos para bajar de peso". De hecho, los suplementos dietéticos (incluso si se usan ampliamente) no se consideran una opción correcta para perder peso.

Los hay de varios tipos y con mecanismos de acción muy distintos entre sí. Para obtener más información, es recomendable leer el artículo dedicado haciendo clic aquí.

A diferencia de los medicamentos, los suplementos diet√©ticos para bajar de peso se pueden comprar gratis, pero pocos de ellos parecen realmente efectivos a largo plazo. Ning√ļn suplemento diet√©tico tiene un efecto adelgazante sin un balance cal√≥rico intr√≠nsecamente negativo.

Medicamentos para bajar de peso

Todos requieren receta médica y su uso es extremadamente controvertido. Van desde quelantes (dificultan la absorción intestinal), hasta laxantes, hasta anfetaminas (que reducen la sensación de apetito). También en este caso, es recomendable leer más pinchando aquí.

Vendaje g√°strico virtual

La banda gástrica virtual es una forma de hipnosis. Esta estrategia tiene como objetivo sugerir la mente del paciente hasta que esté convencido de que siente un estrechamiento del estómago; en consecuencia, la ingesta de alimentos debe reducirse permitiendo que el sujeto pierda peso.

El vendaje virtual suele integrarse con un tratamiento psicol√≥gico orientado al manejo de la ansiedad y con hipnpopedia (memorizaci√≥n de sonidos, ruidos o frases durante el sue√Īo).

La investigación sobre el uso de la hipnosis como una técnica alternativa para el control del peso corporal ha llegado a la conclusión de que puede ser una solución alternativa o integradora a los métodos de pérdida de peso más clásicos.

En 1996 se observó que la terapia cognitivo-conductual (TCC), o terapia cognitivo-conductual, para la reducción de peso es más eficaz cuando se combina con hipnosis.

La Terapia de Aceptaci√≥n y Compromiso (ACT) tambi√©n es un enfoque de "atenci√≥n plena" (conciencia de los propios pensamientos, acciones y motivaciones) destinado a la p√©rdida de peso; en particular, en los √ļltimos a√Īos, esto ha demostrado una considerable utilidad terap√©utica.

Dieta Crash o La dieta Crash

¬ŅQu√© es la Dieta Crash?

La dieta Crash o Crash Diet es un sistema drástico de pérdida de peso corporal. En realidad, se trata de un ayuno realmente controlado, destinado a reducir el tejido adiposo en el menor tiempo posible. En las dietas de choque, la ingesta energética es igual o menor al 30% de la normocalórica.

Adem√°s de la r√°pida p√©rdida de peso, la otra caracter√≠stica √ļnica de la dieta de choque es el tiempo de aplicaci√≥n muy modesto. De hecho, la dieta de choque est√° dise√Īada para continuar durante un m√°ximo de una semana; por otro lado, tambi√©n es necesario especificar que existen (lamentablemente) diferentes variantes de dieta de choque.

En la práctica, las personas que no tienen el deseo, el tiempo o el dinero para llevar una dieta de pérdida de peso se enfrentan a microciclos semanales de dieta de choque que intentan reducir entre 2 y 8 gk en poco tiempo. La motivación, en general, no es de carácter saludable sino puramente estético.

¬ŅFunciona la dieta de choque?

Depende del objetivo fijado; si desea "quemar" una peque√Īa cantidad de grasa corporal en muy poco tiempo (como algunos atletas, pero a expensas del rendimiento), en teor√≠a deber√≠a funcionar. Sin embargo, si la p√©rdida de peso deseada es relevante, la dieta de choque se vuelve casi totalmente ineficaz, ya que NO es sostenible.

Efectos no deseados de la dieta de choque

La desnutrición, el hambre, el estrés y la deshidratación son efectos secundarios que surgen fácilmente incluso en las dietas de choque más generosas. Aquellos que consumen alcohol durante una dieta de choque corren el riesgo de empeorar la deficiencia de vitaminas, la deshidratación y la hipoglucemia.

