close
    search Buscar

    Cómo lidiar con los contratiempos

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Es un día como cualquier otro y empezó bien pero de repente algo empieza a ir mal. Te derramas una taza de café en el pantalón justo cuando estabas listo para ir al trabajo, pierdes el bus por solo un minuto tarde, llegas tarde a la reunión, cuando llegas a casa el perro te ha destrozado tus zapatos favoritos ... todas esas pequeñas “molestias” o mini-desastres diarios que pueden arruinar nuestro día al afectar negativamente nuestro estado de ánimo y, en última instancia, limitar nuestra productividad.



    ¿Cómo suele reaccionar ante estos contratiempos? ¿Te culpas por ser torpe, caes en la frustración o empiezas a maldecir? Ninguna de estas estrategias es útil para sentirse mejor y reducir el estrés.

    La mejor estrategia para lidiar con los contratiempos es concentrarse en el problema. Suelen ser situaciones triviales para las que casi nunca vale la pena pensar en cómo ocurrieron, porque hacerlo perderá tiempo y te pondrá de mal humor. En cambio, concéntrese en el problema que necesita resolver de inmediato. Por ejemplo, si perdiste el autobús, no te quejes por levantarte tarde, más bien piensa en lo que piensas hacer para llegar a tiempo.

    Básicamente, los contratiempos son cosas que no podemos cambiar porque no podemos retroceder en el tiempo y evitar estos pequeños errores. Así que será mejor adoptar una actitud objetiva y mirar hacia el futuro para ver qué podemos hacer para limitar el daño.

    Lo interesante de esta estrategia es que las emociones se pueden desactivar de esta forma. Cuando nos enfocamos en algo objetivo que debe resolverse racionalmente, esas emociones que nos hacen sentir mal se quitan porque le estamos quitando el control al sistema límbico del cerebro para dárselo al neocórtex, el área que determina la lógica. Como resultado, estarás matando dos pájaros de un tiro: buscarás una solución rápidamente y te sentirás mejor.



     

    ¿Cómo puedo conseguir esto?

    1. Reconoce tus emociones. Centrarse en el problema no significa olvidar las emociones. Detente un segundo y piensa en cómo te sientes. ¿Se siente frustrado, enojado, triste o decepcionado…? Nombra lo que estás sintiendo porque podría ayudarte a tener cierto control sobre esta emoción. Si lo prefiere, puede verbalizar en voz alta. De hecho, se ha demostrado que hablar de sus sentimientos en voz alta ayuda a liberar la tensión y restablece la sensación de control.
    1. Descubra la causa. A menudo, los contratiempos no son el problema real, sino solo la gota que colma el vaso. ¿Está frustrado porque perdió el autobús el día anterior o porque rechazó una promoción? Identificar la causa es esencial, porque es imposible solucionar el problema a menos que sepa cuál es la causa.
    1. Cambie el marco del problema. Cuando nos enfrentamos a contratiempos solemos centrarnos solo en los aspectos negativos pero conviene recordar que toda situación, por mucho que nos duela, siempre tiene aspectos positivos. Así que trate de pensar en la situación como una obra de arte cuyo marco solo necesita ser cambiado.

    En este punto, está listo para resolver el problema. O al menos, habrá recuperado el control de sus emociones.



    Añade un comentario de Cómo lidiar con los contratiempos
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.