Baja la presión arterial naturalmente

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

Vea el video

Presión arterial alta: hipertensión

La hipertensión arterial es un trastorno que afecta a más de 10 millones de personas, de las cuales solo una cuarta parte son capaces de controlarla.
Médicamente, la presión arterial alta se denota con el término hipertensión y se define como tal cuando hay un aumento permanente de la presión arterial, por encima de los valores considerados normales. Específicamente, los límites para el diagnóstico de hipertensión son: presión mínima> 90 mmHg y presión máxima> 140 mmHg.
Casi siempre (en el 95% de los casos), la hipertensión arterial es de un tipo esencial, por lo tanto independiente de otras condiciones patológicas; esta forma de hipertensión sigue siendo idiopática, es decir, se desconocen las causas específicas. También existen otros tipos de hipertensión, denominada secundaria, que deben su aparición a una enfermedad renal o cardíaca.
Es probable que la hipertensión esencial (que de ahora en adelante simplemente llamaremos "hipertensión") tenga una etiología multifactorial; Entre las causas más importantes se reconocen: predisposición / familiaridad genética, sobrepeso, dieta inadecuada, sedentarismo, abuso de alcohol y estrés. El aumento de presión también está relacionado con el envejecimiento.
Toda esta atención a la presión arterial alta proviene del hecho de que la hipertensión severa, y / o agravada por otros factores de riesgo (por ejemplo, tabaquismo, diabetes, sobrepeso, etc.), AUMENTA SIGNIFICATIVAMENTE EL RIESGO DE EVENTOS CARDIO-CEREBRO-VASCULARES (ictus y coronario enfermedad del corazón).




Bajar la presión

Para bajar la presión (ya sea definible como hipertensión, o que todavía sea uno de los casos de PRE-hipertensión) es necesario intervenir en varios frentes. En primer lugar, si es posible, es fundamental eliminar el agente desencadenante principal; de lo contrario, es necesario recurrir a la terapia con medicamentos bajo supervisión médica. En ambas situaciones, siempre es aconsejable reducir el índice de riesgo cardiovascular global interviniendo también sobre cualquier factor de riesgo colateral, como la dieta y el estilo de vida.
En √ļltima instancia, si la presi√≥n arterial alta se debe √ļnicamente a una condici√≥n f√≠sica, diet√©tica y de estilo de vida, las intervenciones prioritarias son:


  • Dieta hipocal√≥rica y aumento del gasto energ√©tico total (en caso de sobrepeso y obesidad)
  • Dieta baja en sodio, rica en potasio, magnesio y omega-3, baja en √°cidos grasos saturados / hidrogenados (posiblemente respaldada por algunos suplementos como arginina y productos a base de hierbas)
  • Comenzar un protocolo de actividad motora / deportiva principalmente AER√ďBICA, quiz√°s asociada con ejercicios de tonificaci√≥n muscular
  • Elimine todo el alcohol (y posiblemente tambi√©n bebidas que contengan nervios ESTIMULANTES, como el caf√©)
  • Eliminar el tabaquismo
  • Minimizar el estr√©s mental, considerando tambi√©n la intervenci√≥n de un psic√≥logo profesional o el uso de ansiol√≠ticos.

Generalmente, este tipo de hipertensión se presenta con la edad y en proporción al aumento de grasa corporal; sin embargo, en Occidente, asistimos cada vez más a la manifestación de hipertensión precoz (pubertad).


Por el contrario, si una base hereditaria es tan fuerte que ignora cualquier otro factor de riesgo, la intervención farmacológica es casi inevitable. Entre las diversas moléculas se utilizan (solas o en combinación): diuréticos, inhibidores adrenérgicos, antagonistas del calcio, inhibidores del sistema renina-angiotensina, vasodilatadores de acción directa.