Además, la mayoría de las personas que siguen una dieta de choque experimentan el llamado "efecto yo-yo" del peso, que es una fluctuación continua debido a la recuperación y pérdida de agua y grasa corporal entre la dieta y los períodos de compensación.

Con la drástica limitación del aporte calórico, al cabo de 1 o 2 días, el organismo tiende a bajar el metabolismo, frustrando (aunque sea parcialmente) el intento de adelgazar.

Adem√°s, en la mayor√≠a de los casos, los kilos que se pierden con la dieta de choque se componen principalmente de fluidos corporales y solo una peque√Īa parte del tejido adiposo.

En caso de que desee asociar la actividad deportiva con la dieta de choque, debe tener en cuenta el riesgo de agotamiento del tejido muscular.

También es necesario precisar que los intentos de hacer dieta (especialmente drásticos) también ejercen presión sobre la esfera psicológica y emocional de quienes las practican (probablemente ya sufriendo); no menos importante, la autoestima de las personas se ve comprometida después de cada restauración del peso original (efecto típico de la dieta de choque).

En conclusión, la dieta de choque representa el estereotipo de hábitos alimenticios poco saludables adoptados por sujetos potencialmente afectados (o en riesgo) de trastornos alimentarios.

Dieta para bajar de peso: ¬Ņbaja en carbohidratos o baja en grasas?

De una vez por todas, ser√≠a √ļtil comprender si las dietas de adelgazamiento, para ser efectivas, deben ser bajas en grasas o bajas en carbohidratos.

En realidad, la dieta que promueve la reducción de peso es simplemente menos energética que una dieta normal. A la luz del hecho de que tanto las grasas como los carbohidratos y las proteínas proporcionan calorías, la dieta para adelgazar debería limitar proporcionalmente los tres macronutrientes.

También existen diferencias bastante importantes con respecto al impacto metabólico de las diversas moléculas (incluso dentro de la misma categoría química).

Los carbohidratos generalmente se consideran los m√°s √ļtiles para el suministro de energ√≠a y son indispensables para algunos tejidos que no pueden utilizar grasas; por otro lado, tienen un efecto estimulante de la insulina bastante pronunciado (y por lo tanto tambi√©n engorda). Evidentemente, esta caracter√≠stica se ve acentuada por el abuso generalizado de la poblaci√≥n hacia los alimentos que los contienen (en su pa√≠s, especialmente la pasta). Cabe destacar tambi√©n que, entre los diversos tipos de carbohidratos, algunos son m√°s estimulantes (glucosa y dextrinas) y otros menos (fructosa y galactosa o pol√≠meros que los contienen); adem√°s, tambi√©n la complejidad molecular (forma polim√©rica o monom√©rica) juega un papel muy importante para la liberaci√≥n de insulina.

Lo mismo ocurre con las prote√≠nas y los l√≠pidos. Los primeros, que parecen "cadenas" reales, realizan muchas funciones biol√≥gicas; estos, una vez digeridos y absorbidos, var√≠an su impacto sobre la hormona de engorde (insulina) seg√ļn el tipo de amino√°cidos que los componen. Del mismo modo, los triglic√©ridos se diferencian en funci√≥n de los √°cidos grasos contenidos; estos, en el cuerpo humano, realizan (desde un punto de vista cuantitativo) principalmente la tarea de reserva de energ√≠a, llenando el tejido adiposo. Las prote√≠nas y las grasas requieren menos secreci√≥n de insulina que los carbohidratos, incluso si, en lo que respecta a los l√≠pidos, constituyen un sustrato de almacenamiento "listo para usar" (de la sangre, directamente a los adipocitos).

NB. El uso de amino√°cidos y l√≠pidos con fines energ√©ticos, en ausencia (o casi) de carbohidratos, determina la acumulaci√≥n de mol√©culas t√≥xicas llamadas cetonas. Estos, potencialmente da√Īinos para los tejidos del organismo, no deben estar presentes en cantidades excesivas y / o durante per√≠odos prolongados. Su efecto sobre el sistema nervioso es anorexig√©nico, por lo que a veces se induce deliberadamente su acumulaci√≥n en la sangre.

