Aislamiento afectivo: separar las emociones de los pensamientos

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Aislamiento afectivo: separar las emociones de los pensamientos

Los sentimientos complejos no son fáciles de manejar para nadie. Y es por eso que muchas veces se pone en marcha el aislamiento emocional, un mecanismo de defensa a través del cual silenciar las emociones, racionalizando lo sucedido y dejando claro que todo es para bien.

Escrito y verificado por el psicólogo. ObtenerCrecimientoPersonal.

Última actualización: 18 de febrero de 2022

El concepto de aislamiento emocional define un mecanismo de defensa teorizado por Sigmund Freud a principios del siglo XX. Consiste en una dinámica que todos conocemos bien: aislar un pensamiento doloroso para reducir su significado emocional. Llevar la racionalización al extremo para privar a la experiencia de lo más triste y doloroso.



Imagina a alguien a quien le acaban de robar en la calle. Pasan los días desde el episodio y cada vez que le preguntan cómo está, siempre responde lo mismo: “no es nada, estas cosas pasan, ya ni pienso en eso”. Dirigir el foco mental hacia el lado cognitivo (pensamientos), eliminando por completo el impacto emocional, es una forma poco útil de afrontarlo.

El aislamiento emocional suele ser una estrategia promulgada en el tratamiento de la muerte de un ser querido. Repetir que todo está bien, que lo importante es volver a la normalidad y que no hay que dejarse vencer por el dolor, acaba dando forma al conocido luto helado.

Hay personas que se enfrentan a las situaciones difíciles minimizándolas, evitando pensar en ellas o demostrando a los demás ya sí mismos que el evento no les concierne.

¿En qué consiste el aislamiento emocional?

Todos hemos adoptado el aislamiento emocional en algún momento de nuestra vida. Es una estrategia de afrontamiento bastante común. Y aunque a veces puede ser útil, en la mayoría de los casos se aplica de forma poco saludable.



Por ejemplo, la investigación psicológica señala que a menudo manejamos situaciones peligrosas aislando el componente emocional. Esto permitiría contener el miedo y ser más resolutivos.

La Universidad de Yale también habla de ello en un estudio sobre la personalidad represiva. Es decir, algunas personas son muy hábiles para reprimir la información negativa, potenciando el valor positivo de cualquier estímulo, situación o experiencia.

En algunos casos, también puede ser una estrategia efectiva y práctica, pero usar este mecanismo en todas las situaciones no genera efectos positivos.

Falta de experiencias afectivas: la anestesia emocional no siempre resulta útil

El aislamiento afectivo puede resultar útil en situaciones de estrés diario leve. Elaborar la realidad desde un nivel más racional y menos emocional puede ser útil para gestionar mejor las dificultades ordinarias.

Sin embargo, en las situaciones más traumáticas, este mecanismo de defensa tiende a cronificar el sufrimiento, precisamente porque no se gestiona adecuadamente.

Roy F. Baumeister, psicólogo social, realizó un estudio con el objetivo de verificar cuántos de los mecanismos de defensa planteados en tiempos de Freud seguían presentes en la sociedad actual. De hecho, el aislamiento emocional es una de las estrategias psicológicas más comunes en muchos grupos.

Las personas con adicciones hacen esto, minimizando el impacto de su comportamiento y, al mismo tiempo, reforzando la adicción. También es común que muchos delincuentes adopten este tipo de anestesia emocional para no sentir el efecto de sus acciones.

Por otro lado, como ya se destacó al principio, el aislamiento emocional suele implementarse en situaciones de duelo, como estrategia de adaptación. Evitar sentir para seguir viviendo, deshacerte del dolor para seguir trabajando, cumplir con tus deberes… Evidentemente, este mecanismo de afrontamiento (en situaciones extremas como estas) nunca es saludable.


Aislamiento afectivo en niños, de la soledad emocional a la soledad física

El aislamiento afectivo también es común entre los niños y está relacionado con la negligencia o el abuso emocional.. Cuando esperan afecto de sus padres, pero por el contrario sólo obtienen actitudes de frialdad emocional o situaciones de dolor, las figuras parentales se convierten en peligros. Y una de las formas de afrontar el peligro es apagar las necesidades emocionales.



“Si mamá y papá me gritan y me humillan, dejo de confiar y dejo de esperar cariño de ellos”. Gradualmente, pasan del aislamiento emocional al aislamiento social. Cuando dejan de confiar (y necesitar) a sus padres, también dejan de confiar en los demás. Esto hace que, con el tiempo, sean incapaces de construir relaciones sociales sólidas.

Aislamiento emocional: las emociones son parte de la vida, no deben ser reprimidas

Las emociones son parte de la vida y son la esencia de la naturaleza humana.. No puedes reprimir una emoción negativa o incluso separarla de la experiencia que la originó. Hacerlo va en contra de nuestra naturaleza.

En este sentido, de nada sirve repetir que no ha pasado nada si alguien nos ha acosado en el trabajo, si la pareja nos ha abandonado o si hemos sido abusados ​​en la infancia.

Las emociones no pueden ser aisladas, deben ser reconocidas, aceptadas y racionalizadas, para que no constituyan un obstáculo para nuestra existencia. Implementar una disociación entre lo sucedido y lo que sentimos en relación a ello, puede dar lugar a la aparición de diversos trastornos psicológicos.


Los ejemplos incluyen evitación, fobia social, ansiedad y trastorno de estrés postraumático. Por lo tanto, es necesario aprender a aceptar y comprender todas las emociones que sentimos, cada pensamiento y cada sensación experimentada.

Añade un comentario de Aislamiento afectivo: separar las emociones de los pensamientos
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.