close
    search Buscar

    Concentración mental en el estudio: cómo encontrarla si la has perdido

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    "¿Concentración mental? Para mí es cuando puedes seguir jugando al tenis mientras alguien dispara en la calle ... ¡Yo no crecí jugando en el Country Club! "

    Serena Williams

    No es casualidad que este artículo comience citando a una deportista: lo escribí durante los Juegos Olímpicos de Río en 2016, impactada por las imágenes de cientos de deportistas olímpicos que, cada uno a su manera, intentaban llegar antes de cada carrera. este estado de gracia mental lo llamamos concentración.



    Pero, ¿de qué se trata exactamente?

    Se define como el capacidad para dirigir nuestra atención hacia una determinada acción, pensamiento, emoción u objeto.

    Y podemos dirigir el nuestros ojos en un objeto en particular, yo nuestros pensamientos en una tarea determinada, el nuestras emociones hacia un objetivo determinado, solo cuando tenemos la controlar de ellos.

    Por esta razón, existe una gran diferencia entre tener y no tener concentración, y esto no solo es cierto para los atletas olímpicos.

    Por ejemplo, busque el concentración en el estudio no gana medallas, pero definitivamente te permite estudiar menos es mejor.

    Hay una mala película con Christian Bale que se llama "equilibrio", y aunque ciertamente no es una obra maestra, tiene una escena de culto que ejemplifica bien el gran poder de concentración mental.

    Un poco de zarro pero muy ilustrativo, ¿no?

    Cuando el "sismógrafo emocional" representado en el video pasa de muy áspero a una simple línea recta, el espectador sabe que Christian Bale acaba de recuperar su máxima concentración mental, ¡y están en problemas para los malos!



    Ahora dejemos de lado las películas de Truzzi y volvamos a nosotros:

    Si tiene dificultades para estudiar, puede deberse a que no puede concentrarse bien. Luego, mire la tabla de señales a continuación y averigüe si se reconoce en algunas de ellas.

    Signos típicos de falta de concentración.

    Lo algo divertido y paradójico de la falta de concentración es que a menudo ni siquiera notas que lo padeces! Si lo piensas, tiene sentido: solo porque tu cabeza está en otra parte, ni siquiera puedes prestar suficiente atención a lo que estás haciendo para darte cuenta de eso. no estas enfocado.

    Sin embargo, hay una serie de "señales" muy características que le permiten evaluar cuándo le falta concentración en el estudio:

    • no recuerdas las cosas que acabas de leer
    • te mueves continuamente en tu silla
    • juegas con tu bolígrafo o cualquier otra cosa que tengas frente a ti
    • constantemente pierde cosas o le cuesta recordar dónde las puso
    • sientes poca energía y motivación
    • pierdes precisión en todo lo que haces
    • no puedes tomar decisiones
    • revise su correo electrónico o teléfono móvil con frecuencia
    • cometes errores estúpidos sobre cosas que sabes

    Y el resultado es siempre más o menos el mismo: eres lento e inconcluso cuando realizas una tarea, haciéndola peor que tu potencial.

    En resumen, la falta de concentración reduce tu rendimiento, exactamente como le pasaría a un atleta que realiza su ejercicio y corre su carrera de manera distraída.



     Pero, ¿por qué te falta concentración?

    Hay algunas causas que yo llamaría "generales", porque tienen más que ver con usted y su estado mental en general.

    Los mas importantes son:

    • Falta de sueño y fatiga.: una investigación del San Francisco Brain Center ha demostrado (y no es la única), que es suficiente perder incluso unas pocas horas de sueño para disminuir significativamente su capacidad de concentración.
    • Ansiedad y estrés: Mucha gente te dice con gran convicción que bajo presión funcionan mejor. Todas mentiras. El estrés hace que sea mucho más difícil concentrarse y la idea de que trabaja mejor bajo estrés es una ilusión. Normalmente esa gente piensa que procrastinar demasiado, y solo pueden trabajar bajo presión. Eventualmente pueden obtener resultados, pero con más esfuerzo del que podrían, y ciertamente no se concentran más ni mejor.
    • Demasiadas cosas que hacer (multitarea): como dice Daniel Goleman, el nuestro capacidad de atención no es como un globo que se puede llenar con tantas cosas diferentes; más bien, es como un tubo en el que el líquido puede fluir en una sola dirección a la vez. Por esta razón, cuando haces tantas cosas, en realidad no las haces todas a la vez, sino te mueves constantemente de uno a otro. El resultado es una disminución de la concentración en cada uno de ellos.