Un trabajo experimental de 2013, titulado "Dieta cetogénica muy baja en carbohidratos versus dieta baja en grasas para la pérdida de peso a largo plazo: un metanálisis de ensayos controlados aleatorios", intentó determinar cuál era la estrategia nutricional más adecuada para la pérdida de peso. .: el bajo en carbohidratos (cetogénico) o el bajo en grasas.

El metaanálisis buscó verificar si los sujetos que realizaron VLCKD (<50 g de carbohidratos por día) y los sujetos que se sometieron a una dieta baja en grasas (LFD, <30% de energía total) lograron y mantuvieron la pérdida de peso y la reducción de los factores de riesgo cardiovascular. a largo plazo.

En agosto de 2012, de las fuentes bibliográficas: MEDLINE, CENTRALE, ScienceDirect, Scopus, Lillà, SciELO, ClinicalTrials.gov y bases de datos de literatura científica, los estudios con las características deseables para el metaanálisis en cuestión. Estos requisitos son: aleatorización y muestra de adultos que se han sometido a VLCKD o LFD (con 12 meses o más de seguimiento).

El parámetro principal del estudio fue la evaluación del peso corporal; los secundarios en su lugar: TG (triglicéridos), colesterol HDL (HDL-C), colesterol LDL (LDL-C), presión sistólica y diastólica, glucemia, insulinemia, niveles de HbA1c (hemoglobina glucosilada) y proteína C reactiva.

En el an√°lisis general, cinco de los trece estudios revelaron resultados significativos.

Los sujetos que siguieron VLCKD experimentaron una disminución en el peso corporal (1415 sujetos), una disminución en TG (1258 pacientes) y una disminución en la presión diastólica (1298 individuos); mientras que hubo un aumento en el colesterol HDL (1257 pacientes) y el colesterol LDL (1255 individuos).

Se encontr√≥ que, a largo plazo, las personas con VLCKD lograron una mayor p√©rdida de peso que aquellas con LFD; en √ļltima instancia, VLCKD puede considerarse una herramienta potencial en la lucha contra la obesidad.

Con datos en la mano, la dieta cetog√©nica te permite adelgazar no solo a corto, sino tambi√©n a largo plazo; Sin embargo, ¬Ņdistorsionar su dieta para permitirle perder peso es realmente la elecci√≥n correcta? Probablemente no.

En cambio, sería deseable que las personas se mantuvieran saludables mediante una dieta equilibrada. Por otro lado, en condiciones de obesidad y enfermedades metabólicas, el aspecto prioritario está vinculado solo a la pérdida de peso (a menudo, incluso de forma urgente).

Bajar de peso bebiendo

Los efectos sobre la pérdida de peso relacionados con la ingesta de agua han sido objeto de algunas investigaciones científicas.

Los científicos que trabajan en esta investigación utilizaron la evidencia obtenida para respaldar la hipótesis de que aumentar la ingesta de agua en la dieta (con o sin comidas) puede promover la pérdida de peso junto con otros determinantes, como ciertos planes de dieta y actividad física.

A decir verdad, los dietistas han apoyado esta suposici√≥n durante muchos a√Īos, incluso antes de que fuera confirmada por publicaciones cient√≠ficas.

Regulación del agua y la energía

Las razones que apoyan la hipótesis de que beber mucha agua con las comidas puede promover la pérdida de peso junto con una dieta baja en calorías son diferentes.

