close
    search Buscar

    Autocontrol: 3 técnicas para desarrollar una voluntad de acero

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Sin autocontrol nos encontramos a merced de los acontecimientos y de nuestros peores impulsos. En este artículo, descubrirás 3 estrategias para resistir la tentación y ejercitar tu fuerza de voluntad.

    "Quien no se posee, acaba siendo sirviente de los demás".

    Roberto Gervaso.

    No sé si te pasa a ti también, pero hay días en los que tengo el ansia, es decir, ese deseo irrefrenable de sacudirme metas, compromisos y buenos hábitos, de sumergirme por completo en el placer. El antojo es cálido y aterciopelado, como una buena copa de vino tinto: primero te engaña con el primer sorbo, luego te envuelve y embriaga con una sensación de libertad y ligereza, finalmente te deja aturdido y presa de la culpa.



    No somos autómatas: ceder a la tentación de vez en cuando puede ser catártico, pero ceder sistemáticamente es catastrófico. L 'moderación de hecho, es lo que realmente nos separa del resto del reino animal. Esta capacidad, cuyos mecanismos están regulados por la corteza prefrontal, nos permite planificar nuestras acciones, evaluar la mejor opción entre múltiples alternativas, pero sobre todo nos permite alejarnos de aquello de lo que podamos arrepentirnos.

    El artículo de hoy habla de esta habilidad nuestra. En concreto, desmentiremos juntos el mito # 1 sobre el autocontrol y veremos 3 estrategias para poner en práctica de inmediato para ser más disciplinados.

    El autocontrol no es represión

    Muchos de nosotros estamos convencidos de que tener autocontrol significa reprimir continuamente nuestros impulsos, alimentando así una especie de batalla interior perenne. Esta idea no solo es malsana, sino que, como mostró un estudio de 2010, tiene exactamente el efecto contrario. Cuanto más tratamos de reprimir nuestros instintos, más estos, después de un corto período de ser domesticados a un gran costo, regresan con mayor fuerza.


    Pero no necesitas un estudio para convencerte, estoy bastante seguro de que ya has experimentado estos mecanismos psicológicos en tu piel:


    • Quizás querías encontrar el tuyo peso ideal y después de los primeros, durísimos, días de dieta en cierto punto te has descargado por completo, encontrándote en poco tiempo con más frustraciones y más kilos que antes (¡hermoso solo!).
    • Quizás habías decidido ser más organizado, pero después de implementar un sistema muy complicado de listas de tareas, calendarios, archivos y notificaciones, se encontró perdiendo más tiempo y terminando menos.
    • Tal vez te prometiste a ti mismo prepara ese examen estudiar sin descanso, solo para encontrarse con el deseo de estudiar debajo de sus zapatos (por cierto, ¿ya ha leído esta publicación sobre cómo encontrarlo?) y llegar cerca de la fecha de lanzamiento sin ninguna preparación.

    Cuanto más se oponga y trate de reprimir sus comportamientos incorrectos, más se volverán más fuertes. Para lograr un verdadero autocontrol, no puedes confiar en la represión de tus instintos: como un samurái sabio, debes aprender a observarlos, a conocerlos, a explotarlos. Así que veamos cuáles son las 3 estrategias más efectivas para no ceder a las tentaciones y desarrollar una voluntad de acero.

    1. ¿El deber primero, luego el placer? De ninguna manera

    Si sigues marcando nuevas metas y nuevos hábitos como si fueran deberes desagradables te aseguro que en el 90% de los casos fallarás en tus intenciones. Lo acabamos de ver: desarrollar el autocontrol no puede ser una lucha contra nosotros mismos. Deja de jugar el papel del masoquista: no hay gloria en la autoflagelación. Aprenda a amar sus metas y disfrute de las acciones diarias que le permitan alcanzarlas.


    Lo sé, es más fácil decirlo que hacerlo. Aquí hay algunas ideas prácticas para adoptar esta nueva actitud mental:

    • No persiga metas que crea que son socialmente aceptables, persiga metas que te apasionan profundamente. Como dijo Albert Gray en su famoso discurso: Encuentra un propósito emocionante.
    • Revisa el tuyo diccionario mental. ¿Cuántas veces al día te repites: "Tengo que hacer esto, tengo que hacer aquello"? ¿De verdad crees que ponerte toda esta presión sobre ti mismo te está ayudando? Buena suerte. En su lugar, intente modificar su diálogo interno utilizándolos con más frecuencia. 3 palabras.
    • La frase "el deber primero, el placer después" es completamente ineficaz. En su lugar, reemplácelo con: "más placer en el deber". Piensa en las metas que quieres alcanzar y pregúntate constantemente cómo puedes hacer que las acciones que te permitan lograrlas sean más agradables. ¿Quieres mejorar tu nutrición? Encuentre alimentos saludables y sabrosos que pueda preparar con recetas sencillas. ¿Quieres ponerte en forma pero odias encerrarte en el gimnasio? Encuentre un deporte divertido para jugar al aire libre. ¿Estudiar te aburre hasta la muerte? Lo más probable es que no esté adoptando su estilo de aprendizaje natural: busque las técnicas de estudio que mejor se adapten a sus necesidades. En resumen, use su imaginación, no importan los límites. Hay miles de formas de lograr su objetivo: encuentre la que sea adecuada para usted.

