Daño del tabaquismo: ¿Pueden proteger las dietas y los suplementos?

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

Premisa fundamental

La importancia indispensable de dejar de fumar

Antes de analizar la utilidad protectora de las dietas y suplementos frente al daño del tabaquismo, es necesario hacer una premisa.


No existen dietas, medicamentos o suplementos capaces de ofrecer una protección absoluta contra los daños del tabaquismo.
La única estrategia eficaz, y siempre aconsejable, para protegerse del daño del tabaquismo es dejar de fumar.


Esta premisa es esencial por decir lo menos, ya que, según algunos estudios, los fumadores que toman regularmente suplementos multivitamínicos tienden a sentirse de alguna manera más protegidos de los daños del tabaquismo; como resultado, reducen el compromiso de dejar de fumar y tienden a consumir más cigarrillos.


Esta actitud tiende a anular cualquier beneficio (hipotético) ofrecido por los "suplementos antitabaco" habituales, empeorando la salud del fumador en lugar de mejorarla.

Si entonces la ingesta de estos productos también se convierte en un expediente para reducir el compromiso en el consumo de frutas y hortalizas, es evidente que, aunque de forma indirecta, su ingesta es particularmente perjudicial para la salud del fumador.

Entonces, resumiendo:

  • En primer lugar, debes dejar de fumar.; el médico tratante puede proporcionar una descripción general de las estrategias más efectivas a este respecto, ayudando al paciente en el proceso (a menudo difícil) de dejar de fumar;
  • Si no puede dejar de fumar es aún más importante tratar de controlar su dieta con la ayuda de un profesional; las estadísticas revelan que los fumadores son más propensos a adoptar hábitos alimenticios incorrectos, que de hecho tienden a agravar los daños del tabaquismo;
  • Si no puede optimizar su dieta y / o si su médico o nutricionista lo considera oportuno., se puede considerar tomar un suplemento multivitamínico / antioxidante o un producto específicamente formulado contra los daños del tabaquismo.
  • Si decide tomar un suplemento contra los daños causados ​​por fumar siempre hay que recordar que:
    • los beneficios que ofrecen estos productos son cuestionables y en cualquier caso limitados (no todos los estudios coinciden en su utilidad y, en algunos casos, algunas vitaminas únicas en dosis altas pueden ser peligrosas);
    • la ingesta de estos suplementos no debe ofrecer una sensación ilusoria de protección frente a los daños del tabaquismo; quien los contrate debe tener en cuenta que los beneficios son limitados en cualquier caso y que, para proteger su salud, deben en primer lugar limitar el número de cigarrillos fumados (o mejor aún, dejar de fumar por completo);
    • la ingesta de estos suplementos no debe sustituir el consumo de una dieta variada y equilibrada; Se deben hacer todos los esfuerzos razonables para optimizar su dieta antes de tomar un suplemento.

Dieta contra los daños del tabaquismo

Fumar tiende a incrementar las necesidades nutricionales de algunas vitaminas y antioxidantes en general; particularmente:



  • Vitamina C: es la vitamina más preciada para los fumadores, ya que el organismo la consume para neutralizar los radicales libres introducidos por el humo del cigarrillo. No es sorprendente que los fumadores tengan una necesidad de vitamina C 2-3 veces mayor que los no fumadores (los fumadores deben tomar al menos 200 mg de vitamina C por día).
    Los alimentos más ricos en vitamina C son de origen vegetal; entre los más conocidos y consumidos, recordamos naranjas, limones, pomelos, kiwis, piña, fresas, tomates, brócoli, coliflor, repollo, repollo y lechuga.
    Una dieta caracterizada por el consumo de al menos 4 porciones de verduras frescas de temporada al día (2 de frutas y 2 de verduras) es, en promedio, capaz de satisfacer incluso las crecientes necesidades de vitamina C de los fumadores. Además, aporta al organismo muchas otras vitaminas, sales minerales y antioxidantes polifenólicos que, al igual que la vitamina C, son utilizados por el organismo para combatir los radicales libres generados por el tabaquismo.
  • acido folico: es otra vitamina importante para los fumadores; similar a C, se encuentra en alimentos vegetales frescos, como guisantes, frijoles, tomates, naranjas y vegetales de hojas verdes.
    Al igual que la vitamina C, el ácido fólico se ve afectado negativamente por el efecto de la luz y especialmente las altas temperaturas. Por esta razón, es preferible consumir aproximadamente la mitad de las porciones diarias de verduras crudas; batidos y centrifugado deben consumirse rápidamente después de la preparación.
  • carotenoides y vitamina E: importantes por su función antioxidante, están generosamente contenidos en vegetales de color rojo anaranjado (carotenoides), semillas oleaginosas y aceites relacionados (vitamina E).
    Los aceites vegetales (evo, maíz, avellana, nuez y similares, evitando los tropicales) aún deben consumirse con moderación, ya que un consumo excesivo favorece el sobrepeso. En este sentido, tenga en cuenta que el exceso de grasa corporal amplifica el daño del tabaquismo y que, por ello, la dieta del fumador también debe ser sobria y libre de excesos;
  • La vitamina D: en los últimos años, los investigadores han prestado especial atención a esta vitamina, reconociéndola como un papel cada vez más importante para la salud. Los beneficios de la vitamina D también serían importantes para los fumadores, dado su papel antiinflamatorio y protector contra las enfermedades pulmonares relacionadas con el humo.
    La mayoría de las necesidades de vitamina D se satisfacen con la exposición al sol; en ausencia de enfermedades hepáticas o renales, de hecho, el cuerpo es capaz de sintetizar la vitamina D que necesita por sí mismo a través de la exposición de la piel al sol.
    Para los fumadores, por tanto, la exposición al sol sería especialmente importante, siempre que se produzca de forma progresiva, evitando las quemaduras solares y se apoye en una dieta rica en antioxidantes.
    En cuanto a los alimentos ricos en vitamina D, se mencionan algunos pescados grasos (salmón, caballa y arenque), yema de huevo, hígado, aceites de pescado (especialmente aceite de hígado de bacalao) y alimentos enriquecidos artificialmente.
  • Omega 3: el pescado y el aceite de pescado también son muy importantes por su generoso aporte de ácidos grasos esenciales de la serie omega-3. Estos nutrientes, por su actividad antiinflamatoria, hipotensiva y protectora a nivel cardiovascular, son nutrientes muy importantes para la salud del fumador. Su adecuada ingesta está garantizada por el consumo de 2-3 raciones de pescado a la semana y, en parte, por el consumo de frutos secos y algunos aceites vegetales particulares (como el de semillas de cáñamo).