    También hay causas que dependen de lo que te rodea:

    • insuficiencia del medio ambiente dónde trabaja (lugar incómodo, ruido excesivo, poca iluminación)
    • interrupciones por familiares / amigos
    • Utilizo tecnología digital descontrolada (a este aspecto le dediqué un artículo completo, el del minimalismo digital).

    Y finalmente hay causas que dependen específicamente de la tarea que hayas elegido realizar, como por ejemplo:



    • cuando la tarea a realizar es aburrido
    • cuando es desestructurado es decir, mal definido
    • cuando no te motiva / importa
    • cuando tu no lo crees prioritario comparado con otras cosas que tienes que hacer

    Reconocer estas causas es importante, porque comprender el problema es el primer paso para recuperar la concentración mental si la ha perdido. Y cuando comprenda el problema, puede empezar recuperar la concentración mental a través de una serie de reglas y ejercicios que a continuación veremos.

    Reglas para aumentar la concentración mental

    Olvidemos por un momento la concentración mental y volvamos al significado original del término "concentración", es decir, lo que se estudia en química.

    “La concentración de un componente en una mezcla es una cantidad que expresa la relación entre la cantidad del componente con respecto a la cantidad total de todos los componentes de la mezcla "

    Así, una sustancia aumenta su concentración a medida que prevalece sobre las demás. Y la concentración es máxima cuando esa sustancia se convierte en la única presente (y en ese caso ya no hablamos de mezcla, sino de sustancia pura).

    Lo mismo ocurre con la concentración mental hacia algo: si quieres incrementarla tienes que reducir todo lo demás al máximo, al menos temporalmente.

    Y para hacer esto, solo sigue 3 reglas simples:

    1. Elimina las distracciones externas

    Mensajes de teléfono celular, correos electrónicos, llamadas telefónicas, miembros de la familia que ingresan a su habitación ... Incluso si ha decidido mantenerse concentrado durante un par de horas, es posible que el mundo exterior no le permita hacerlo. A no ser que darte reglas a ti mismo y a los demás. Por ejemplo:

    • Silencia el celular
    • Disconnettiti da internet
    • Dile a los tuyos y a tu hermanito que no interrumpan

    Crecí en una casa con dos hermanas, una tía, dos abuelos, dos padres, un perro, cuatro gatos. Era hermoso, pero hasta que decidí darles a todos algunas reglas, me puse nervioso.

    Ya estaba luchando por mantenerme concentrado, si luego permitía que todos empeoraran las cosas ...

    Pero tienes que aplicar la misma intransigencia contigo mismo: Cerrar el mundo fuera de su habitación para navegar por Internet con más tranquilidad no es lo que quiero decir con concentrarse mejor en estudiar.

    Luego alterna momentos de estudio profundo, donde mantiene el resto del mundo fuera de su alcance, con pequeñas ventanas de tiempo preestablecido en el que te dedicarás a responder mensajes de correo electrónico, llamadas telefónicas, o leer facebook, o cualquier otra cosa que te interese.

    De esta forma harás bien ambas cosas.

    2. Elimina las distracciones internas

    Cuando no puedes concentrarte, a menudo es porque estas pensando en otra cosa. Tus ojos están en una cosa, pero tu voz interior te está hablando de otra cosa: de las vacaciones, de alguien que te gusta, de un problema que te ha pasado. Y silenciar la voz interna no es tan fácil como silenciar un teléfono celular.

