5 breves anécdotas sobre la vida: las mejores historias inspiradoras, elegidas para ti.

Cuando la vida te meta en problemas, recurre a estas historias motivadoras. No solo leerlos será como recibir un "abrazo vía internet" para tu alma, sino que podrían desencadenar una idea o un cambio a mejor dentro de ti. Siga leyendo las siguientes 5 breves anécdotas de vida y prepárese para sonreír.

1. Cada uno tiene su propia historia

Un chico de 24 a√Īos mirando por la ventana del tren exclam√≥...




"¬°Pap√°, mira estos √°rboles se est√°n moviendo hacia atr√°s!"

El padre sonri√≥ mientras una pareja joven sentada cerca miraba el comportamiento del ni√Īo con compasi√≥n.

El ni√Īo volvi√≥ a exclamar enf√°ticamente:

“¡Papá, mira! ¡Las nubes corren con nosotros!".

La pareja no pudo resistir y le dijo al anciano:

"¬ŅPor qu√© no llevas a tu hijo a un buen doctor?"

El anciano padre sonrió y respondió...

‚ÄúLo hice y estamos reci√©n regresando del hospital, mi hijo era ciego de nacimiento y hoy ha recuperado la vista‚ÄĚ.

Moral: cada persona en el planeta tiene su propia historia. No juzgues a alguien antes de conocerlo por completo, la verdad puede sorprenderte.

2. Sacude los problemas

El culo favorito de un hombre cayó en un agujero profundo. El hombre no pudo sacarlo, por mucho que lo intentó, por lo que decidió enterrarlo vivo.

Así que empezó a tirar tierra desde arriba, encima del burro. El burro, sintiendo el peso del material, lo sacudió y se subió a él.




Se vertió más tierra. El burro se la sacudió y volvió a subirse a ella.

Cuanto más material se volteaba, más alto subía el animal. Así, antes del anochecer, el burro ya estaba pastando en los verdes pastos.

Moral: Después de muchas sacudidas y subidas (habiendo enfrentado y superado los problemas), tarde o temprano llegarás a pastar a los verdes campos.

3. La cuerda del elefante

Cuando un hombre pasaba junto a unos elefantes, se detuvo de repente, confundido porque estas enormes criaturas estaban sujetas solo por una peque√Īa cuerda atada a su pata delantera. Sin cadenas, sin jaulas. Los elefantes podr√≠an haberse liberado en cualquier momento de ese obst√°culo pero, por alguna raz√≥n, no lo hicieron.

Al ver a un entrenador cerca, le pregunt√≥ por qu√© estos animales se quedaban all√≠ y nunca intentaban escapar. ‚ÄúBueno‚ÄĚ, respondi√≥ el entrenador, ‚Äúcuando son muy j√≥venes y mucho m√°s peque√Īos usamos la misma cuerda para atarlos y con esa edad es suficiente. A medida que crecen, creen que la cuerda todav√≠a puede sostenerlos y, por lo tanto, nunca intentan liberarse".

El hombre quedó atónito. Estos animales podrían en cualquier momento haberse liberado de su cautiverio con un mínimo esfuerzo, pero como creían que no podrían hacerlo, se quedaron atrapados donde estaban.

Moral: Como los elefantes, ¬Ņcu√°ntos de nosotros vivimos aferrados a la creencia de que no podemos hacer algo, simplemente porque no lo hemos hecho antes? El fracaso es parte del aprendizaje, y en la vida nunca debemos dejar de intentarlo.



4. Papas, huevos y granos de café

√Črase una vez una hija que se quej√≥ con su padre. Dijo que su vida era infeliz y que no sab√≠a c√≥mo manejarla: estaba cansada de pelear y pelear todo el tiempo, no ten√≠a tiempo para resolver un problema que inmediatamente le presentaba otro.


Su padre, chef, la llevó a la cocina. Llenó tres ollas con agua y las puso al fuego. Una vez que empezaron a hervir, puso las papas en una olla, los huevos en otra y en el resto molió los granos de café.