De hecho, beber agua antes de comer promueve la supresi√≥n del apetito. No requiere la ingesta de otras sustancias y es un m√©todo completamente seguro. Aunque puede definirse como un remedio popular en uso durante muchos a√Īos, tambi√©n recomendado por dietistas, solo recientemente ha sido sometido a un proceso cient√≠fico aleatorio y controlado para verificar sus efectos reales. Ve√°moslos con m√°s detalle:

  • Un estudio de 2008 concluy√≥ que beber agua se asocia con la p√©rdida de peso en mujeres con sobrepeso independientemente de la dieta y la actividad f√≠sica.
  • Un estudio de 2010 concluy√≥ que las personas que consumen dos tazas (500 ml) de agua antes de comer, absorben entre 75 y 90 kcal menos.
  • Un estudio de 2011 de ni√Īos obesos concluy√≥ que beber agua era significativo en el gasto de energ√≠a en reposo.
  • Un estudio de 2011 realizado en adultos de mediana edad y ancianos (40 a√Īos o m√°s) administr√≥ 500 ml de agua 30 'antes de una comida 3 veces al d√≠a durante 12 semanas; En este experimento se encontr√≥ que los individuos perdieron 2 kg de peso corporal en comparaci√≥n con el grupo de control.
  • Un estudio de 2013 en el que participaron entre 18 y 23 adultos concluy√≥ que se produjo una reducci√≥n del peso corporal con 500 ml de agua administrados 3 veces al d√≠a durante 8 semanas.
  • Una revisi√≥n de 2013 concluy√≥ que reducir el peso corporal y mantener la p√©rdida de peso puede beneficiarse de un aumento de agua en la dieta.

Agua y termorregulación

Un estudio revel√≥ que beber 500 ml de agua aumenta la tasa metab√≥lica en un 30% despu√©s de 30-40 minutos, con una respuesta termog√©nica total de 24 kcal. Aproximadamente el 40% del efecto termog√©nico se determina calentando el agua de 22 a 37 ¬į C. Sin embargo, un estudio posterior de 2006 sugiri√≥ que beber 500 ml de agua a 3 ¬į C provoca un aumento del gasto energ√©tico del 4,5% durante 60 '.

Cambios en el agua y la dieta

Una investigación de Barry Popkin et al. demostró que las personas que beben mucha agua comen más verduras y frutas, beben menos bebidas azucaradas y consumen menos calorías totales. La razón de la menor ingesta de bebidas azucaradas es que a menudo reemplazan al agua en la dieta ordinaria; beber agua anula la sensación de sed y por tanto no se percibe la necesidad de beber bebidas azucaradas.

El aumento del consumo de agua, la sustitución de bebidas azucaradas por bebidas energéticas gratuitas y el consumo de alimentos ricos en agua (como frutas y verduras) con una densidad energética relativamente menor pueden ayudar a controlar el peso.

Bajar de peso con cigarrillos

Es una opini√≥n com√ļn que fumar cigarrillos conduce a la p√©rdida de peso. ¬ŅEs esto cierto o es un error colectivo?

El consumo de tabaco se ha asociado con la supresión del apetito desde la época precolombina, cuando los indígenas estadounidenses lo consumían.

Desde el siglo XX, las empresas tabacaleras han utilizado estas correlaciones entre delgadez y tabaquismo durante décadas en sus anuncios, especialmente los dirigidos a las mujeres, empujándolas claramente hacia problemas psiquiátricos con la imagen corporal. Por tanto, desde un punto de vista cultural, el vínculo entre el tabaquismo y la pérdida de peso está profundamente arraigado; sin embargo, no está claro cuántas personas comenzaron (o continuaron) fumando debido a preocupaciones sobre su peso. La investigación científica y estadística revela que las adolescentes caucásicas y mujeres, propensas a problemas de peso, son particularmente propensas a fumar.

Aunque se sabe que los fumadores experimentan un mayor control sobre su apetito, no se ha demostrado que los fumadores sean capaces de perder peso o mantener un peso saludable mejor que los no fumadores.

Nicotina y control de peso

Aunque se desaconseja fumar por sus numerosos efectos negativos para la salud, la nicotina puede considerarse un supresor del apetito e influye en los hábitos alimenticios al moderar la ingesta de calorías.