    Cuando te das cuenta de que no puedes concentrarte porque estás pensando en otra cosa, solo hay una cosa que hacer: tomar un trozo de papel, escriba el pensamiento que lo distrae y escriba un momento específico en el que se ocupará de él.

    De esta manera no sólo "sacarás" ese pensamiento de tu cabeza, sino que también habrás establecido un momento específico para afrontarlo, será más fácil no volver a él hasta que llegue ese momento.

    3.Deja en claro en qué quieres centrarte

    En los Juegos Olímpicos de 2016, Niccolò Campriani ganó dos oros en tiro. No puedo imaginar un mejor ejemplo de concentración: tu corazón late mucho porque estás en la zona de medallas pero aún no has ganado; la audiencia ruge; sabes que el resultado también dependerá de lo que haga el oponente a tu lado; el objetivo está frente a ti y parece muy lejano….

    Aquí, de hecho, el objetivo.

    Me imagino que Niccolò Campriani logra golpear un área del tamaño de una cápsula de café a 50 metros de distancia en todo ese lío precisamente porque en cierto punto logra "Eliminar" todo lo que lo rodeay estar solo con su objetivo.

    Concentrarse profundamente sin tener y enfocarse en un objetivo claro es francamente imposible. Por eso insisto tanto con mi “técnica de los 7 minutos” (puedes descargar el pdf al final del artículo): ¡nunca empieces un día sin establecer al menos el 80% de lo que harás!

    Si define bien "cuánto, cuándo, qué" estudiar, entonces tienes un objetivo claro y es más fácil concentrarte en estudiar.

    Trucos para aumentar la concentración mental

    Las reglas que hemos visto anteriormente son, por así decirlo, "cósmicas": es decir, necesitan un cambio completo en relación con ciertos aspectos de usted mismo y del medio ambiente y las personas que lo rodean.

    Sin embargo, también hay algunos trucos muy útiles que te permiten incrementar la concentración mental siempre que lo necesites, y que no requieren de mucho esfuerzo. Por ejemplo:

    • Haz cálculos mentalesPor ejemplo, antes de comenzar un examen escrito, comience en 84 y cuente hacia atrás, restando 7 cada vez. Esta pequeña tarea mental, aunque simple, obliga a tu cerebro a olvidarse de todo lo demás mientras lo hace. Una vez que llegue a cero, estará listo para dirigir su atención hacia su objetivo.
    • Ascolta su frecuencia cardíaca, o su respiración, durante un par de minutos.
    • Cuenta las palabras: por ejemplo, antes de comenzar a estudiar un texto, cuente las palabras de los primeros 2 o 3 párrafos una a una. Nuevamente, la tarea es simple pero absorbente por completo para nuestro cerebro y, por lo tanto, lo obliga a concentrarse.
    • Apunta a un objeto: ¿recuerdas el ejemplo del campeón olímpico de tiro Nicolò Campriani? Ponga una naranja (o cualquier otra fruta pequeña) sobre una mesa y siéntese a un par de metros de ella; luego Míralo e imagina que tienes que pegarle con una piedra. ¿Por qué ves preguntarse es una actividad que no solo requiere concentración, sino que el hombre lleva haciendo un par de millones de años, desde que aprendió a lanzar piedras para cazar animales. Por esta razón, apuntar a un objeto puede aumentar el nivel de atención de tu cerebro de forma natural y eficaz.

    Puede que hayas notado un aspecto que estos "trucos" tienen en común: te relajan.

    De hecho, existe una gran correlación entre una mayor relajación y una mayor concentración. Cuanto más se relaje, más podrá concentrarse. Y cuanto más te concentras en algo, más relajado te sientes: las preocupaciones, los problemas y las distracciones se desvanecen cuando uno queda completamente absorto en lo que está haciendo, hasta llegar, en casos de concentración más profunda, a un estado casi kármico de felicidad.

    Es la experiencia de los llamados "flujo”, Descrito sistemáticamente por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi a principios de la década de 70.

    El lado oscuro de la concentración

    Este video propone una prueba de concentración / atención lo que pone a la mayoría de la gente bajo control.

