¿Cómo tomar decisiones sin arrepentirme de ellas?

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
Tomar buenas decisiones no es fácil, especialmente cuando nos enfrentamos a un alto grado de incertidumbre y no podemos discernir con precisión las consecuencias de nuestras acciones. Por eso, en ocasiones conviene dejar hablar a nuestro sexto sentido, dejándonos llevar por la intuición para decirnos qué es mejor hacer en la situación en la que nos encontramos. De hecho, Sigmund Freud dijo: “Cuando se trata de hacer un trivial decisión, siempre me ha resultado ventajoso considerar los pros y los contras. Pero en asuntos vitales, la decisión tiene que venir del inconsciente, en algún lugar dentro de mí ”.

Lo que nos enseña la elección de un cuadro

Imagina que tu jefe te pide que vayas a comprar un cuadro de arte moderno para la oficina. Pero cuando llegas a la galería de arte te encuentras solo con cinco cuadros, ¿cómo elegirías ?, una posibilidad es pensar en los pros y contras de cada cuadro, teniendo en cuenta la personalidad de tu jefe, la imagen que quieres transmitir del empresa así como el mobiliario ya existente en la oficina. O puedes confiar en tus instintos y elegir el cuadro que "te haga sentir bien". Según las últimas investigaciones, esta última es la mejor opción. De hecho, hace unos años, varios psicólogos de la Universidad de Ámsterdam realizaron este experimento: le pidieron a un grupo de personas que miraran cinco pinturas y eligieran una. Al primer grupo se le pidió que escaneara las pinturas durante un minuto y medio, enumerara algunas de las principales razones por las que les gustaba o no les gustaba cada pintura, que las analizara cuidadosamente y luego eligiera una. Al segundo grupo simplemente se le pidió que las mirara. Al tercer grupo se le mostraron rápidamente las pinturas, luego se les pidió que resolvieran una serie de anagramas durante cinco minutos y luego se les mostró las pinturas nuevamente para que decidieran. Se pidió a todos los participantes que indicaran cuánto les gustaban las pinturas. Entonces el experimentador, presa de un ataque de generosidad, les obsequió el cuadro favorito de cada uno. Pero antes de salir del taller se les pidió a todos su número de teléfono. Un mes después, los investigadores se comunicaron con los participantes y les preguntaron si estaban satisfechos con los cuadros que habían elegido, si estaban dispuestos a venderlos y a qué precio. Los resultados fueron sorprendentes: las personas que habían elegido sopesar cuidadosamente los pros y los contras tenían mucha confianza en su elección en el laboratorio. Pero cuatro semanas después el panorama había cambiado: los que habían pasado unos minutos resolviendo los anagramas antes de elegir el cuadro fueron los que reportaron mayor satisfacción y pidieron un precio más alto por el cuadro, demostrando que no estaban dispuestos a separarse. de la obra de arte muy fácilmente.

El inconsciente es un poderoso aliado que te conoce a la perfección

En la práctica, parece que para tomar una buena decisión (una decisión con la que estaremos felices en el futuro, una decisión de la que no nos arrepentiremos), es importante no pensar demasiado, o al menos no racionalmente, y deje que el inconsciente saque sus conclusiones. Se la conoce como “inteligencia intuitiva”. De hecho, muchos psicólogos creen que debemos aprovechar más nuestra mente inconsciente, no solo como fuente de creatividad, sino también para ayudarnos a tomar mejores decisiones. En la práctica, cuando tenemos que decidir entre alternativas que difieren en algunos aspectos, nuestra mente consciente es nuestra mejor aliada ya que es capaz de evaluar la situación de forma racional, indicando la mejor solución. Compleja, ya que nuestra mente consciente tiene un poder de procesamiento limitado y no puede manejar una gran cantidad de datos y cifras, el resultado que nos ofrece es muy malo, en este caso sucede que en lugar de evaluar la situación en su conjunto, la mente consciente tiende a enfocarse en los elementos más obvios y, al hacerlo, ignora el panorama general. En cambio, la mente inconsciente funciona mejor cuando se trata de decisiones complejas que cubren muchos aspectos de nuestra vida, porque es capaz de evaluar el panorama general, tiene una visión holística. Además, no podemos olvidar que nuestra mente inconsciente está en contacto con nuestros impulsos reprimidos y las partes de nuestro "yo" que apenas conocemos. Por tanto, se encuentra en una posición privilegiada desde la que es capaz de equilibrar nuestro sentido del deber con nuestros deseos e impulsos. Como resultado, es probable que estemos más satisfechos con la decisión a largo plazo, hacia una decisión más equilibrada. Una gran estrategia es cambiar de actividad, mantener la mente consciente ocupada con otra tarea y luego volver a tomar la decisión.

¿Debemos siempre dejar que el inconsciente elija?

Las decisiones de la vida real suelen ser mucho más complicadas que elegir una pintura. Por tanto, podría ser un error dejarse llevar siempre por el impulso que viene de lo más profundo de nuestro "yo". Lo ideal es encontrar un término medio entre lo consciente y lo inconsciente. Evaluar alternativas de forma racional, pero asegurándonos de escuchar lo que nuestro inconsciente tiene que decir al respecto. Si tus instintos te empujan en una dirección, no la descuides, trata de entender por qué te atrae esta alternativa, tal vez no sea una mala decisión y, al final, aunque desde cierto punto de vista no lo sea. sea ​​la solución rentable, podría beneficiarse de ella en términos de satisfacción y motivación.
Añade un comentario de ¿Cómo tomar decisiones sin arrepentirme de ellas?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.