    En resumen, la estrategia n. ° 1 para tener más autocontrol es liberarnos de las limitaciones, haciendo que lo que queremos y necesitamos hacer sea lo más simple y agradable posible. Sin embargo, seguirá atraído por lo que sabe que está mal: ¿qué hacer en estos casos para ejercer su autocontrol?



    2. Practique su autocontrol con la regla de los 15 minutos

    "Adquirimos la fuerza de las tentaciones que somos capaces de resistir".

    RW Emerson.

    Te he estado martillando con el por años luchar contra la dilaciónSin embargo, hay un caso particular en el que nuestro querido amigo "posponer" podría ser de gran utilidad. Posponer una tentación, aunque sea unos minutos, es de hecho una de las estrategias más eficaces para deshacerse de ella.

    La próxima vez que tengas ganas de comer basura, de revisar obsesivamente Whatsapp, de comprar algo inútil, espera. 15 minutos. No reprima el impulso, no se ate las manos, simplemente posponga la tentación por un cuarto de hora. Son solo 15 minutos, puedes hacerlo.

    En este lapso de tiempo, dedícate a otra cosa, distrayéndote como algunos de los niños deexperimento de malvavisco. O haz algo aún más efectivo: observa tu impulso, analízalo como lo haría un científico en el laboratorio, etiquétalo ("aquí está, ha llegado mi deseo de comerme un tarro de Nutella"). Aprenda a no identificarse con el anhelo: es solo un producto de su mente; tal como vino, puede irse.

    Entonces cuéntame cómo te fue después de esos 15 minutos: ¿te rindiste o no? ;-)

    3. Adopte la técnica si-entonces

    "Puedo resistir todo menos la tentación."

    Oscar Wilde.

    El mensaje clave que me gustaría transmitirle en este artículo es que no necesita fuerza bruta, necesita astucia para tener un mayor autocontrol. Después de haber visto cómo minimizar los "deberes" y aplazar las tentaciones, me gustaría proponer una última estrategia: técnica si-entonces. Pero déjame hacerte una pregunta primero.

    ¿Cuándo puede ser más disciplinado: después de una noche de sueño reparador y un día relajante o después de una noche de insomnio y un día agotador? Dicho en estos términos, la respuesta es bastante obvia: cuando estamos cansados ​​y nerviosos, nuestras habilidades de autocontrol colapsan miserablemente y, por lo tanto, estamos a merced de los acontecimientos. Según el psicólogo canadiense Micheal Inzilicht, este fenómeno se llama "Agotamiento del ego" (Agotamiento del ego).


    Por supuesto, comer sano, hacer ejercicio con regularidad y mejorar la calidad del sueño son buenos hábitos que pueden limitar el agotamiento del ego, pero no importa lo cuidadoso que sea, siempre llegará el día en que se sentirá lento, nervioso y cansado. En estos casos, ceder a la tentación parecerá la única opción posible: aquí es donde entra en juego la técnica del si-entonces.

    Aprenda a definir de antemano qué acciones piensa tomar cuando su autocontrol es limitado y surge la necesidad de ceder a la tentación. Aquí hay unos ejemplos:

    • Se Quiero fumar un cigarrillo, allora Mastico un chicle.
    • Se Quiero abrir Facebook, allora Me tomo un descanso y leo una publicación de GetPersonalGrowth.
    • Se Quiero comer un bocadillo de chocolate allora Mordisqueo una manzana.

    Por supuesto, estos son solo ejemplos, el propósito principal de la técnica si-entonces es, de hecho, desmantelar la actual. modelo señal-rutina-gratificación de tu mal hábito. Para que esta estrategia sea aún más efectiva, mi consejo es reemplazar su reacción negativa con una acción que le brinde un placer equivalente, pero que tenga implicaciones positivas.

    ¿Qué tal, esta semana vamos a intentar aplicar una de estas estrategias que refuerza el autocontrol? Me gustaría saber en los comentarios cuál de los 3 despertó más tu interés. Sin embargo, antes de despedirme aprovecho para una "comunicación de servicio". Sigue leyendo.

    Añade un comentario de Autocontrol: 3 técnicas para desarrollar una voluntad de acero
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.