Remedios naturales

Formas naturales de reducir la presión arterial

Como se anticipó, la presión arterial alta es el resultado de una descompensación metabólica profunda.
A veces basta con intervenir EXCLUSIVAMENTE de forma "natural" e sin consumir drogas que, en general, una vez tomadas, NO PUEDEN ser interrumpidas, ¡solo reducidas! Sin embargo, este enfoque requiere dos requisitos esenciales: una base genética débil y un cumplimiento total de la estrategia sin excepciones.
En el párrafo anterior mencionamos las intervenciones prioritarias a realizar para bajar la presión; casi todos son naturales con la excepción de los medicamentos y, para los más "severos", los suplementos. Analicémoslos uno por uno:


  1. Eliminación del tabaquismo, consumo de alcohol y abuso de nervios estimulantes.
  2. Dieta baja en calor√≠as y mayor gasto energ√©tico general: el sobrepeso es uno de los factores que m√°s afectan el aumento de la presi√≥n arterial. No hace falta decir que al reducir el exceso de grasa hasta el peso normal, tambi√©n se puede disfrutar de una clara moderaci√≥n de la presi√≥n arterial; sin embargo, incluso la simple p√©rdida de unos pocos kilos de m√°s es √ļtil, tanto que, en general, por cada kg perdido, se puede esperar una reducci√≥n de 1 mmHg en la presi√≥n arterial.
    Para adelgazar es fundamental que el balance energético global sea negativo, es decir, que las calorías consumidas sean inferiores a las consumidas. Este resultado se puede obtener con una dieta baja en calorías, quizás respaldada por un aumento de la actividad física en general. El alcance del corte de energía es aproximadamente el 30% del gasto total. El aumento del gasto afecta tanto a la actividad física básica (actividades diarias: andar en bicicleta o caminar, subir escaleras, etc.) como a la actividad deseable o motora. Aumentar el gasto significa poder beneficiarse de una dieta hipocalórica más rica, es decir, con más nutrientes y energía, por tanto más llevadera.
  3. Equilibrio nutricional y atención a las necesidades de la hipertensión: además de ser hipocalórica, la dieta para hipertensos debe tener unos requisitos muy específicos. Estos son:
    1. Eliminaci√≥n TOTAL del cloruro de sodio a√Īadido (sal de mesa) y, en ocasiones, del sodio presente de forma natural en los alimentos. El sodio es un mineral que, en exceso, parece estar implicado en los mecanismos de aparici√≥n y agravamiento de la hipertensi√≥n arterial.
      El sodio est√° presente de forma natural en los alimentos pero, a trav√©s de la ingesta de alimentos crudos (sin procesar), nunca es posible crear un excedente nutricional. La √ļnica excepci√≥n la constituyen determinados moluscos bivalvos que, estando vivos y sellados, liberan agua de mar por su interior en el momento de la cocci√≥n. Por otro lado, las principales fuentes alimentarias de sodio en la dieta humana est√°n vinculadas al cloruro de sodio agregado en los alimentos durante el procesamiento industrial o en el momento de su consumo, y al sodio contenido en ciertos aditivos alimentarios. Para ayudar a reducir la presi√≥n, ser√°n por tanto indispensables determinadas precauciones como: prohibici√≥n de la adici√≥n de cloruro de sodio a los alimentos en el momento de su consumo, prohibici√≥n del consumo de cubitos de caldo y prohibici√≥n del consumo de conservas, conservas de pescado, quesos curados. y verduras en un frasco.
    2. Aumento de potasio y magnesio con la comida: si el sodio es un mineral responsable del aumento de presi√≥n, el potasio y el magnesio (algunos tambi√©n hipotetizan el calcio) act√ļan con un mecanismo diametralmente opuesto. Entre otras cosas, en sujetos sanos, el "exceso" de potasio y magnesio son f√°cilmente excretados por los ri√Īones, lo que facilita enormemente la intervenci√≥n nutricional: ¬°cuanto m√°s tomes con la comida, mejor! Evidentemente, esta indicaci√≥n debe subordinarse a otras consideraciones nutricionales. Dado que se trata de minerales que normalmente se encuentran en verduras, frutas, cereales integrales y legumbres, su ingesta masiva podr√≠a provocar algunos desequilibrios como: exceso de fibra diet√©tica y exceso de fructosa.
