Chivo expiatorio, el peso de la culpa de otras personas

Chivo expiatorio, el peso de la culpa de otras personas

En el juego de la recriminación, la culpa se convierte en dardos venenosos que, tarde o temprano, nos atacarán. Si aceptamos la culpa de los demás y asumimos responsabilidades que no son nuestras, corremos el riesgo de convertirnos en el chivo expiatorio de alguien. Y una vez asumido este papel, es muy difícil deshacerse de la enorme carga emocional que conlleva.

¬ŅQu√© significa "chivo expiatorio"? Historia, simbolismo y mala suerte

Para celebrar el D√≠a de la Expiaci√≥n, un viaje que implica la confesi√≥n de los pecados y el arrepentimiento durante todo el a√Īo, los antiguos jud√≠os eligieron dos machos cabr√≠os. Luego seleccionaron al azar uno de los animales para ser sacrificado a Yahveh.



‚ÄúAar√≥n echar√° suertes para ver cu√°l de los dos debe ser para Yahv√© y cu√°l para Azazel‚ÄĚ, declara Lev√≠tico 16 en el Antiguo Testamento. "Traer√° el macho cabr√≠o que le fue entregado a Yahv√© y lo ofrecer√° en sacrificio por el pecado".

El otro macho cabrío no tuvo mejor suerte ya que él era el culpable de todos los pecados. El rabino colocó sus manos sobre la cabeza del animal en una ceremonia simbólica para trasladar las faltas de las personas al animal.

Posteriormente la cabra fue conducida al desierto, como emisario, donde fue abandonada. Incluso si se dice que lo apedrearon hasta la muerte porque con ese sacrificio el pueblo pudo purificar y borrar sus pecados.

De esa tradición deriva la expresión "chivo expiatorio". A nivel psicológico, este fenómeno sigue manteniendo sus principales características históricas: el chivo expiatorio es elegido al azar para hacerse cargo de los pecados que no le corresponden y así liberar -en sentido real o metafórico- a quien tenga la responsabilidad real.

¬ŅQu√© es un chivo expiatorio en psicolog√≠a?

En Psicología, el chivo expiatorio es la persona o grupo al que se quiere culpar, aunque sea inocente, para eliminar al verdadero culpable. Por tanto, es una persona sobre la que recaen las acusaciones o condenas, aunque no es el verdadero responsable de lo ocurrido.



La historia está llena de chivos expiatorios, ya que este fenómeno es tan antiguo como el propio hombre. Quizás uno de los ejemplos más trágicos e icónicos de un chivo expiatorio fue el proceso de culpabilización que los nazis lanzaron contra los judíos, solo porque parecían tener más éxito en los negocios mientras muchos otros alemanes estaban sufriendo las devastadoras consecuencias de la Primera Guerra Mundial.

Hoy en d√≠a, varios grupos llevan el estigma que conlleva ser considerado un chivo expiatorio. Es el caso de inmigrantes o minor√≠as sociales sobre quienes una parte de la sociedad descarga su malestar. Muchos l√≠deres pol√≠ticos, especialmente en tiempos de crisis, explotan pol√≠tica y sin escr√ļpulos el mecanismo del chivo expiatorio para desviar la atenci√≥n de sus propias deficiencias e intentar eludir su responsabilidad carg√°ndola a otros.

Este proceso de culpabilizaci√≥n tambi√©n es com√ļn en familias disfuncionales, donde las dificultades y complejos psicol√≥gicos grupales se transfieren a un miembro espec√≠fico. Esa persona es quien asume todos los problemas, verg√ľenza y culpa de la familia, desviando as√≠ la atenci√≥n de los conflictos reales que necesitan ser resueltos.

¬ŅPor qu√© necesitamos un chivo expiatorio?

El fenómeno del chivo expiatorio en Psicología se remonta a dos mecanismos de defensa freudianos: el desplazamiento y la proyección. De hecho, elegir el chivo expiatorio es a menudo un proceso alimentado sin saberlo.

Seg√ļn Freud, para mantener un cierto equilibrio, tanto psicol√≥gico como interpsicol√≥gico, tenemos una tendencia a eliminar de nuestra conciencia las cosas, emociones, impulsos o pensamientos que nos perturban o representan un conflicto.

