Carnitina y ejercicio


Introducción

Antes de analizar específicamente el papel de la carnitina en el ejercicio motor, el impacto que podría ejercer una posible deficiencia de este compuesto y cómo remediarlo integrándolo en la dieta, es bueno resumir brevemente algunas nociones esenciales sobre la carnitina.



  • La carnitina es un derivado del amino√°cido lisina; como tal, contiene carbono, hidr√≥geno, ox√≠geno y nitr√≥geno (C, H, O, N) y se sintetiza principalmente en el h√≠gado y el ri√Ī√≥n.
  • Su forma activa es L-carnitina.
  • Realiza funciones decisivas para la salud y la vida, como:
    • Permite que los √°cidos grasos de cadena larga entren en las mitocondrias donde se oxidan para producir energ√≠a en forma de mol√©culas de ATP (trifosfato de adenosina).
    • Estabiliza los niveles de acetil-CoA y Coenzima A en la mitocondria, liberando el acetilo residual de los procesos de oxidaci√≥n (responsable de la producci√≥n de ATP), evitando as√≠ el efecto t√≥xico de cualquier acumulaci√≥n.
  • El cuerpo humano concentra la carnitina sobre todo donde se necesita, por lo tanto en el m√ļsculo esquel√©tico y en el m√ļsculo card√≠aco (coraz√≥n).
  • Puede obtenerse de alimentos, especialmente de origen animal, y en particular de carnes rojas y despojos.
  • La bios√≠ntesis end√≥gena (es decir, la producci√≥n aut√≥noma del organismo) es el resultado de una serie de reacciones enzim√°ticas; no todos los √≥rganos son capaces de realizarlo por completo.
  • Generalmente no es un nutriente esencial porque, en condiciones normales, es producido por el organismo; sin embargo, existen condiciones transitorias, situaciones especiales u otras causas que pueden conducir a una deficiencia o disminuci√≥n de los niveles de carnitina.
  • En las enfermedades gen√©ticas, la deficiencia de carnitina tiene efectos muy graves sobre la salud del coraz√≥n y m√°s all√°.
  • La carnitina ha sido propuesta y probada, en sus diversas formas qu√≠micas (L-carnitina, Acetil-L-Carnitina y Propionil-L-Carnitina), para el tratamiento de complicaciones del sistema nervioso central, card√≠acas, enfermedades degenerativas del sistema nervioso central, fatiga cr√≥nica. y no solo.
  • La carnitina y sus formas esterificadas (acetil-L-carnitina y propionil-L-carnitina) se incluyen en la composici√≥n de medicamentos reales y complementos alimenticios. Los medicamentos a base de carnitina se utilizan para el tratamiento de formas patol√≥gicas de deficiencia. Como complemento alimenticio, en cambio, la carnitina se utiliza en complementos deportivos como mol√©cula con poder ergog√©nico para disciplinas de resistencia y como remedio para combatir la astenia, el cansancio y el cansancio f√≠sico y mental.

Intentemos ahora entender cómo la carnitina es esencial para la producción de energía (trifosfato de adenosina - ATP).



Grasa, Carnitina y ATP

√Ācidos grasos: digesti√≥n, absorci√≥n y transporte

La energía necesaria para los procesos celulares y metabólicos (que son la base esencial de cualquier función corporal) es almacenada y liberada por una molécula llamada trifosfato de adenosina o ATP (del inglés Adenosine TriPhosphate). Esta energía está contenida en los enlaces entre los tres grupos fosfato (PO4-) y la adenosina, que se establecen al final de una compleja serie de reacciones, en cuya base se lleva a cabo la oxidación de los nutrientes energéticos (proteínas, carbohidratos y grasas). lugar.

Las famosas "calorías" de los alimentos corresponden a la suma de la energía potencialmente obtenible de la oxidación de:

  • Amino√°cidos proteicos (4 kcal / g);
  • Hidratos de carbono (3,75 kcal / g);
  • Grasas o l√≠pidos (9 kcal / g).

Por tanto, los lípidos son las macromoléculas que permiten producir más calorías, no en vano representan el sustrato de reserva de nuestro organismo (grasas del tejido adiposo). En la naturaleza, los ácidos grasos se agrupan en triglicéridos (glicerol + 3 ácidos grasos); ya que esto los protege de la degeneración y los hace más convenientes para su almacenamiento y transporte.