    3. Aumento de los ácidos grasos esenciales omega 3 y reducción de los saturados / hidrogenados: además de contribuir significativamente a la producción de colesterol endógeno (aumentando el riesgo cardiovascular), las grasas saturadas / hidrogenadas están de alguna manera relacionadas con el aumento de la presión arterial; no importa si es una relación directa o indirecta, lo importante es reducirlos drásticamente evitando: carnes grasas (nuevamente están involucradas las conservas, mencionadas en el punto A), mantequilla y quesos grasos (casi todos maduros) .
      Por otro lado, los omega 3 juegan un papel intensivo IPO muy importante e intervienen en la reducci√≥n del riesgo cardiovascular a trav√©s de la reducci√≥n de triglic√©ridos en sangre, la mejora de la colesterolemia, la funci√≥n antiinflamatoria y la protecci√≥n frente a compromisos relacionados con un posible tipo 2. Estos nutrientes son bastante dif√≠ciles de encontrar y se encuentran principalmente en los aceites de algas, krill, h√≠gado de pescado, linaza, c√°√Īamo, kiwi, germen de trigo, soja y (en concentraciones m√°s bajas) todos los dem√°s alimentos de los que estas grasas de condimentos se extraen.
    4. Iniciar un protocolo de actividad motora / deportiva: como se mencion√≥, este debe ser predominantemente AER√ďBICO, preferiblemente combinado con ejercicios de tonificaci√≥n muscular. En cuanto a aer√≥bicos, se recomienda practicar al menos 3-4 sesiones semanales de 50-60 ', con intensidad oscilando entre el rango aer√≥bico y justo por encima del umbral anaer√≥bico.
      La tonificación con sobrecargas adquiere un papel secundario y se puede realizar después del aeróbico o en sesiones independientes 2 veces por semana, evitando cargas excesivas y trabajando en altas repeticiones.
    ¡ADVERTENCIA! La mayoría de los conceptos expuestos forman parte de una dieta llamada Dieta DASH.
  4. Uso de productos y suplementos a base de hierbas: no todos son productos naturales. Por ejemplo, la arginina es un amino√°cido sint√©tico (responsable de la producci√≥n end√≥gena de √≥xido n√≠trico a nivel celular). Su eficacia hipotensora real sigue siendo objeto de controversia. Lo mismo ocurre con el potasio, magnesio y omega 3, incluso si en este caso el efecto beneficioso es manifiesto. Por otro lado, existen extractos y productos a base de hierbas, en forma cruda o seca, que pueden ayudar a combatir la hipertensi√≥n arterial; entre estos recordamos las plantas hipotensoras ESPEC√ćFICAS, tales como: ajo, cebolla, rauwolfia, abedul, espino, coraz√≥n, ginkgo biloba, ar√°ndano, ortosif√≥n, mu√©rdago, vid roja, olivo, b√≠garo, uncaria, lirio de los valles, ligustico, carcad√® (hibisco), evodia y milenrama iran√≠. Eventualmente, pueden asociarse con alimentos / extractos con funciones diur√©ticas como: pi√Īa, abedul, alcachofa, pepino, hojas de nogal, cebolla, cola de caballo, hinojo, manzana, ortiga, flor de sa√ļco, estigmas de ma√≠z y diente de le√≥n.

Suplementos online

Equilibra el ajo espino

Este suplemento est√° dise√Īado para promover el bienestar del sistema cardiovascular y mantener bajo control los valores de presi√≥n arterial. La formulaci√≥n del producto equilibra est√° compuesta por extractos de espino y ajo, dos plantas conocidas por su impacto positivo en el coraz√≥n y la presi√≥n. No te dejes intimidar por la presencia del ajo porque, gracias a la tecnolog√≠a de dispersi√≥n de las part√≠culas aceitosas en la c√°psula, el sabor acre t√≠pico de esta planta no se queda en la boca. Las tabletas no contienen gluten.



Complemento alimenticio de ajo del Dr. Giorgini

Este suplemento se basa completamente en extracto de ajo y promueve el mantenimiento de la presión arterial regular. No solo eso, también es un aliado del sistema cardiovascular y ayuda a promover el metabolismo de los triglicéridos y el colesterol. También puede resultar un aliado precioso para aquellos que quieren fortalecer sus defensas inmunológicas.

Audio vídeo Baja la presión arterial naturalmente
A√Īade un comentario de Baja la presi√≥n arterial naturalmente
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.