close
    search Buscar

    Deja de dar explicaciones a los que no escuchan razones.

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Hay situaciones en las que necesitamos dar explicaciones. Hay otras situaciones en las que no es necesario. ¡Es así de simple! Conocer la diferencia le ayudará a evitar un estrés innecesario. No siempre es necesario justificar nuestras decisiones, comportamientos, actitudes o formas de ser. Quienes realmente nos aman nos respetan. Y quienes no están abiertos a escuchar razones probablemente nunca cambien de opinión. Una sociedad que tiene un canon para todo crea la necesidad de justificarnos, como si ser diferentes fuera malo en sí mismo. Esta presión social nos hace sentir inadecuados y nos empuja a explicar todo lo que hacemos Por supuesto, hay situaciones en las que tenemos que explicar nuestras decisiones y comportamientos. Es importante que las personas que nos rodean comprendan por qué hemos elegido un camino sobre otro. Pero cuando estas personas no están abiertas a explicaciones, si no adoptan una actitud abierta al diálogo sino que asumen el papel de jueces, tenemos derecho a no dar explicaciones. Ofrecer explicaciones en estos casos sería como intentar vaciar el mar con una cuchara, porque nuestras razones serían desatendidas, de hecho, debemos tener en cuenta que en muchos casos la necesidad de explicar proviene de nuestra inseguridad. Cuando tratamos de justificarnos sin que nos pregunten, lo que estamos haciendo quizás es simplemente intentar convencernos de que nuestras decisiones fueron las más correctas; en otros casos, nos justificamos por miedo a lo que dirán los demás, porque estamos demasiado apegados a nosotros mismos. el juicio de los demás. En este caso, tenemos miedo de ser rechazados o excluidos y sentimos la necesidad de explicar nuestras decisiones.

    3 situaciones en las que no se deben dar explicaciones

    1. Cuando la persona que tiene enfrente asume el papel de juez. En estos casos, la persona no está interesada en comprender, solo quiere criticarte. Por lo tanto, se aplica la regla de que todo lo que diga o haga será usado en su contra. No trates de justificarte en estos casos porque lo harías en vano.
    2. Cuando la persona no asume una actitud abierta al diálogo. Si notas que tu interlocutor es cerrado en sus argumentos y no se muestra flexible a otras ideas, probablemente sea porque no quiere escuchar tus argumentos y no podrás cambiar su idea preconcebida.
    3. Cuando el problema no le concierne realmente. Hay personas que cuestionan tus elecciones de vida y tu forma de ser, sin ningún derecho. Son esas personas que te preguntan cuándo vas a tener un bebé, por qué aún no estás casada o no estás buscando un nuevo trabajo. Estas preguntas esconden ideas preconcebidas que no podrás cambiar, porque en realidad lo que quieren estas personas es solo imponer su visión de cómo debe ser la vida. Un mal sabor de boca, así que lo mejor es seguir adelante tan pronto como sea posible. posible.

    ¿Cómo detener a esta gente?

    - Sea consciente de sus derechos. En primer lugar, es importante comprender que tiene todo el derecho a no dar explicaciones si no quiere. Si sus decisiones y comportamientos no interfieren con los de otras personas, no tiene que justificarse.
    - Pon límites. Es fundamental que las preguntas incómodas no den lugar a discusiones. Por tanto, es necesario aprender a poner límites de forma diplomática. Por ejemplo, si alguien le pregunta cuándo casarse, puede responder que actualmente tiene otras prioridades en la vida. De esta forma evitarás herir la sensibilidad de la persona y, al mismo tiempo, tener que dar explicaciones que probablemente no entendería.
    - Di gracias. Cuando te dan un consejo que no pediste y, en cierto sentido, requiere una explicación tuya, una buena estrategia es simplemente decir "gracias". Podrías decir: "Aprecio tu consejo, pero me siento bien de esa manera". De esta forma te alejarás de tu interlocutor y cerrarás el tema.
    - Cambiar el tema. Algunas personas no comprenden la diplomacia y continúan ahondando en nuestra vida personal. En estos casos, una buena estrategia para superar con éxito la situación es cambiar de tema. La opción más efectiva suele ser hacer una pregunta completamente diferente a un tema que le interese a tu interlocutor, así le harás entender que ya no quieres hablar de ese tema.
    • 25-
    Añade un comentario de Deja de dar explicaciones a los que no escuchan razones.
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.