close
    search Buscar

    Cómo responder inteligentemente a los insultos, según los estoicos

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Séneca relató que un día, mientras Cato visitaba los baños públicos, lo empujaron y golpearon. Cuando terminó el ataque, se negó a aceptar la disculpa del atacante diciendo: "Ni siquiera recuerdo haber sido golpeado".

    Aunque su comportamiento puede parecernos extraño, Cato simplemente decidió no comprender lo que había sucedido. Eligió no quedarse atascado en la humillación, la frustración o la ira, pero inmediatamente pasó la página. Eligió actuar en lugar de reaccionar, recuperar el control de la situación y responder de una manera más madura. Eligió ceñirse a los principios del estoicismo, que nos enseñan cómo responder a los insultos de manera inteligente.



    Los insultos desencadenan una intensa respuesta emocional

    Todos, en mayor o menor medida, hemos experimentado el amargo sabor de los insultos. No es agradable, pero responder con rabia, frustración o incluso agresión es inútil, es como quitarnos un veneno esperando que otro muera. Cuando somos insultados debemos aprender a responder inteligentemente, por nuestro bienestar psicológico.

    El principal obstáculo, sin embargo, es nuestro cerebro emocional. Cuando escuchamos un insulto, generalmente reaccionamos automáticamente poniéndonos a la defensiva. Nos enojamos y estresamos, por lo que no solo tenemos que lidiar con el insulto sino también con las emociones desagradables que generó.

    Para detener este mecanismo debemos entender que el cerebro emocional no funciona de manera racional, más bien tiende a llenar los espacios en blanco y sacar conclusiones independientemente de si la crítica es válida.

    Para responder a un insulto de forma inteligente, debemos evitar un secuestro emocional. En lugar de dejar que las emociones tomen el control, necesitamos activar nuestro pensamiento lógico enfocándonos en los hechos.

    La abducción emocional ocurre cuando consideramos que el insulto es un ataque a nuestro ego. En ese momento la amígdala reacciona como si estuviéramos en peligro provocando que dejemos de comportarnos racionalmente. En cambio, debemos ser conscientes de que la línea divisoria entre un insulto y una crítica constructiva puede ser muy sutil y subjetiva.



    De hecho, Epicteto pensó que no era la persona, sus hechos o palabras lo que nos insultaba, sino nuestro juicio sobre lo sucedido. Es difícil de digerir, pero para ser insultados, tenemos que permitir que el insulto se nos cuele. Este filósofo dijo: "Nadie puede hacerte daño sin tu consentimiento, serás herido en el momento en que permitas que te hagan daño".

    Los 3 filtros de los estoicos para evaluar los insultos

    Los estoicos aconsejaron pasar el insulto por estos 3 filtros antes de responder:

    1. Verdad. Cuando nos sentimos ofendidos, Séneca sugirió que hagamos una pausa por un momento para considerar si las palabras son verdaderas. Si alguien se refiere a una de nuestras características, por ejemplo, no es un insulto, no importa el tono que se use, es simplemente una cuestión de rutina. Si no queremos que vuelva a suceder, debemos hacer algo para cambiar esa característica, o simplemente aceptarla, para que no se convierta en un punto sensible que nos haga saltar cada vez que alguien la toque.

    2. Nivel de información. El siguiente paso que debemos dar para responder a un insulto de forma inteligente viene de Epicteto, quien recomienda que evaluemos si nuestro interlocutor está bien informado. Si es una persona informada, debemos evaluar lo que está diciendo, incluso si al principio nos causa rechazo o no está en sintonía con nuestra cosmovisión. Quién sabe, tal vez tenga razón. Si no es una persona informada pero habla desde su ignorancia, no debemos tomar en consideración su opinión ni enojarnos.

    3. Autoridad. El último filtro por el que deberíamos pasar un "insulto" es evaluar su origen. Si estamos aprendiendo a tocar el piano y el supuesto "insulto" proviene de nuestro profesor de piano, quizás sea una crítica constructiva lo que deberíamos escuchar en lugar de enojarnos.



    Sé mejor que los que te insultan

    Marco Aurelio, el famoso emperador romano y estoico, pensó que no deberíamos permitir que quienes nos insultan manipulen nuestras emociones. Escribió: "La mejor venganza es no ser como alguien que te ha lastimado".

    Séneca, por otro lado, pensó que la ira siempre dura más que el dolor, por lo que no tiene sentido enojarse por un insulto. No debemos permitir que el insulto arruine nuestras vidas o le dé más importancia de la que merece.

    Escribió: “Una gran mente desprecia las quejas que se le han hecho; la mayor forma de desprecio es considerar que el oponente no es digno de venganza. En venganza, muchos se toman demasiado en serio las pequeñas humillaciones. Una persona grande y noble es una persona que, como un gran animal salvaje, escucha impasible las pequeñas maldiciones que se le lanzan ”.

    Ignorar el insulto de alguien es la forma más poderosa de reaccionar porque demuestra autocontrol y evita que caigamos en su juego. La clave es esperar un momento antes de reaccionar. Respire, piense y luego decida qué hacer.

    Cuando aumentamos el tiempo entre el estímulo / insulto y nuestra reacción, podemos dar una respuesta más reflexiva. Podemos recurrir a la lógica e ir más allá de la emoción inicial. Los estoicos no tenían nada en contra de las emociones, pero si se trata de una emoción no deseada que puede causar daño, es mejor dejar que siga su curso y no reprimirla.

    Epicteto, que compartía esta idea, se preguntó: “¿quién es invencible? El que no se deja perturbar por nada más que su decisión razonada ".


    ¿Significa esto que si nos atacan no debemos defendernos? Por supuesto no. Pero si los estoicos tuvieran la oportunidad de elegir, preferirían la paz a tener razón. Levantarse por encima de los insultos es una elección más madura que le permitirá proteger su paz interior. Después de todo, no tiene mucho sentido discutir con un idiota.


    En busca de lo positivo en el insulto

    También podemos buscar lo positivo en los insultos, dejando a un lado la rudeza y la mezquindad para buscar las perlas que se esconden en la crítica ácida. Podemos utilizar estos comentarios para mejorar. De hecho, los estoicos veían el insulto de un amigo o mentor como un favor personal, una oportunidad de superación que debía aceptarse con gratitud.

    Siempre que alguien nos insulta y logramos controlarnos, es una victoria personal. Responder a un insulto con otro insulto, por el contrario, implica reproducir la cadena de la ira, la inmadurez o la estupidez humana y no cambiará las cosas. Sin embargo, si reaccionamos con calma y gratitud, tomaremos por sorpresa a la persona que nos insultó, por lo que es más probable que reflexione sobre su comportamiento.

    Para controlarnos y asegurarnos de que los insultos no nos lastimen, debemos trabajar para reducir la sensibilidad a nuestras imperfecciones adoptando la idea de que tenemos defectos y debilidades y que a veces la gente los denuncia. No somos perfectos y tenemos que asumirlo. Si aprendes a calmar tu ego, los insultos pasarán sin hacerte daño. Sería mucho peor vivir en una especie de mundo onírico donde todos fingen que no tenemos fallas, de esta forma no tendríamos la posibilidad de cambiar y crecer.

    • 215-
    Añade un comentario de Cómo responder inteligentemente a los insultos, según los estoicos
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.