Luego se incorporó y dejó hervir las ollas sobre el fuego, sin decir nada.

La hija esperó ansiosamente, preguntándose qué estaba haciendo.

Después de veinte minutos, el chef apagó la estufa. Sacó las papas de la olla y las puso en un bol, sacó los huevos duros y los puso en un plato, tomó el café y lo vertió en una taza.

Dirigi√©ndose a la ni√Īa, dijo: "Hija, ¬Ņqu√© ves?"

"Patatas, huevos y café", respondió ella apresuradamente.

"Mira más de cerca", dijo, "y toca las papas". Hizo esto y notó que estaban suaves. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Ella, después de quitarle la cáscara, miró el huevo duro. Eventualmente, él le pidió que tomara un sorbo del café, y su rico aroma le hizo sonreír.


"Padre, ¬Ņqu√© significa esto?" iglesias

Entonces su padre le explicó que las papas, los huevos y los granos de café habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo. Sin embargo, cada uno había reaccionado de manera diferente.


La patata que inicialmente era fuerte y dura, pero en agua hirviendo se ha vuelto blanda y quebradiza.

El huevo era frágil, con la fina cáscara exterior protegiendo el líquido del interior, hasta que se colocó en agua hirviendo. Luego, el contenido del huevo se endureció.


Sin embargo, los granos de caf√© molidos eran √ļnicos. Despu√©s de estar expuestos al agua hirviendo, transformaron el agua y crearon algo nuevo.

"¬ŅQui√©n eres t√ļ?" le pregunt√≥ a su hija. ‚ÄúCuando la adversidad llama a tu puerta, ¬Ņc√≥mo respondes? ¬ŅEres una patata, un huevo o un grano de caf√©?".

Moral: en la vida pasan cosas a nuestro alrededor, nos pasan cosas, pero lo √ļnico que realmente importa es lo que pasa dentro de nosotros.

¬ŅQu√© vas a? ¬ŅUna patata, un huevo o un grano de caf√©?

5. Una taza de helado

En los d√≠as en que un taz√≥n de helado con guarnici√≥n costaba mucho menos, un ni√Īo de 10 a√Īos entraba en la cafeter√≠a de un hotel y se sentaba en una mesa. Una camarera puso un vaso de agua frente a √©l.

"¬ŅCu√°nto cuesta un helado adornado con crema?"

"50 centavos", respondió la camarera.

El chico sacó la mano del bolsillo y estudió las monedas que tenía a su disposición.

"¬ŅCu√°nto cuesta una simple taza de helado?" iglesias Algunas personas esperaban en una mesa y la camarera estaba un poco impaciente.

"35 centavos", respondió abruptamente.

El ni√Īo volvi√≥ a contar las monedas.

"Tomaré helado simple", dijo.

La mesera le trajo helado, dej√≥ la cuenta sobre la mesa y se alej√≥. El ni√Īo termin√≥ el helado, pag√≥ en la caja y se fue.

Cuando la camarera volvió a limpiar la mesa, se quedó muy sorprendida por lo que vio.

Allí, cuidadosamente ordenados junto a la taza vacía, había 15 centavos: su propina.

¬ŅPodr√≠as decir cu√°l es la moraleja de esta historia? Escr√≠belo en los comentarios

Ellos pueden estar interesados ‚Äč‚Äčen:

  1. 4 Cuentos Motivadores Cortos sobre el Trabajo, el Tiempo y los Sue√Īos
  2. Podcast espa√Īol sobre crecimiento personal: los 5 mejores
  3. Citas hermosas y famosas sobre la vida: las 100 mejores citas
  4. La historia inspiradora de Jim Carrey y 3 cosas que puedes aprender de él
  5. Películas basadas en historias reales: las 25 imperdibles
  6. Frases bonitas, cortas y célebres: las 100 mejores de la historia
Audio vídeo 5 breves anécdotas sobre la vida: las mejores historias inspiradoras, elegidas para ti.
A√Īade un comentario de 5 breves an√©cdotas sobre la vida: las mejores historias inspiradoras, elegidas para ti.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.