La Dieta del Fumador es, por tanto, similar a la recomendada normalmente para la población general, aunque se requiere una mayor y más rigurosa adherencia.



Suplementos contra los daños del tabaquismo.

Premisa

Habiendo comprobado las mayores necesidades de algunos nutrientes y demostrado el papel beneficioso en la protección de la salud de los fumadores (de hecho, existe una correlación evidente entre los niveles bajos de antioxidantes en plasma y un mayor riesgo de enfermarse por enfermedades relacionadas con el tabaquismo), varios estudios han Trató de comprender si una integración específica podría representar un baluarte válido contra los daños del tabaquismo.

Como sugiere la lógica, aislar un solo nutriente de los innumerables presentes en los alimentos y administrarlo solo en forma concentrada puede ser poco eficaz, inútil o incluso peligroso. Las vitaminas y antioxidantes presentes en los alimentos actúan en conjunto para ejercer una función protectora global, que no se puede atribuir a un solo nutriente en particular.

Entre los años 90 y principios de los 2000, por ejemplo, se intentó evaluar la eficacia protectora de la suplementación con betacaroteno y vitamina E para prevenir el cáncer de pulmón; un gran estudio de población reveló una eficacia sustancialmente nula para la vitamina E, e incluso un posible efecto negativo del betacaroteno en los fumadores.

En general, varios estudios han demostrado que si un nutriente es beneficioso para la salud del fumador cuando proviene de una dieta equilibrada y variada, se asume mucho menos que se beneficie incluso cuando proviene de un complemento alimenticio en forma aislada.

¿Qué suplemento?

Un suplemento contra el daño del tabaquismo debería proporcionar, más que un solo nutriente en forma concentrada, una mezcla de sustancias útiles para la salud del fumador.


En el frente de las vitaminas, en primer lugar, debe proporcionar las dosis adecuadas de aquellas vitaminas para las que el riesgo de deficiencia es mayor; como hemos visto, debería ser una fuente generosa de Vitamina C, con buenas cantidades de Vitamina D, Vitamina E, ácido fólico y vitamina B12.


A continuación, debe proporcionar una matriz antioxidante de origen vegetal, como extractos de cítricos, plantas medicinales o algas, o una mezcla de antioxidantes (incluidos, por ejemplo, resveratrol, ácido lipoico, N-acetilcisteína, melatonina, polifenoles y bioflavonoides).

El papel de los omega tres también es muy importante para quienes no ingieren cantidades adecuadas de pescado.

Además de la vitamina C y D, la mayor evidencia sobre el posible papel protector para la salud de los fumadores se registra para la N-acetilcisteína, dado el papel antioxidante y favorable para la salud del tracto respiratorio (también se utiliza en el campo farmacéutico). en el tratamiento de algunas enfermedades respiratorias, como la EPOC, más común entre los fumadores).

Un buen suplemento para los daños causados ​​por el tabaquismo también debe proporcionar sustancias que de alguna manera puedan ayudar a dejar de fumar. Entre estos, la melatonina, el triptófano, la berberina y la misma n-acetilcisteína pueden tener alguna utilidad (ver también Suplementos naturales para dejar de fumar).


Audio vídeo Daño del tabaquismo: ¿Pueden proteger las dietas y los suplementos?
Añade un comentario de Daño del tabaquismo: ¿Pueden proteger las dietas y los suplementos?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.