Un estudio que investiga los efectos de la nicotina sobre el apetito ha demostrado que los efectos de la nicotina incluyen: aumento de la presión arterial, frecuencia cardíaca y motilidad gástrica, y disminución de la ingesta de alimentos. Las interacciones mediadas por la nicotina en la conducta alimentaria involucran principalmente neuronas autónomas, sensoriales y entéricas.

En términos de supresión del apetito, el chicle de nicotina parece tener efectos similares a los de los cigarrillos y algunas personas lo usan para controlarlo.

La nicotina puede reducir los niveles de insulina en sangre, que es responsable de los antojos de alimentos azucarados. Adem√°s, los efectos de la nicotina sobre la adrenalina y los m√ļsculos del est√≥mago suprimen temporalmente el apetito. Otros estudios han demostrado que los fumadores experimentan un mayor gasto energ√©tico debido a una mayor tasa metab√≥lica. La nicotina tambi√©n tiene un cierto efecto diur√©tico que provoca una reducci√≥n de las concentraciones de calcio en sangre.

Existe mucha controversia sobre la incidencia de sobrepeso entre fumadores y no fumadores. Algunas investigaciones han informado que los fumadores (a largo plazo y en la práctica en el momento de las encuestas) pesan menos que los no fumadores y parece menos probable que aumenten de peso con el tiempo. Por el contrario, otros estudios en jóvenes no han mostrado correlación entre la pérdida de peso y el tabaquismo. Es posible que, aunque existe una conexión entre la nicotina y la supresión del apetito, esta reacción se enfatiza menos en los fumadores crónicos. En algunas investigaciones, se ha demostrado que la edad es un factor agravante. Por tanto, la relación causal entre los efectos fisiológicos de la nicotina y los resultados epidemiológicos sobre el peso entre fumadores y no fumadores todavía no se ha establecido explícitamente.

La adicción al tabaco y la percepción del control de peso entre los adolescentes

Si bien la mayoría de los adultos no fuman para perder peso, los estudios estadísticos han demostrado que la asociación entre el consumo de tabaco y el deseo de controlar el peso afecta el comportamiento de los fumadores jóvenes. La investigación en cuestión revela que las adolescentes que buscan una figura corporal más delgada tienen más probabilidades de comenzar a fumar. Además, aquellos que ya están involucrados en conductas de riesgo para perder peso están más involucrados.

A√ļn con respecto a las mujeres fumadoras, otras investigaciones han tenido en cuenta cualquier correlaci√≥n con la etnia. Hasta hace muy poco, los estudios mostraban que las mujeres blancas j√≥venes son m√°s propensas que otras a fumar para bajar de peso. En este sentido, la publicidad de determinadas marcas de cigarrillos ha tenido una importancia considerable.

Durante la √ļltima d√©cada, el asunto se ha explorado m√°s a fondo. Se ha observado que aunque las mujeres blancas son m√°s propensas a fumar para bajar de peso, los hombres y otras etnias tambi√©n se ven afectados por esta actitud potencialmente da√Īina. Se encontr√≥ que en todos los grupos √©tnicos, la preocupaci√≥n por el peso y la percepci√≥n negativa de la imagen corporal juega un papel fundamental en la decisi√≥n de fumar. Sin embargo, cabe se√Īalar que la relaci√≥n entre el peso y el tabaquismo entre los j√≥venes es estad√≠sticamente significativa predominantemente en grupos de poblaci√≥n blancos o mixtos.

En el pasado, los estudios han demostrado que las adolescentes ven la pérdida de peso o el control del peso como aspectos positivos del tabaquismo. De manera más general, las mujeres jóvenes interesadas en perder peso, y especialmente las que ya utilizan técnicas de control de peso poco saludables, tienen un mayor riesgo de comenzar a fumar que otras.

Pérdida de peso y economía

El mercado de productos destinados a mejorar, acelerar, hacer que la pérdida de peso sea menos costosa, más confiable y menos dolorosa, es extremadamente amplio.