Las grasas de la dieta deben primero ser digeridas (mediante la acción de la saliva, la emulsión biliar y la lisis enzimática pancreática / intestinal) y posteriormente absorbidas en el intestino delgado. Los de cadena corta terminan directamente en la sangre, mientras que los medianos y largos terminan en la circulación linfática. En pocas palabras, casi todos los lípidos se transportan en la linfa y la sangre, hasta las células diana, mediante transportadores especiales llamados lipoproteínas (quilomicrones, VLDL, LDL, IDL y HDL).


Importancia de la carnitina y las mitocondrias en la producción de ATP

Los ácidos grasos se destinan principalmente a las células del tejido muscular, donde se utilizan para la producción de calorías, o al tejido adiposo, donde se almacenan nuevamente en triglicéridos de reserva.

A diferencia de los carbohidratos, que pueden producir peque√Īas cantidades de energ√≠a incluso en ausencia de ox√≠geno, los √°cidos grasos deben oxidarse dentro de las mitocondrias (proceso de beta-oxidaci√≥n de los √°cidos grasos), por lo que la presencia de ox√≠geno es fundamental.

Aqu√≠ es donde entra en juego la carnitina que, al unirse a los √°cidos grasos de cadena larga y permitirles pasar a trav√©s de la membrana, es el √ļnico medio de transporte de estos nutrientes dentro de la matriz mitocondrial.

Es fundamental subrayar la importancia de la oxidación mitocondrial para la vida, la salud y la eficiencia de nuestro organismo; Los ácidos grasos en particular, ofrecen un mayor aporte metabólico durante la actividad muscular.


Por tanto, la carnitina también es indispensable en el ejercicio físico y el rendimiento deportivo, especialmente aeróbico y prolongado.

Proceso de desintoxicación

Otra propiedad nada despreciable de la carnitina es la de desintoxicación.

Como se mencionó, de hecho, gracias a su mecanismo de acción, la carnitina es capaz de prevenir la acumulación de grupos acetilo y grupos acilo dentro de la mitocondria que se generan siguiendo los procesos de beta-oxidación de los ácidos grasos. De hecho, si estos grupos no fueran eliminados, se acumularían dentro de la mitocondria, ejerciendo una acción tóxica.


También esta tarea, junto con la producción de energía, es de fundamental importancia durante la actividad motriz física.

Deficiencia de carnitina: causas y síntomas

Cuando hablamos de deficiencia de carnitina nos referimos a una serie de condiciones patológicas caracterizadas por niveles drásticamente bajos de esta preciosa molécula. Las deficiencias o deficiencias de carnitina se pueden dividir en:

  • Deficiencia primaria de carnitina, provocada por mutaciones que afectan a genes que codifican prote√≠nas implicadas en lo que se denomina sistema de carnitina (este √ļltimo es el conjunto de reacciones que permiten a la carnitina realizar su cometido y que ven implicaci√≥n no solo de este derivado de amino√°cido, sino tambi√©n de sus derivados, prote√≠nas y transportadores espec√≠ficos localizados en la membrana celular y mitocondrial);
  • Deficiencias secundarias de carnitina que pueden deberse a:
    • Mayor necesidad (puede ocurrir en caso de sepsis o infecciones graves, despu√©s de una cirug√≠a, etc.);
    • Ingesta reducida (ocurrencia que puede ocurrir al seguir dietas incorrectas o inadecuadas, cuando se somete a nutrici√≥n parenteral prolongada durante per√≠odos prolongados, etc.);
    • P√©rdida excesiva (se puede inducir tomando ciertos tipos de medicamentos, diarrea excesiva, hemodi√°lisis, etc.);
    • S√≠ntesis reducida inducida por patolog√≠as que afectan a los ri√Īones y al h√≠gado (por ejemplo, cirrosis, insuficiencia renal, etc.).

La sintomatolog√≠a y su aparici√≥n pueden variar seg√ļn el tipo de d√©ficit considerado y seg√ļn la gravedad de la enfermedad. Sin embargo, ambos tipos de deficiencia tienen algunos s√≠ntomas comunes, como:

  • Debilidad y fatiga muscular;
  • Acumulaci√≥n de l√≠pidos en el coraz√≥n, los m√ļsculos y el h√≠gado;
  • Miocardiopat√≠a;
  • epatopat√≠a;
  • Trastornos del sistema nervioso y renal.

En casos m√°s graves, adem√°s, puede ocurrir incluso la muerte.

