Deshazte del resentimiento

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Deshazte del resentimiento

Última actualización: 26 de junio de 2015

Cuando sentimos rencor, también sentimos dolor reprimido e ira, que lleva mucho tiempo desde que ocurrió lo que todavía nos resiente ahora.. Nos despegamos de lo que ha pasado o de lo que podría pasar en el futuro y permanecemos siempre en la misma situación, que parece no cambiar nunca.

“Le tengo rencor a mi hermana, porque cuando la necesité, ella no se preocupó por mí, no le importó y no le importó lo que hice”, “Lo tengo con mi pareja, porque un año Hace no consulté antes de tomar esa importante decisión”.



Eliminamos el interés por la otra persona y nos aseguramos de que no nos importe lo que haga o diga. Sin embargo, no podemos eliminar el sentimiento de frustración, enfado, impotencia o dolor por lo que nos ha ofendido..

Cuando sentimos un rencor o resentimiento, seguimos teniendo ese sentimiento, como la propia palabra sugiere, “re-sentir”. Es un pequeño cajón donde guardamos el dolor y la ira reprimidos, no procesados, sino acumulados en el tiempo y que, si no tenemos cuidado, puede seguir creciendo como un monstruo que se abre camino en nuestro interior y se hace cada vez más grande.

Generalmente, quien siente rencor o rencor al principio no está en las condiciones idóneas para comprender, resolver u olvidar, ya que es una emoción muy negativa a nivel social..

El resentimiento, sin embargo, como cualquier otra emoción, tiene un origen y una razón de ser que nos permiten comprenderlo y que sirven para señalar la presencia de un problema o dificultad que luchamos por resolver.

Siente y vuelve a sentir

El resentimiento surge cuando tenemos una experiencia frustrante y perturbadora por la cual no expresamos nuestro dolor o ira. Por ello, las personas que sienten rencor o resentimiento suelen ser hipersensibles, experimentan el dolor y la ira con mucha intensidad al no haber aprendido a manifestarlos adecuadamente..



Así, poco a poco, la ira y el dolor se acumulan y luego se vuelven exagerados y desproporcionados.

El dolor y la ira que habitan en nuestro interior crecen cada vez más hasta convertirse en una especie de monstruo que se aprovecha de nosotros.. Todos sabemos que todo lo que no se expresa y metaboliza se vuelve tóxico y crónico.

Ante la presencia constante del resentimiento, vale la pena preguntarse cuál es nuestra opinión sobre nosotros mismos al sentir esta ira reprimida, ya que nos ayudará a descubrir cómo la estamos procesando.

Podemos evaluarnos a nosotros mismos de muchas maneras, algunas nos ayudarán a resolver el rencor, pero otras, como el autodesprecio o la subestimación de nosotros mismos, solo harán que el rencor empeore..

Si, además del dolor y la ira, nos culpamos a nosotros mismos, podemos sentirnos "malas personas" que no merecen ser amadas ni ayudadas. Esto inevitablemente compromete la autoestima..

En consecuencia, para evitar que aparezca el resentimiento, las estrategias más efectivas son: saber enfadarse de una “manera correcta” y, sobre todo, reconocer y expresar el dolor que se siente.

Si tenemos en cuenta que la mayoría de nosotros no sabemos o no hemos tenido la oportunidad de aprender a expresar nuestro enfado de la forma correcta e incluso hacia dónde dirigir la energía de esta emoción, entonces es normal que se creen más problemas que soluciones. .

Cuando nos enojamos, generalmente es porque nuestras expectativas han ido más allá de la realidad.. En consecuencia, debemos tener en cuenta que estamos produciendo un aumento de energía para tener más fuerza y ​​solucionar el problema que nos ha estado molestando. La pregunta es cómo y cuánto expresamos esta molestia.


Esto, junto con el acto de comunicar nuestro dolor sin reprocharnos, hará que el resentimiento no crezca en nosotros.


Sin embargo, si no podemos evitar que aparezca el resentimiento, debemos observar y cambiar nuestro pensamiento sobre cuánto nos ha dolido.. En lugar de menospreciar a nuestra persona, debemos darnos la oportunidad de transmitir cómo nos sentimos y qué necesitamos, así nos damos cuenta de que estamos heridos y enojados y podemos comunicárselo a la persona en cuestión de manera adecuada.


Se trata de ser conscientes de lo que está pasando e identificar cómo nos sentimos, en lugar de actuar automáticamente, así como entender que no todos pueden darnos lo que hemos pedido o necesitamos, no solo por las circunstancias, sino también porque muchas veces no expresamos claramente nuestras necesidades.

Añade un comentario de Deshazte del resentimiento
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.