Estos productos / servicios son de diversos tipos e incluyen libros, DVD, CD, cremas, lociones, píldoras, anillos y aretes, envolturas, cinturones o cinturones, gimnasios, entrenadores personales, entrenadores personales, grupos colectivos de adelgazamiento, alimentos y complementos alimenticios. .

En 2008, se gastaron entre $ 33 y $ 55 mil millones en productos y servicios para bajar de peso en los Estados Unidos, incluidos procedimientos m√©dicos, medicamentos y centros de adelgazamiento; estos √ļltimos se mueven entre el 6 y el 12% de la cuota total mencionada. Se gastaron m√°s de $ 1,6 mil millones en suplementos, y alrededor del 70 por ciento de los intentos de p√©rdida de peso de los estadounidenses fueron aut√≥nomos.

En 2009, en Europa Occidental, las ventas de productos para bajar de peso por sí solas (excluidos los medicamentos recetados) superaron los 1,4 millones de dólares.

Bajar de peso: programas en línea

La preocupación por la propia imagen corporal está cada vez más extendida entre la población en general. Mujeres, hombres, jóvenes, adultos e incluso algunos ancianos la padecen. El defecto más percibido es la gordura y, por ello, el negocio del adelgazamiento está sumamente desarrollado y rentable. Por otro lado, una gran parte de la población occidental realmente necesita adelgazar, ya que padece obesidad y las llamadas "enfermedades del bienestar".

Los programas de p√©rdida de peso en l√≠nea (Internet) son "protocolos" de dieta y deportes acu√Īados para ayudar a los participantes a perder peso o posiblemente a mejorar su estado f√≠sico general.

Estos programas incluyen asistencia que cubre todos los elementos necesarios para la pérdida de peso tales como: establecimiento de metas, seguimiento del progreso, organización de comidas, planificación de entrenamientos y el apoyo de un entrenador personal o un entrenador personal.

Los programas de p√©rdida de peso en l√≠nea son generalmente interactivos y brindan al usuario informaci√≥n sobre: ‚Äč‚Äčdieta, rutinas de ejercicio, planificaci√≥n de comidas y estado de metas; en la pr√°ctica, gestiona la retroalimentaci√≥n entre la persona y el programa.

Por lo general, es necesario completar un cuestionario con mucha información antes de iniciar el proyecto, con el fin de estimar todas las variables necesarias. Esta es información como: tendencias alimentarias, niveles generales de condición física y objetivos.

Los programas de p√©rdida de peso en l√≠nea brindan un plan de alimentaci√≥n y ejercicios personalizados. Otra caracter√≠stica es el uso de herramientas web para identificar mejoras hipot√©ticas y registrar informaci√≥n sobre entrenamiento y dieta. La idea b√°sica es monitorear la actividad diaria, ya que es posible lograr mejores resultados con el objetivo de completar gradualmente peque√Īos pasos. El precio de los programas de p√©rdida de peso en l√≠nea var√≠a y var√≠a significativamente, desde los m√°s simples hasta otros dise√Īados por celebridades del deporte o del fitness. Tambi√©n hay programas gratuitos pero, si bien generalmente brindan acceso a herramientas espec√≠ficas, generalmente no cuentan con planes personalizados.

Los programas de adelgazamiento en línea suelen contener algunos de estos elementos:

  • Lista de compras semanal
  • Rutina de entrenamiento y dieta
  • Apoyo regular de un entrenador (algunos con apoyo las XNUMX horas del d√≠a)
  • Seguimiento peri√≥dico del progreso
  • Video de entrenamiento
  • Calendario de entrenamiento

En un estudio de un a√Īo publicado en el Journal of the American Medical Association, los participantes en un programa de p√©rdida de peso en l√≠nea (no especificado) demostraron m√°s del doble de p√©rdida de peso que otros participantes en un programa tradicional (no especificado).

