¿Crisis de los 30 años? es solo ansiedad

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
¿Crisis de los 30 años? es solo ansiedad

Última actualización: 06 agosto 2018

Cada década de nuestra vida se caracteriza por cambios: nuevos hábitos, nuevas experiencias, pero también nuevos obstáculos y metas por alcanzar. La presión del 30, más conocida como crisis de los años 30, es un fenómeno que desencadena dudas y sentimientos encontrados que necesariamente debe ser abordado.

Todo el mundo ha oído hablar al menos una vez de la famosa crisis de los 40 años, también conocida como 'crisis de la mediana edad' (el término fue acuñado por el psicólogo David Levinson en los años 60 para dar nombre a la vorágine de sentimientos existenciales y dudas propias de esta momento de la vida). Posteriormente, el psicoanalista Erikson también apoyó la existencia de esta crisis, afirmando que es un momento en el que el individuo hace una especie de "revisión" de la vida vivida hasta ese momento.



Aunque a lo largo de los años diversos expertos han presentado opiniones encontradas sobre los verdaderos motivos que desencadenan la crisis de los 30 años, lo único cierto es que es un fenómeno universalmente reconocido.

¿Qué es la crisis de los 30 años?

Es imposible negar el estrés que nos asalta alrededor de los 30 años. En este momento particular de la vida se dispara un mecanismo alimentado por las expectativas sociales, la frustración y el sentimiento de tener que “tomar la vida en las manos”, pero muchas veces fallamos.

Nos sentimos divididos entre la búsqueda de estabilidad y el deseo de mantener el dinamismo propio de la juventud. Una encrucijada de la que muy a menudo es difícil salir, sobre todo si tenemos en cuenta que a menudo y de buena gana, incluso la familia y la sociedad con sus expectativas contribuyen a aumentar la confusión y la presión.


Al llegar a los 30 años nos damos cuenta de que todas las expectativas que teníamos sobre este período de la vida no eran más que utopías. Las mismas expectativas que otros habían proyectado sobre nosotros y que para los otros treintañeros parecen ser realidad.


Y aquí comenzamos a mirar la vida de nuestros compañeros., hacer comparaciones y sentirnos aún más frustrados porque no hemos sido capaces de realizarnos y las posibilidades de atajar el daño nos parecen nulas.

Las grandes angustias de los treintañeros

En este momento particular de la vida tendemos a evaluar diferentes aspectos de nuestra existencia. Un resultado negativo de estas valoraciones puede generar frustración, ansiedad e incluso estados depresivos.

Encuentra pareja y forma una familia

Erikson destaca la importancia de tener relaciones íntimas alrededor de los 30 años. Esto responde a la necesidad (típica de este momento de la vida) de crear relaciones cercanas, basadas en la confianza y la reciprocidad como fuente de bienestar.

A raíz de lo dicho por Erikson y reflexionando sobre las expectativas de la sociedad actual, parece que los 30 años es la edad en la que todo individuo debería tener una pareja, una familia y planes de futuro… en definitiva, algo estable y seguro. . No tener aún una pareja estable se convierte para muchas personas en el quid de la notoria crisis de los 30 años.

Tener un trabajo y su propia independencia

Estudiamos, nos dedicamos a lo que nos apasiona, nos esforzamos por encontrar cualquier trabajo que tenga alguna afinidad con la profesión que queremos hacer... Pero en algún momento dejamos de buscar lo que nos gusta y nos adaptamos a lo que es. nos propone o incluso buscamos alguna opción a la que adaptarnos.


Quizás nos hemos dedicado a varios trabajos a la vez o nos hemos convertido en emprendedores. La cuestión es que no sabemos si es culpa de la crisis económica, de las malas decisiones o de la mala suerte, pero aún no hemos logrado lograr la independencia económica y, sin embargo, ha llegado el momento de "ganarse la vida".

Redefinición de prioridades

Este es un momento en el que nuestras prioridades inevitablemente cambian. Aunque hay momentos en los que las prioridades están bien definidas (por ejemplo, durante la adolescencia donde nuestros amigos, primeros amores, deportes y otros intereses parecen ser las principales prioridades), a medida que pasa el tiempo las prioridades cambian y se vuelven más "individuales" y ligadas a las circunstancias que vivimos, esto nos lleva a distanciarnos de algunas personas que han estado cerca de nosotros hasta ese momento.


Cambios de programa

El tiempo libre empieza a agotarse, mientras que las responsabilidades aumentan de forma espectacular, por lo que se hace imprescindible planificarlo todo con cuidado. Preferimos planificar con mucha antelación y las propuestas de última hora empiezan a fastidiarnos. Es común sentir una sensación de "vacío" cuando nos damos cuenta de que no tenemos control sobre tales cambios. Cuando no podemos hacer algo debido a estos sentimientos, nos sentimos socialmente frustrados.

¿Cómo gestionar la crisis de los 30 años?

Estos son algunos consejos para tener en cuenta cuando se sienta abrumado por la crisis de los 30 años.

Mirar desde la perspectiva correcta

Uno de los secretos para no hacer de esta edad un período de vulnerabilidad emocional es dar un paso atrás para mirar las cosas desde la perspectiva correcta. ¿Quién determina cuándo hacer qué? ¿Quién define el criterio de nuestro logro? Solo nosotros, dejar que otros decidan no tendría sentido.


no todo el mundo tiene que necesariamente entrar en crisis alrededor de los 30 años.

A cada uno sus propios objetivos 

No importa si el vecino piensa que perdimos el tren… siempre tenemos tiempo para tomar un avión. La gente siempre tiene que hablar, preguntar, insinuar, dudar… Pero la gente es la gente, y nosotros somos nosotros. Es con nosotros mismos que pasaremos las 24 horas del día todos los días de nuestra vida.

Debemos tratar de cumplir con nuestras expectativas. La crisis de los 30 años no durará toda la vida… O tal vez sí. Solo depende de nosotros, depende de nosotros establecer nuestras metas de acuerdo a nuestras necesidades.

Todo tiene un porque

A pesar del esfuerzo, la voluntad y el trabajo duro, hay muchas cosas que escapan a nuestro control. Hay paredes muy altas y sin escalones, pero aún así merece la pena subir lo más lejos posible para darnos cuenta de que algo maravilloso nos espera un poco más allá.


Cada etapa de la vida presupone crecimiento. Albert Einstein solía decir que “para aprender las lecciones importantes de la vida todos los días hay que superar un miedo” y seguro que no seremos nosotros quienes le contradigamos.

Adaptarse a los cambios

Si los cambios en el mundo que nos rodea nos perturban, tal vez sea hora de que nosotros también cambiemos. ¿cómo? Al sustituir las quejas por propuestas, los arrepentimientos por la búsqueda de motivaciones. Tal vez sea el momento de revisar nuestras prioridades, encontrar algo que nos apasione, conocer gente nueva o simplemente cambiar el entorno. La fuerza para hacerlo está dentro de nosotros.

En definitiva, debemos aprender a valorar lo que tenemos, porque nos permitirá seguir adelante. La mayoría de las veces la salud es suficiente para emprender el descubrimiento de uno mismo o hacia una meta, una actitud. Incluso experimentar tus éxitos como una crisis es un asunto personal. Porque es cierto, vivimos en una sociedad que trata de imponernos cómo vivir nuestra vida y huir parece una misión imposible... Pero detrás de la crisis de 30 años todavía hay personas autónomas, y para cada uno de nosotros hay miles de oportunidades. Solo toma el correcto.

Añade un comentario de ¿Crisis de los 30 años? es solo ansiedad
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.