Cuando algo nos genera hostilidad, tendemos a cambiar ese sentimiento hacia metas m√°s aceptables socialmente o personas m√°s vulnerables que no son un peligro para nosotros. Por ejemplo, en lugar de enojarnos con nuestro jefe, podemos terminar dirigiendo ese enojo hacia la pareja, en cuyo caso se convertir√° en nuestro chivo expiatorio.



En otros casos, el chivo expiatorio es el resultado de la proyección; es decir, proyectamos sobre los demás esos sentimientos o ansiedades que no aceptamos en nosotros mismos. El problema es que aceptar estos sentimientos alteraría la imagen que tenemos de nosotros mismos, provocaría una disonancia cognitiva, por lo que al proyectarlos en los demás mantenemos una relación libre de tensiones con nuestro yo. Entonces, por ejemplo, podemos culpar a nuestra pareja por no escucharnos, mientras que en realidad somos nosotros los que no estamos escuchando.

Cuando nos frustramos porque no vemos forma de resolver el problema y se vuelve demasiado amenazante, la respuesta m√°s sencilla para canalizar el desamparo, el miedo o la ansiedad es dirigirlo a una tercera persona o grupo.

Por tanto, la creación de un chivo expiatorio responde a dos razones psicológicas: 1. mantener el valor moral personal percibido minimizando los sentimientos de culpa por la responsabilidad de un resultado negativo y 2. mantener el control personal percibido obteniendo una explicación clara de un resultado negativo que sería de lo contrario, parecerían inexplicables, como explicaron los psicólogos de la Universidad del Sur de Mississippi.

Cuando encontramos a alguien a quien culpar de desgracias, problemas, calamidades sociales o incluso pandemias, aligeramos nuestras responsabilidades y disipamos sombras inaceptables. Tambi√©n fortalecemos nuestro sentido distorsionado de poder y justicia, aliviando la culpa y la verg√ľenza, liber√°ndonos de la necesidad de hacer algo ya que la responsabilidad no es nuestra.

El chivo expiatorio se convierte así en una especie de saco de boxeo, el reservorio en el que dejamos los problemas y conflictos más dolorosos o complicados. Por eso no debemos ahondar demasiado en sus causas. Simplificamos todo. Y mitigamos el dolor psicológico de aceptar ciertas responsabilidades.


El problema es que crear un chivo expiatorio no resuelve los problemas. Cerrar los ojos a nuestras sombras no las har√° desaparecer. Echarle la culpa al otro no resuelve los conflictos y crea nuevos problemas para quien asume responsabilidades que no le corresponden.


Las heridas emocionales del chivo expiatorio

Muchas personas que se han convertido en chivos expiatorios no son plenamente conscientes de esta din√°mica. Dado que quienes generan la culpa suelen ser personas con las que tenemos un estrecho v√≠nculo emocional o personas en posiciones de poder, lo m√°s com√ļn es que asumamos estas culpas. No nos damos cuenta de que estamos involucrados en una situaci√≥n de abuso emocional hasta que es demasiado tarde y el da√Īo ya est√° hecho.

Los chivos expiatorios a menudo sufren una tremenda angustia porque han experimentado a√Īos de desprecio y abuso. Padres que los acusan de arruinar su vida, socios altamente t√≥xicos o superiores que no asumen sus responsabilidades.

Esas personas est√°n tejiendo una historia basada en mentiras, negaci√≥n y distorsi√≥n de la realidad donde el chivo expiatorio se convierte en el √ļnico culpable de todas las desgracias. Como resultado, no es raro que la persona termine creyendo que est√° equivocada.

A esa persona le resultar√° cada vez m√°s dif√≠cil identificar sus deseos y necesidades, creer√° que no es digno de tener √©xito o ser amado y perder√° la confianza en su capacidad para perseguir sus metas y sue√Īos. Tambi√©n es probable que se culpe a s√≠ mismo en exceso y piense que no tiene derecho a ser feliz.

Para salir de esta red, se deben romper los estereotipos del culpable / villano y del héroe / víctima. Esto significa asumir que no hay nadie completamente bueno o completamente malo. Y que en toda relación se reparten las responsabilidades o las culpas.

Nunca es demasiado tarde para descubrir y reclamar nuestra verdadera identidad, libre de la narrativa distorsionada y culpable que otros quieren imponernos al retratarnos como "malos" o "defectuosos".

A√Īade un comentario de Chivo expiatorio, el peso de la culpa de otras personas
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.