Se ha demostrado que las personas que han utilizado el programa de p√©rdida de peso en l√≠nea durante 18 meses tambi√©n han podido mantener la p√©rdida de peso de manera significativa. Muchos otros estudios muestran que los programas de p√©rdida de peso en l√≠nea son muy √ļtiles para ayudar a las personas a mantener los resultados a largo plazo.

En otro estudio, un grupo de 250 personas perdió peso en el transcurso de 6 meses y mantuvo el resultado durante los siguientes 12 meses.

El costo moderado junto con la falta de la necesidad de reunirse regularmente con un nutricionista y / o entrenador personal (variables emocionales, tiempo, etc.) hacen que los programas de pérdida de peso en línea sean mucho más sostenibles. La necesidad de actualizar constantemente el peso y otras medidas parece ayudar a crear conciencia entre los usuarios y ayudarlos a administrar el mantenimiento durante un período más largo. Muchos conocimientos también muestran que, en promedio, los participantes en los programas de pérdida de peso en línea mejoran a medida que aumenta su experiencia con la herramienta.

No es sorprendente que recientemente haya habido un aumento de empresas que solo se ocupan de programas en línea para bajar de peso.

¬ŅLa p√©rdida de peso envenena el cuerpo?

Puede parecer extra√Īo, pero entre los innumerables beneficios que, en caso de sobrepeso, trae consigo el adelgazamiento, tambi√©n existe un peligro para la salud. De hecho, varios estudios han demostrado c√≥mo la p√©rdida de peso corporal, tras una dieta hipocal√≥rica o una cirug√≠a bari√°trica, provoca un aumento de las concentraciones plasm√°ticas de sustancias t√≥xicas.

Muchos contaminantes ambientales, por ejemplo dioxina, la DDT y sus productos de degradaci√≥n, laesaclorobenceno, los bifenilos policlorados y varios otros contaminantes org√°nicos persistentes (COP) - son mol√©culas lipof√≠licas; significa que est√°n relacionados con los l√≠pidos (grasas) y son capaces de disolverse en ellos.

Una vez introducidas en el cuerpo humano estas sustancias se metabolizan con extrema dificultad (el metabolismo hep√°tico de los xenobi√≥ticos tiende a incrementar su solubilidad en agua para permitir su eliminaci√≥n urinaria, pero lamentablemente el h√≠gado no cuenta con enzimas efectivas para la eliminaci√≥n de COP). Importantemente, los contaminantes tienden a acumularse, depositandosi preferenzialmente en el tejido adiposo. Por tanto, al adelgazar, junto con los √°cidos grasos almacenados en el tejido adiposo en forma de triglic√©ridos, tambi√©n se libera la cantidad de contaminantes almacenados en los adipocitos.

El argumento tambi√©n puede verse a la inversa, en el sentido de que uno de los efectos negativos de la obesidad es aumentar el dep√≥sito de contaminantes org√°nicos persistentes en el organismo. Si bien la abundancia de tejido adiposo protege en caso de intoxicaci√≥n aguda por COP, al mismo tiempo, al conservar las sustancias en el organismo durante mucho tiempo, contribuye a aumentar su toxicidad cr√≥nica. No es sorprendente que estudios recientes sugieran c√≥mo estos contaminantes se relacionan con las disfunciones metab√≥licas asociadas a la obesidad, activando un fenotipo inflamatorio en el tejido adiposo. Entonces, m√°s que una excusa para no perder peso, la pregunta debe entenderse como una raz√≥n m√°s para no engordar.

Luego est√° la otra cara de la moneda, aquella por la que ser√≠a la misma exposici√≥n a contaminantes org√°nicos persistentes para promover la obesidad. Tal efectodijo obes√≥geno, ser√≠a significativo durante etapas particulares de la vida, que son las del desarrollo (desde el per√≠odo prenatal hasta el final de la pubertad); aunque se plantea la hip√≥tesis de un efecto epigen√©tico de estos contaminantes, el mecanismo de acci√≥n obesog√©nico relacionado a√ļn no se ha dilucidado.

A√Īade un comentario de Dieta para adelgazar, adelgazar y adelgazar
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.