Como puede verse, independientemente de la causa desencadenante, cuando la carnitina es deficiente en el cuerpo, la fuerza muscular se ve comprometida y se desarrollan fatiga y debilidad. La carnitina, de hecho, se concentra sobre todo (pero no exclusivamente) a nivel de los m√ļsculos donde juega su papel fundamental en la producci√≥n de energ√≠a. Su carencia o insuficiencia no permite el transporte adecuado de √°cidos grasos dentro de la mitocondria, en consecuencia, no se pueden oxidar y no se produce la producci√≥n de ATP - por tanto, de energ√≠a. Al carecer de la principal fuente de energ√≠a, las c√©lulas son incapaces de llevar a cabo los procesos que garantizan su funcionamiento y supervivencia, por lo tanto, los tejidos y √≥rganos se ven afectados.

tratamiento

El tratamiento de la deficiencia de carnitina implica la administraci√≥n de medicamentos a base de L-carnitina o sus √©steres (acetil-L-carnitina, propionil-L-carnitina) por v√≠a oral o intravenosa, seg√ļn corresponda. En estas situaciones siempre es necesaria la intervenci√≥n del m√©dico.

Fatiga física y carnitina

Dada la indispensable tarea que desempe√Īa la carnitina en la producci√≥n de energ√≠a a nivel de la mitocondria, se han realizado numerosos estudios sobre este derivado de amino√°cido para conocer mejor sus propiedades y roles biol√≥gicos. De algunos de ellos, se desprende que en algunas condiciones particulares (por ejemplo, durante la convalecencia, durante el envejecimiento, etc.) puede haber una disminuci√≥n o insuficiencia de los niveles de carnitina que, sin embargo, no se manifiestan a niveles dr√°sticos y patol√≥gicos. los descritos anteriormente.

En particular, la aparición de fatiga, la fatiga física, la reducción de la masa muscular e incluso la fatiga mental se han asociado con la reducción de los niveles de carnitina. En estos casos, se ha propuesto como posible remedio la suplementación con L-carnitina o sus ésteres (acetil-L-carnitina y propionil-L-carnitina). Al respecto, citamos algunos estudios realizados sobre este uso de la carnitina y sus formas esterificadas que han demostrado cómo:

  • La administraci√≥n de L-carnitina en ni√Īos convalecientes a una dosis de 500-1000 mg por d√≠a puede provocar un aumento del apetito y una reducci√≥n de la astenia.
  • La administraci√≥n de L-carnitina en pacientes de edad avanzada a una dosis de 2 gramos por d√≠a durante un mes produjo un aumento de la masa muscular y una reducci√≥n de aproximadamente el 40% de la fatiga f√≠sica y mental.
  • La administraci√≥n de proprionil-L-carnitina en ancianos a una dosis de 2 gramos por d√≠a durante un per√≠odo de 24 semanas produjo una mejora en el bienestar del paciente y una reducci√≥n de la fatiga f√≠sica y mental.

Ejercicio y carnitina

A la luz de la importancia de la carnitina en los procesos que conducen a la producci√≥n de energ√≠a en los m√ļsculos, se han realizado varios estudios para investigar sus posibles aplicaciones en el ejercicio f√≠sico y el deporte.

En este sentido, citamos un estudio realizado en pacientes de edad avanzada que demostró que la administración de carnitina a una dosis de 1,5 gramos al día durante un período de 10 semanas puede conducir a un aumento de la fuerza muscular y una reducción de la fragilidad.

Las propuestas de integraci√≥n de la carnitina en el deporte se justifican por el hecho de que, dada su capacidad para optimizar el uso de los √°cidos grasos para producir energ√≠a y para desintoxicar la mitocondria de los residuos derivados del proceso de beta-oxidaci√≥n, su uso puede resultar √ļtil. resistencia muscular y rendimiento atl√©tico y para promover la recuperaci√≥n.

Un estudio realizado en voluntarios sanos durante el entrenamiento progresivo (triatlón) mostró que la administración de carnitina a una dosis de 2 gramos por día durante 24 semanas fue capaz de producir una mejora en el rendimiento físico en individuos que tomaron el derivado de aminoácido en cuestión comparado a los que tomaron el placebo.

Sin embargo, para ser justos, conviene se√Īalar que la eficacia que se deriva del uso de carnitina en el deporte es, en realidad, objeto de debate. Si por un lado, de hecho, existen estudios que confirman su utilidad; por otro lado, algunos estudios no concuerdan con lo que se acaba de plantear.

A√Īade un comentario de Carnitina y ejercicio
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.