    No está mal ... Lo más probable es que la prueba también te engañe, ¿verdad?

    Ahora bien, esta prueba de concentración demuestra una vez más que muy pocas cosas son totalmente positivas o totalmente negativas. Siempre hay un lado opuesto para descubrir. Ya vimos esto en el artículo sobre los beneficios de la procrastinación.

    Por su propia naturaleza, concentrarse es excluir de las cosas desde el ámbito de tu atención, con todas las consecuencias negativas que esto puede traer no solo cuando estudias, sino en la vida en general.

    Así que veamos cómo puedes superarlo.

    Atención, concentración, enfoque: tres recursos para estudiar mejor.

    La concentración, la atención y el enfoque no son lo mismo. Y comprender la distinción entre cada uno de estos estados mentales te permite superar los límites de cada uno de ellos.

    Cuando tienes cuidado tu mente es como una esponja que intenta registrar y percibir todo lo que la rodea, seleccionando lo que le interesa, preguntándose, notando detalles. Este es el momento de la creatividad, porque estás abierto a todo, y a elegir, porque inevitablemente tendrás que selecciona algunos de estos estímulos y pasa al siguiente estado: aquel en el que te enfocas.

    Cuando te enfocas dirigir esta atención "" generalizada "a algo muy específico, Excluyendo todo o la mayor parte del resto. Y solo puede hacerlo sabiamente si primero ha tenido cuidado. Sin embargo, este tipo de concentración es un fenómeno limitado en el tiempo, que sirve para aumentar su rendimiento en una tarea período corto.

    Cuando vas a largo plazo, es fundamental tener lo que los británicos llaman "enfocarse": Tienes el foco cuando eso puede concentrarse varias veces y durante mucho tiempo hacia un solo objetivo, para lograrlo.

    Para ser claros, volvamos por un momento al campeón Niccolò Campriani: gracias a su capacidad de concentración es capaz de apuntar y golpear durante un partido; mientras es gracias al enfoque que logra entrenar durante años con vistas a un éxito olímpico.

    Note como los dos, incluso si están conectados, presuponen diferentes capacidades y esfuerzos: uno podría, por ejemplo, poder concentrarse adecuadamente para alcanzar 5 objetivos en unos treinta segundos; pero de ninguna manera es seguro que tenga el enfoque necesario para entrenar durante años para poder hacerlo.

    Al igual que alguien podría entrenar durante años, pero luego no podrá encontrar la concentración adecuada para lograr el máximo rendimiento durante la carrera.

    ¿Cómo puedes utilizar estos tres recursos para estudiar mejor?

    Hemos visto muchas veces en el blog que un método de estudio efectivo no se basa en un solo recurso, sino que le enseña a usar muchas cosas diferentes de manera inteligente de muchas maneras diferentes. Y solo así se obtiene el máximo resultado con el mínimo esfuerzo. Por lo tanto:

    1. Cuando vas a clase, cuando atiendes una explicación, cuando en general te enfrentas por primera vez a algo nuevo, es muy importante tener el correcto atención. De esta forma mantienes la mente abierta y eres capaz de razonar sin prejuicios y patrones, desarrollando al máximo tu capacidad de inspiración.
    2. Cuando estás en casa por una tarde de estudio, o cuando tienes que hacer un examen, es indispensable lograr la máxima concentración. Como hemos visto anteriormente, esto le permite trabajar menos y sentirse mucho más relajado, expresando así todo su potencial. Use las reglas y trucos que le enseñé para aumentar su enfoque de estudio.
    3. Pero cuando se trata de estudiar no por una tarde, sino por años, como les pasa a quienes quieren terminar una universidad, lo que más importa es la enfocarse. Y lo consigues no tanto por las "ganas de estudiar", sino si eres capaz de dominar tus objetivos y tus elecciones a largo plazo.

    ¡Un saludo! Antonio.

    Añade un comentario de Concentración mental en el estudio: cómo encontrarla si la has perdido
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.