Cómo tomar una decisión rápidamente

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Cómo tomar una decisión rápidamente

Cuando necesites tomar una decisión rápida sobre un tema que es relevante y puede tener consecuencias importantes, lo mejor es reducir la presión, hacer una valoración global de la situación y confiar en tu propia experiencia.

Última actualización: 28 de abril de 2021

En un mundo ideal cuando tenemos que tomar una decisión, podemos tomarnos el tiempo para pensar con calma los pasos a seguir y así definir el camino más adecuado. Sin embargo, muchas veces nos vemos obligados a tomar una decisión rápidamente, porque así lo exigen las circunstancias.



El problema de la prisa es que muchas veces conduce al error, pero a veces no tenemos otra opción. Es necesario tomar una decisión rápidamente y, aunque no estemos en la situación ideal, no hacerlo podría tener consecuencias negativas.

"A veces tomas la decisión correcta, a veces tomas la decisión correcta".

-Phil McGraw-

Si la situación es relativamente sencilla, probablemente no tengamos problemas para tomar una decisión rápidamente: nos dejaremos guiar por la intuición. Si por el contrario es una situación compleja, la cosa cambia.

En este caso, no basta con dejarse llevar por la propia experiencia. ¿Qué hacer entonces? Aquí estás algunos consejos para tomar rápidamente una decisión eficaz.


La presión cuando tenemos que tomar una decisión rápidamente

Es bueno dedicar el mayor tiempo posible a resolver el asunto, incluso si tenemos que tomar una decisión rápidamente. A veces nos sentimos entre la espada y la pared y resolvemos las cosas con gran angustia.

La angustia cambia nuestra percepción de los acontecimientos y puede llevarnos a tomar una decisión equivocada. Podemos identificar riesgos mayores o menores, pero tendemos a pasar por alto los detalles.


Por lo tanto, es recomendable tomarse aunque sea unos minutos para recuperar la calma. Respirar profundamente ayuda a aliviar la presión y a pensar con más claridad.


Definir claramente la decisión a tomar.

A veces no está tan claro qué es exactamente lo que tenemos que decidir. Uno de los factores que ayuda a clarificar esto es concretar el objetivo a alcanzar. ¿Por qué tienes que tomar una decisión rápidamente? ¿Para conseguir o evitar qué?

Una vez hayamos dejado claro qué tenemos que decidir, también sabremos si la decisión es realmente nuestra responsabilidad o si debemos delegarla en otra persona.

Siempre es mejor delegar cuando hay alguien que tiene más conocimientos o más experiencia sobre un tema a resolver.

Haga una evaluación de riesgos

Cuando la decisión está dentro de nuestra competencia y necesitamos tomarla rápidamente, es útil tomarse unos minutos para evaluar los riesgos. Simplemente es necesario identificar el peligro principal. cualquier decisión

Si el riesgo es alto, conviene identificar la principal consecuencia si no tomamos una decisión inmediata. Si tienes un margen de espera, mejor utilízalo.

Si, por el contrario, la cuestión no se puede aplazar, trate deser muy cauteloso en las acciones a tomar.

Datos e información relevantes

Ante la urgencia de tomar una decisión, es común no contar con toda la información necesaria. Si tienes muy poco tiempo, no podrá recopilar todos los datos que necesita, pero al menos asegúrate de tener los más importantes.

Con base en la evaluación de riesgos, tratar de definir si faltan datos o información relevante, porque de esta manera aumentan los riesgos.


Si es así, encuentre una manera de obtener esos datos. Cuanto más afecta el resultado final, más importante es saber por lo que estamos pasando exactamente.



Aplicar la regla 10-10-10

La técnica 10-10-10 es muy útil para tomar decisiones en condiciones normales. También es adecuado para resolver una situación bajo presión y con poco tiempo disponible. La ventaja es que nos ayuda a proyectar los efectos de la decisión.


Piensa en cómo te sentirás entre, 10 meses y 10 años después de tomar la decisión, de una forma u otra. Cada elección tiene consecuencias a corto, mediano y largo plazo. Esta técnica ayuda a visualizar estos efectos.

Trate de ser consistente con sus elecciones

Ante la necesidad de tomar una decisión rápidamente, no es una buena idea cambiar la forma de pensar o actuar. En otras palabras, no es la situación ideal para ser creativo o arriesgarse.


Por el contrario, es útil confiar en las propias convicciones y experiencias previas. Confía en lo que ya sabes y no hagas cambios significativos. A la hora de tomar una decisión, inevitablemente existen riesgos, pero podemos minimizarlos si ya tenemos una base comprobada.

Siempre que pueda, tómese el tiempo para tomar una decisión importante. A veces, sin embargo, eso no será posible. En estos casos, deberá confiar en sus instintos y recursos personales para seguir el enfoque correcto.

Añade un comentario de Cómo tomar una decisión rápidamente
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.